Cuando el infierno se congela

Pule bien esas dotes de supervivencia porque Bandai Namco y Mojo Bones las van a poner a prueba pronto. ¿Serías capaz de aguantar 30 días sin desfallecer en un escenario postapocalíptico sumido en una glaciación? Si tu respuesta esa afirmativa y crees que tienes lo necesario para salir a desafiar el frío polar en busca de alimentos y objetos útiles, Impact Winter está pensado para tí.


14367

No ganamos para sustos. La humanidad tiene la espada de Damocles colgando sobre su cabeza, cuando no por una cosa por otra. Lo que pasa es que, al final, nos hemos insensibilizado y damos por hecho que el mundo va a seguir girando y que eso de la extinción no va con nosotros. Al menos, a juzgar por las posibilidades de que se consumen el deshielo polar, el cambio climático, una guerra nuclear, la erupción de un gran volcán, el roce de una llamarada solar o el impacto de un meteorito errante, parece que si nos paramos demasiado a pensar en ello no volveremos a pegar ojo en la vida. Y tanto va el cantarito a la fuente que al final…

Pero aquí no hemos venido a ponernos agoreros. Eso lo van a hacer Bandai Namco y el estudio Mojo Bones con el juego que próximamente verá la luz en PC, PlayStation 4 y Xbox One. Es Impact Winter, y opta por la última opción. La del impacto de un meteorito que desata una nueva glaciación cubriendo el mundo de nieve y bajando las temperaturas bajo cero en parajes que antes eran soleados y verdes. Así que prepárate a sacar a relucir tu lado survivalista porque vas a tener que aguantar vivo, y preferiblemente también a tus cuatro compañeros supervivientes, durante 30 días de juego en condiciones extremas.

 


 

El choque de un meteorito ha provocado un cataclismo y ha hecho que el planeta esté sumido en una glaciación que hace la vida en el exterior imposible para la raza humana. Es decir, para los supervivientes que no han perecido por el impacto, y que ahora han de tratar de aguantar con vida antes que de la inanición o la hipotermia acaben con ellos. En una iglesia cercana al lugar del impacto, cinco personas han encontrado refugio pese a que saben que no sobrevivirán allí mucho tiempo. Y entonces, lo improbable sucede. Una comunicación desconocida por radio avisa de que una operación de rescate está en marcha, pero la mala noticia es que no podrá llegar antes de 30 días.

Nuestro papel como Jacob Solomon, el protagonista del que tomaremos el control en Impact Winter, es asegurarnos de que podemos vivir esos 30 para contarlo cuando llegue el rescate, si es que llega finalmente. Las cosas no están precisamente como para hacerse ilusiones, ya que el mundo fuera es totalmente blanco y no se ve un alma por los alrededores. No hay suministro eléctrico y los víveres están contados. Hay que racionar las provisiones y mantenerse calientes alimentando la hoguera, por lo que Jacob debe salir periódicamente al exterior y recorrer los alrededores en busca de cualquier cosa que pueda servir, ya sea como combustible, como alimento, como arma o como materia prima.

Cuanto esté fuera, Jacob contará con la ayuda de un pequeño robot llamado Ako-Light que le asistirá de varias maneras. Sus principales usos son que Ako-Light puede iluminar el camino con sus faros cuando caiga la noche y dispone de un mapa que hace que Jacob conozca su ubicación y el de los lugares clave visitados en todo momento. Este dispositivo también informa sobre la meteorología, teniéndonos al tanto de los vaivenes de temperatura, y dispone de otras útiles funciones como un sónar capaz de detectar elementos enterrados, así como de la capacidad para agujerear el suelo y poder extraerlos. Sus usos pueden ser potenciados realizando mejoras en sus componentes, pero no obstante hay que tener presente que las baterías de Ako-Light se agotarán si estamos mucho tiempo fuera y que al igual que Jacob necesitará reponer fuerzas con alimentos y descansar, el robot tendrá que recargarse en la iglesia si no queremos tener que cargar con él de vuelta sin un mapa para orientarnos.



La energía de Ako-Light solo es uno de los problemas que Jacob tendrá que encarar. Como es de esperar, el frío hará mella en su cuerpo, por lo que es recomendable no alejarse demasiado, o en caso de que sea necesario establecer un campamento donde poder encender una hoguera y dormir un sueño reparador. Para ello Jacob necesita materiales, contar con una tienda de campaña y con algo para poder quemar, de modo que cuanto más echemos al fuego más durará encendido éste. Podrá encontrar comida y bebida en varios lugares, pero si está en mal estado le hará enfermar y la sucesiva ingesta de alimentos no será tan efectiva. Y llegado el momento, tendrá que contar con armas y munición para éstas. Por el camino, Jacob podrá cumplir misiones encomendadas por otros personajes y conseguir experiencia, que logrará de por sí simplemente sobreviviendo, y con ello subir de nivel para acelerar el tiempo restante hasta que lleguen los salvadores y de paso desbloquear nuevas habilidades para sí y para el resto de personajes que tendrán un efecto positivo y otro negativo.

Y es que si fuera las cosas son duras, en el interior de la iglesia el ambiente se irá poniendo tenso con los días si no sabemos ponerle remedio. Los compañeros podrán desmoralizarse y discutir entre ellos, y aunque nos pueden ayudar fabricando objetos y cocinando comida más efectiva, esto mermará sus energías y les arriesgará a sufrir lesiones. Las habilidades antes mencionadas son comportamientos que les podremos asignar a cada uno para que obren en consecuencia, de manera que, por ejemplo, el comportamiento Trabajador Cuidadoso minimizará los accidentes de trabajo, pero hará que la energía tarde más en recuperarse. Por otro lado, tendremos eventos de diálogo en los que Jacob deberá tomar una decisión planteada por los personajes con las consiguientes consecuencias.

Menos mal que llega con el verano cerca, porque Impact Winter casi hace que de verdad te cale el frío en los huesos con su aspecto visual, y eso que no es especialmente puntero ni te dejará la boca abierta de asombro. Pero conseguirá que te veas de una manera efectiva atrapado en un infierno blanco en el que, con la misma calma de su banda sonora, notarás cómo se escapa la vida de entre los dedos con cada decisión equivocada. Tienes aún poco menos de dos semanas hasta que llegue a Steam el 23 de mayo y posteriormente a PlayStation Store y Xbox Live, así que ve prearpándote si aceptas su reto.

Juan Elías Fernández



En Impact Winter, la solución a los problemas no pasa por equipar la mejor arma, ni siquiera por convertir al protagonista en una piscina de puntos de experiencia que le capacite para todo. Aquí el enemigo no son los zombies ni los dinosaurios ni ningún otro tipo de amenaza tangible, luchamos contra un desastre natural y de antemano sabemos que hemos perdido la partida. Es una óptica distinta y sumamente adecuada para un juego de supervivencia. Por lo que se puede apreciar en su versión beta, Mojo Bones ha tenido buenas ideas y ha puesto bastante cuidado en llevarlas a la práctica, y realmente hace que tener meridianamente claras tus preferencias sea la mejor baza para salir adelante en este curioso título de exploración. Pese a que pinten bastos para la raza humana, lo cierto es que, por ahora, Impact Winter no nos ha dejado helados. Aunque aún hay algunas incógnitas que queremos ver resueltas en su versión final a medida que esa fecha clave de la salvación se acerque.

Se parece a… Si te gusta juega a… Te puede interesar…
We Happy Few
ARK: Survival Evolved

Antes de salir, prepárate debidamente. Pero ten en cuenta el espacio en tu mochila para volver con más coas y las provisiones y combustible restantes. Hay más gente que quiere seguir con vida, ya sabes.

Juan Montes

Comunicador y apasionado de los videojuegos de aventuras, rol y plataformas. Crecí junto a un marsupial y blandiendo la llave espada; ahora acompaño a cazarrecompensas, asaltatumbas y luciérnagas con la misma pasión.
Cerrar