Impresiones de la beta de Elden Ring – La fórmula definitiva de From Software

Elden Ring da sus primeros pasos jugables con paso firme. Uno de esos títulos a los que no habrá que perder de vista en 2022.

Elden Ring es el nuevo trabajo de uno de los estudios más consagrados en la actualidad del mundo de los videojuegos: From Software. Los autores de la saga Dark Souls, Bloodborne o Sekiro: Shadows Die Twice -que le servió al equipo japonés para alzarse con el Juego del Año- regresan con una propuesta más madura, que busca sorprender con nuevos aditivos que se sumen a la excelente fórmula que han ido desarrollando con el paso de los años. En esta ocasión, se lanzan hacia un mundo abierto, lo que supone la introducción de un mapa por primera vez en su historia, permitiendo hacerse una idea de la magnitud del proyecto.

Con la beta cerrada que se ha celebrado en los últimos días, hemos tenido la ocasión de ponernos a los mandos de Elden Ring y desgranar los primeros pasos de esta prometedora propuesta que apunta a ser uno de los grandes protagonistas en 2022, el que está llamado a ser el curso en el que la nueva generación de consolas termine por despegar de manera definitiva. Gracias a ello, podemos ofrecer estas impresiones en las que podrás descubrir que, si te gustaron los Dark Souls y otros títulos de mundo abierto como The Legend of Zelda: Breath of the Wild, tendrás un hueco en el mundo de Elden Ring.

Jugabilidad fluida para todo tipo de jugadores

elden ring

Si bien es cierto que los juegos de From Software nunca han sido para todos los públicos, cada vez se han ido adaptando para tener una mayor accesibilidad y alcanzar una cuota de jugadores más alta. Con Elden Ring se regresa un poco a los inicios de soltarte en un mundo sin ningún tipo de contexto y lanzarte a la aventura, ahora con más profundidad que nunca. No obstante, en lo relativo a los controles del personaje sí que se nota una mayor fluidez para que cualquier jugador pueda llegar a adaptarse y conformar su propio estilo de juego. El manejo de Elden Ring es mucho menos rocoso que otros títulos del estudio japonés y eso se percibe desde el primer momento en el que te pones a sus mandos. Una excelente noticia que facilita y mucho los enfrentamientos contra los enormes peligros que hay en su mundo, que no son pocos, siempre dentro de los cánones habituales en relación a la dificultad de los juegos del estudio.

El título pone a su disposición cinco clases diferentes en la beta. Guerrero, caballero hechizado, profeta, campeón y lobo sangriento son las opciones iniciales, cada una de ellas con sus propias características. Mientras que el guerrero es la clase más ofensiva y ágil, el profeta está dedicado a aquellos amantes de la magia, siendo el caballero hechizado la clase intermedia entre ambos. En relación al campeón y al lobo sangriento, el primero está claramente definitivo por patrones de piromántico, mientras que el segundo es más físico y destinado a realizar ataques devastadores. La elección inicial cuenta, por supuesto, pero es otra de las grandes opciones que permite Elden Ring para adaptarse a cualquier tipo de jugador, algo clásico de la saga Souls.

Un mundo basado en la exploración y el crafteo

elden ring

Si hay algo novedoso en Elden Ring es que te invita a perderte y descubrir sus enormes horizontes. Algo que es fácilmente comparable con otros títulos de mundo abierto, especialmente con el mencionado anteriormente Breath of the Wild. La cualidad de From Software para generar un entorno atractivo para explorar y en el que puedes toparte con peligros allá por donde pises es sensacional. No es difícil descubrirse a uno mismo mientras se pierde por los parajes buscando algún tipo de objeto nuevo, materiales de crafteo para poder fabricar o, simplemente, explorando algunas grutas y entornos que se ven en la lejanía. Esa magia es el ingrediente más suculento de esta nueva licencia en relación con los títulos anteriores que ha dirigido Miyazaki.

Esta libertad de exploración se traduce en todos los términos y es aquí donde la fórmula de From Software alcanza un hito aún superior. Si por algo se habían caracterizado los videojuegos del estudio era por delimitar las zonas de jefes, advirtiéndote en muchas ocasiones de lo que te ibas a encontrar tras la niebla o bajo un entorno cerrado en el que se advertía el peligro. La grandeza de su mundo abierto hace que desaparezca este elemento, lo que también lleva a nuevas estrategias a la hora de hacer frente a esos poderosos jefes o minijefes. Ahora, la agilidad es la nota predominante, especialmente porque el jugador también dispone de una montura para recorrer los parajes o incluso para combatir, lo que supone un nuevo elemento para cualquier tipo de acción en el juego. Si a eso se le unen las invocaciones que se pueden ejecutar, contamos con un abanico de opciones de lo más amplio e interesante para afrontar el gran reto que nos ponen por delante sus creativos. Algo que se traduce en una auténtica gozada a nivel jugable.

Otro de los aspectos que destaca en este sentido es el sigilo. Si quieres adentrarte en un campamento enemigo -muy al estilo de Assassin’s Creed o Ghost of Tsushima-, puedes elegir el modo de hacerlo. Si tu opción es el sigilo tendrás que observar el patrón de movimientos de los enemigos antes de actuar, mientras que si tu elección es la de entrar como un elefante en una cacharrería, tendrás que estar preparado para enfrentarte a un amplio grupo de rivales. Lo cierto es que la ejecución de las técnicas de sigilo en la inmensidad del terreno está muy bien llevada, aunque no sirva de nada contra los jefes principales, como es lógico.

Artísticamente bello, técnicamente mejorable

elden ring

En el terreno técnico, hay dos caras muy bien diferencias. Elden Ring no es un exponente de la nueva generación; de hecho, los videojuegos de From Software nunca han sido sinónimo de un gran potencial técnico y gráfico. Partiendo de esta base, el apartado artístico es una absoluta gozada, regalando algunos de los entornos más impresionantes y variados que se le ha visto al estilo, probablemente desde Bloodborne. Aquí el color es mucho más predominante y permite ver el enorme trabajo que se ha hecho en las oficinas del estudio para darle viveza y identidad al título a través de sus diferentes parajes. Un deleite para la vista, sin ningún tipo de duda.

La otra cara de la moneda está en el terreno técnico. Más allá de los problemas de caídas de frames que son puntuales, sí que se aprecian algunos inconvenientes más graves y molestos que se repiten constantemente. El popping es el más notorio, ya que se puede apreciar a simple vista cómo se va generando el mapa a medida que se avanza por él, algo que se potencia incluso más con la escasa distancia de dibujado con la que cuenta el título. No obstante, aún quedan tres largos meses para su estreno, por lo que es muy probable que estos problemas se vean solucionados o, al menos, minorizados de cara a su llegada oficial al mercado. Donde sí que destaca sobremanera Elden Ring es en el sistema de ciclo día/noche y en las condiciones climatológicas, algo que también es nuevo para el equipo y que han sabido adaptar a la perfección a la fórmula.

Elden Ring es el King

elden ring

Más allá de la broma con la máscara parecida a la de Burger King que se puede encontrar en esta pequeña porción del mapa de la beta, parece claro que Elden Ring va a ser uno de los reyes del mercado en el próximo 2022. Cuenta con todos los ingredientes necesarios para ser un videojuego importante y ha conseguido revisionar su fórmula para adaptarla a la de otros juegos que han triunfado en los últimos años. Desde luego, aún hay tiempo para solucionar los pocos errores con los que cuenta la propuesta y la mejor noticia de esta fase de prueba es que nos ha dejado con ganas de seguir jugando, algo que siempre es positivo para cualquier título que se precie.

Juan Montes

Comunicador y apasionado de los videojuegos de aventuras, rol y plataformas. Crecí junto a un marsupial y blandiendo la llave espada; ahora acompaño a cazarrecompensas, asaltatumbas y luciérnagas con la misma pasión.
Cerrar