Impresiones de Days Gone: Adrenalina en estado apocalíptico

Bend Studios se quiere alejar de lo convencional cediendo el protagonismo a otros elementos que enriquecen la experiencia. La historia postapocalíptica jamás contada.

Deacon en la moto en Days Gone Los juegos postapocalípticos no se han inventado ahora, hemos visto cómo se levantan y se destruyen ciudades y, sobre todo, historias en mundos devastados. Detrás de una catástrofe siempre hay historias personales con identidad propia. Ninguna es igual y cada protagonista vive la experiencia a su manera. Eso es lo que ocurre en Days Gone, un juego con una personalidad muy original.

Jugamos la primera hora del título desarrollado por Bend Studios, un juego de acción en tercera persona que protagoniza Deacon St. John en un mundo abierto verdaderamente hostil. Una cinemática nos sugiere qué ocurrió para llegar a este momento tan crítico, pero aún tendremos tiempo para descubrirlo por nosotros mismos. A Deacon y Boozer, su mejor amigo, les une un vínculo especial y así empieza la aventura exclusiva de PlayStation 4 que durará en torno a 30 horas. En principio Boozer nos lleva en su moto y nos deja su escopeta, pero pronto conseguiremos nuestra propia moto.

La relación de Deacon con la moto es única

Entonces el jugador se dará cuenta de que pasará mucho tiempo subido en ella y que es importante su mantenimiento porque puede ser su salvavidas en muchos momentos. Esto permite tener una relación peculiar con un objeto inanimado, pero que es totalmente irremplazable. Se puede conseguir chatarra y otros recursos para mejorar el vehículo que nos acompañará todo el viaje. La moto es la extensión de Deacon, porque debe repararla y asegurarse que tiene siempre combustible. En ese sentido, hay un gran componente de exploración.

El entorno puede ser nuestro mayor enemigo, pero también un aliado. En los coches de policía se puede encontrar munición, en los camiones grúa queroseno o en las ambulancias botiquines. El peligro acecha y hay que estar preparado para las emboscadas.

Deacon apuntando en Days Gone

Diferentes amenazas: zánganos, saqueadores o rippers

Varias escenas nos presentan a los zánganos, que son un tipo de engendros que temen al fuego y el jugador encontrará áreas infectadas de estos seres repartidas por el mapa. El objetivo de estas misiones especiales es quemar todos los nidos para evitar que sigan apareciendo estas criaturas. Es interesante ver su comportamiento porque forman parte importante del entorno, en donde todo está conectado. Salen de sus cuevas para alimentarse, pueden perseguir animales que se crucen en su camino y cada tipo de engendro tiene su propios movimientos.

Mientras que los zánganos corren hacia su objetivo cuando lo detectan, los renacuajos perciben cuando Deacon está malherido para abalanzarse sobre él. Estos son niños infectados que atacan de forma desprevenida mediante un salto. La sensación que nos transmitió todo este mundo abierto es que no tenemos todo bajo control.

Deacon en la moto apuntando a engendros en Days Gone

Hay una serie de enemigos que pueden emboscarnos para robar nuestros enseres. Son saqueadores humanos que se agrupan en campamentos, pero hay un enemigo mayor. Tras la pandemia, surgió un grupo organizado conocido como RIPP que venera a los engendros, así que no los ataca. Los rippers no tienen escrúpulos y buscarán torturar a sus víctimas hasta la muerte. Una vez más, encontramos varios comportamientos a una misma catástrofe.

Un mundo imprevisible

Todos estos habitantes componen un mapa bastante extenso, donde Deacon deberá ganarse la confianza de algunos aliados. Este indicador de confianza desbloquea recompensas en campamentos donde podremos intercambiar materiales, comprar armas o entregar objetos raros como moneda de cambio. Toda la experiencia obtenida ayudará a Deacon a mejorar sus habilidades y equipamiento, mientras descubrimos su historia personal.

Así es cómo conocemos a Sarah o, mejor dicho, cómo la conoce Deacon. A través de un flashback vemos el origen de esta relación y todo apunta a que será importante para entender las motivaciones del protagonista. En un mundo desolado, Deacon tiene tres pilares importantes: Sarah, Boozer y su moto, siendo ésta última el nexo de unión y de ahí su importancia. Days Gone promete ser la historia postapocalíptica jamás contada en los videojuegos y pone la mirada en la cultura motera. Bend Studio apostó por el juego para un jugador y descartó por completo el multijugador para que Days Gone brillase con luz propia. Es por ello que tiene muchos elementos que buscan alejarse del juego de supervivencia más convencional.

Deacon escondido y francotirador en Days Gone

El sigilo está presente también para acabar con los enemigos de forma silenciosa y para ello podemos ocultarnos entre la hierba alta o utilizar los vehículos como cobertura. Para trazar una estrategia la mejor opción es utilizar los prismáticos con los que se pueden marcar los enemigos aunque echamos de menos más información sobre ellos al realizar esta acción. Disponemos de un completo arsenal de armas de fuego que se obtienen con el tiempo y otras para utilizar en el cuerpo a cuerpo como un bate de béisbol o una tabla con clavos. Deacon puede rodar por el suelo para evitar los golpes del enemigo.

La historia nos llevará a diferentes lugares del mapa mientras atravesamos áreas infectadas, pero por el camino pasarán cosas inesperadas que evitarán un trayecto tranquilo. Durante la demo nos asaltaron un grupo de saqueadores mientras desde una torre un francotirador nos desmontaba de la moto con un disparo certero. El vehículo se averió y nos sorprendió su comportamiento tras enfrentarnos a este grupo desalmado. Cuando la moto se rompe no funciona la acción de acelerar, pero puedes bajar las pendientes con la inercia, por ejemplo.

También comprobamos qué ocurriría en un choque frontal o cómo actúa en diferentes superficies y realmente nos ha fascinado todo lo que rodea a la moto. En los choques, Deacon sale por los aires causándole daño. Son detalles que hacen tener un vínculo especial al jugador con la moto, que puede además customizarse.

Paisaje de Days Gone

Escenarios que invitan a explorar

Todos los elementos que componen Days Gone forman parte de un sistema que se conecta de manera muy orgánica, incluido la climatología dinámica, un aspecto más a tener en cuenta en la supervivencia. El escenario destaca por sus diferentes ecosistemas que potencian esa necesidad de explorarlo todo y posiblemente sean una nueva amenaza para Deacon, como la zona volcánica llena de lava.

El apartado técnico presume de las bondades de PlayStation 4 Pro con paisajes maravillosos y sobre todo variados ecosistemas. Nunca antes hemos visto un apocalipsis tan bello. El juego llegará traducido y doblado al castellano, donde Claudio Serrano ha puesto voz al protagonista. Days Gone tiene previsto su lanzamiento el 26 de abril y es exclusivo para PlayStation 4.

Deacon luchando con engendros en Days Gone

Adrenalina en estado apocalíptico

Days Gone es una propuesta arriesgada de mundo abierto, impulsado por una historia donde no faltará la acción. Bend Studios hace cosas muy bien y le da una vuelta al género postapocalíptico para ceder el protagonismo a varios elementos que le diferencian del resto de videojuegos. Lo más destacable es cómo han trabajado la relación que tiene Deacon con su moto para que el jugador se sienta cómodo en todo momento.

Es interesante ver cómo encaja todo en Days Gone y cómo interactúan entre ellos: el sistema climatológico, los grupos de infectados o la fauna del lugar. El escenario exprime el potencial de PlayStation 4 Pro con paisajes realmente bellos. Hay que destacar que en la versión final el protagonista se encontrará con hordas de 1.000 o más engendros, por lo que exigirá un buen rendimiento para completar estas persecuciones que añadirá más adrenalina a la receta.

Raquel Morales

Periodista. No puedo dejar NADA sin explorar. Me adiestré con Lara Croft en el templo de Karnak mientras buscaba el cubo horádrico entre vacas. Camino de Grand Line.

Publicaciones relacionadas

Cerrar