Impresiones de la Beta Ghost Recon: Breakpoint – Piensa antes de disparar

Probamos las primeras mieles de Auora con la beta, ¡y qué mieles!

Ghost Recon Breakpoint 01

¿Cómo aprovechar lo mejor de una fórmula para crear un nuevo juego y aportar mucho más contenido? Con una secuela. Ghost Recon: Wildlands fue toda una agradable sorpresa, combinando el shooter táctico de todo, o casi todo, lo que lleva los sellos de Tom Clancy y Ghost Recon. Ahora, tras un buen tiempo expandiendo su historia y puliendo mecánicas con actualizaciones y DLC, ha llegado el momento de emigrar y mirar a algo nuevo.

Ghost Recon: Breakpoint es la secuela de Wildlands. Con una fecha de lanzamiento fijada para el 4 de octubre, ya hemos podido adentrarnos en el archipiélago de Auroa y realizar algunas misiones gracias a la beta cerrada del pasado fin de semana, y lo que nos hemos encontrado ha sido una entrega que aprende, que pule y que promete dar mucho de sí en las partidas cooperativas.

Se dice Auroa, no Aurora

Asuntos turbios en los que se ven implicadas la creaciones de Skell Technology hacen que el gobierno de Estados Unidos decida mandar un grupo de expertos a investigar que está sucediendo. La base de actividad de esta organización, ubicada en el archipiélago ficticio de Auroa, ha cortado las comunicaciones con el resto del mundo, lo que no hace más que agravar la situación y aumentar las sospechas.

La cosa no queda ahí. Al comienzo de la beta, con una breve secuencia de introducción, descubrimos que el helicóptero en el que viaja nuestro grupo de reconocimiento, y en el que se encuentra nuestro protagonista, Nomad (hombre o mujer, según el género escogido en el apartado de personalización previo, que es realmente amplio, por cierto), es abatido por un proyectil de origen desconocido cuando se acercaban a la base de Skell.

Ahí comienza todo, con nuestro personaje herido en la pierna y teniendo que curarnos para coger nuestra primera arma y movernos a hurtadillas en una especie de selva en mitad de la lluvia. Las gotas caen, la neblina lo impregna todo mientras las llamas del helicóptero arrojan algo de luz; pero nuestra primera idea fue clara: teníamos que huir de ahí antes de que llegaran los autores del disparo. Queríamos sobrevivir.

Un buen arranque, que mejora aún más cuando se descubre que un grupo de mercenarios especializados, que se denominan Wolf, han tomado el control de todo Auroa, que son los autores del disparo que nos ha derribado y que su líder es ni más ni menos que Cole D. Walker (interpretado por Jon Bernthal), un antiguo miembro de los Ghost de los que formamos parte.

Todo un archipiélago a tus pies

Ghost Recon Breakpoint 02

Lo primero que debemos decir sobre la ambientación, o más bien el entorno, que se crea en Auroa es que preferimos que el equipo se haya decantado por un lugar ficticio. En Wildlands, al basarse en una ubicación real (Chile), el equipo de Ghost Recon tuvo que limitarse para mantenerse fiel a la realidad. Ahora, tienen total libertad creativa para inventar y proponer ideas sin miedo a perder fidelidad, y eso nos ha permitido disfrutar de toda clase de experiencias en lo poco que hemos jugado.

Vaya por delante que, como todo Ghost Recon, Breakpoint prima antes la estrategia que la destreza con las armas, aunque también la valora considerablemente. Habiendo jugado en la versión de PC, y sin autoapuntado, podemos asegurar que no es un juego en el que sirva lanzarse de cabeza a por el enemigo, y mucho menos cuando es un escuadrón grande.

La clave está no solo en aprovechar la variada orografía de Auroa, sino también en sacar partido de los gadgets y las habilidades de nuestro personaje. Porque, tras esa capa principal de shooter táctico que impera, hay todo un despliegue que suena a puro RPG. Niveles, nivel de armamento y equipo e incluso habilidades propias en función de la “clase” que escojas.

Así, dado que eran nuestros primeros pasos aquí, optamos por quedarnos con un don que curase y reviviese en momentos complicados. Aunque hay muchísimas opciones tecnológicas a aprovechar, fue esta la que nos salvó de más de un aprieto. Y es que, cuando juegas solo (es posible conectar con otros usuarios para compartir partida), una mala planificación puede hacer que te persigan hasta helicópteros y camionetas por los enrevesados carriles que recorren una montaña. Creednos, en esas situaciones se valora tener ese “comodín” para seguir adelante.

Ghost Recon Breakpoint 03

Con todo, la variedad de paisajes visibles en estas pocas horas jugadas en Auroa nos ha resultado bastante buena. Desde selvas hasta cavernas se despliegan con suma facilidad ante tus ojos; aunque, cabe decir que el trayecto desde un punto a otro al realizar una misión puede resultar algo tedioso. Este archipiélago es enorme y, en ocasiones algo vacío. Esto te hace optar más por el transporte rápido entre puntos clave antes que recurrir a los vehículos. Aunque es posible, claro está, que esta sensación de vacío se deba a que estamos ante una beta, y solo teníamos disponible una misión principal, otra secundaria y un puñado de opcionales.

Tampoco es algo excesivamente problemático, porque entendemos que también son los primeros compases del juego. De hecho, el poder juguetear con los gadgets, con todas las armas disponibles y sus opciones de configuración (una enorme cantidad, y solo por lo que hemos podido ver en la beta) y asaltar algunos puestos enemigos nos ha resultado de lo más divertido. No importa que haya ese trasfondo táctico tan importante. Tender una emboscada, embadurnarte de barro para esperar a que los enemigos pasen a tu lado y no te vean y matarlos cuando menos se lo esperen es altamente satisfactorio. Eso sí, volver a toparse con una IA que espera junto a sus vehículos con tanta frecuencia es algo que cada vez queda menos natural.

Tiros con cabeza, pero mejor con amigos

Ghost Recon Breakpoint 04

Al igual que sucedía con el último Assassin’s Creed, Ghost Recon: Breakpoint permite desactivar los indicadores e incluso ocultar el HUD para ofrecer una experiencia mucho más inmersiva. Si activas esta modalidad de juego, tienes que guiarte por el mapa y las referencias que te da la descripción de la misión para llegar al lugar de destino. Suma algo de dificultad, pero te hace sentir aún más dentro de Auroa.

Ese factor, junto con el juego en cooperativo, es lo que más nos ha permitido disfrutar de esta experiencia a medio camino entre el realismo y la ficción. La parte más divertida de Breakpoint es la que se abre cuando juegas junto a 3 amigos.

Coordinarse en equipo para afrontar una misión, atacar a un convoy de los Wolves “a lo loco” o pillarlos completamente desprevenidos actuando sigilosamente y robarles todo el armamento o sus vehículos, y todo mientras charláis a través del chat de voz. Eso es lo que hace más divertido a este Ghost Recon, sobre todo porque da pie a ello. No importa que se esté haciendo una misión que sea ir de A al punto B para coger un arma, el camino se hace mucho más divertido y, seguramente, se puede llegar a tardar el doble o el triple de lo que se tardaría en solitario.

Realismo al servicio de la inmersión

Ghost Recon Breakpoint 05

Uno de los puntos que más nos ha impactado es el grado de realismo que hay no solo a nivel visual, sino también de animaciones. Los juegos de luces y la neblina que se esparce por algunas zonas forman una combinación que puede propiciar unas estampas realmente impactantes en el juego. Pero impresiona aún más lo conseguidas que están algunas animaciones.

Nuestro personaje corre, se arrastra e incluso se camufla entre la hierba y el barro de una forma que ya hubiera querido imitar Naked Snake en Metal Gear Solid 3. Todo ello con unas animaciones soberbias que, aunque a veces quedan empañadas por algún que otro movimiento excesivamente mecánico, acaban sorprendiendo por los pequeños detalles. Deslizarse por una colina y ver cómo el personaje arrastra el brazo para ayudarse, o cómo sus pasos pesan más cuando sube una pendiente inclinada. No es solo la credibilidad que transmite, sino la sensación de pesadez real y agilidad reales.

Ghost Recon Breakpoint 06

Cabe decir que, al menos en PC, hemos disfrutado de** una tasa de 60 fotogramas por segundo casi constantes** con un equipo bastante modesto y una configuración gráfica elevada, salvo en el HUB de la montaña, donde el rendimiento caía bastante por la cantidad de personajes disponibles (y es que ahí es donde puedes encontrarte con otros jugadores). No nos ha resultado un problema, dado que es una zona destinada a comprar, buscar misiones y conectar con otros usuarios. Aquí la acción no apremia y es permisible.

Pasar de un interior en el que se puede ver cómo los haces de luz iluminan las hojas de las enredaderas y los arbustos a una zona boscosa y casi asfixiante, otear toda la enormidad de Auroa desde los cielos con el helicóptero o incluso adentrarte en auténticos yermos bajo la amenaza de unos drones de combate. Todas y cada una de esas situaciones dejan muy claro no solo que hay paisajes de toda clase, sino que también cada una de ellas queda genial por pantalla gracias al grado de detalle y cuidado que hay en cada parte de este archipiélago. Aunque es una pena que, abogando por el realismo, muchos lugares acaben pareciendo genéricos.

Con la miel en los labios

Ghost Recon Breakpoint 07

Es una pena que no hayamos tenido más contenidos por explorar con esta beta de Ghost Recon: Breakpoint, porque lo que hemos podido catar es, sin duda, de lo mejor que hemos probado en el género durante los últimos años. Buen y divertido gunplay a pesar de esos tintes realistas, muchas opciones de inventario y equipo por aprovechar y muchísima diversión con amigos.

Nos quedamos con las ganas de probar mucho más y zambullirnos por completo en Auroa, pero lo hacemos en el mejor sentido posible. Volveremos pronto a combatir a los Wolves, y esta vez iremos mucho más preparados.

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.

Publicaciones relacionadas

Cerrar