Impresiones finales de Bravely Default II – Halcionia contra el recuerdo

La secuela del RPG de Nintendo da un paso al frente, aunque recuerda sobremanera a la primera entrega.

Bravely Default nació en 2012 para Nintendo 3DS con una propuesta revolucionaria en el género RPG. Sus mecánicas jugables proponían algo completamente nuevo y que aportaba un tinte estratégico de lo más interesante a una dinámica muy explorada por otros estudios japoneses. De hecho, esa fue su principal virtud: ser capaz de destacar en un género tan abastecido con una apuesta de lo más inteligente y desafiante. Todos aquellos que se enfrentaron al título en la consola portátil de Nintendo esperan con ganas el lanzamiento de su secuela, aunque los que no lo hayáis catado también podéis echarle un tiento, debido a que no se trata de una secuela directa y son independientes; o lo que es lo mismo: siguen la fórmula Final Fantasy en este sentido.

Durante los últimos días he tenido la suerte de adentrarme en el reino de Halcionia para probar las primeras horas de Bravely Default II y poder ofrecerte unas impresiones finales previas al análisis con las que puedas hacerte una idea de a qué te enfrentarás cuando el título vea la luz en Nintendo Switch el próximo 26 de febrero. Lo que puedo avanzarte grosso modo es que se trata de una propuesta muy continuista en todos los aspectos.

¡Halcionia te necesita!

Obviamente, tanto en este artículo como en el análisis que llegará en los próximos días, no estoy autorizado para ofrecer ningún detalle concerniente a la historia y a sus personajes y tampoco creo que tú, que estás leyendo estas líneas, quieras conocerlos. Por lo tanto, lo único que has de saber es que el protagonista de la aventura llega al reino de Halcionia y se ve involucrado en ciertos asustos relacionados con los cristales vitales del mundo. A partir de ahí, se iniciará un camino cargado de peligros y vivencias junto a diferentes aliados que conforman una aventura digna del género RPG. Tu habilidad será más importante que nunca para salir victorioso en esta impronta.

La continuidad estratégica, un gran desafío

bravely default ii
El equipo de Bravely Default II está formado por Seth, Elvis, Gloria y Adelle

En estas primeras horas de aventura -se nos ha permitido hablar hasta el final del Capítulo 2– todo lo que se sucede respira Bravely Default por los cuatro costados. Obviamente, esto hace que se pierda el enorme impacto de la primera entrega y que los ojos críticos se dirijan hacia otras vertientes diferentes. No obstante, el sistema de combate se ha suavizado para que todo sea más accesible e intuitivo de lo que era en el título de 3DS y es más fácil encontrar los diferentes comandos a realizar. En este sentido, el trabajo de la interfaz ha sido realmente bueno y hay que felicitar al estudio por conseguir plasmar de un gran modo un sistema tan complejo.

Como ya sabrás, hay dos conceptos fundamentales en Bravely Default: brave y default, como su propio nombre indica. El primero de ellos es la vía que permite realizar acciones -atacar, utilizar magia, habilidades…- hasta un total de cuatro veces consecutivas en un turno. Sin embargo, si decides lanzarte a atacar a diestro y siniestro, ese personaje en cuestión perderá tres turnos en los que permanecerá inmóvil. Precisamente para contrarrestar esto existe el comando default, que permite acumular un turno en modo defensivo para que en la siguiente acción se puedan realizar varios movimientos sin la necesidad de perder turnos de ahí en adelante; como es lógico, solo se puede acumular 3 defaults consecutivos.

bravely default ii
Las batallas pueden alcanzar un grado especialmente desafiante

Esto aporta un cariz estratégico colosal a la propuesta y era algo que ya destacaba en el primer Bravely Default, pero lo que sí hay que dejar claro acerca de esta secuela es que el nivel de desafío es mucho mayor y las batallas contra jefes son un auténtico quebradero de cabeza en el que hay que pensar muy bien cada acción para no caer derrotado. Por poner un ejemplo, uno de los primeros combates contra un enemigo de gran calibre se basa en que el rival puede contraatacar en ciertas ocasiones en las que realices un golpe físico, algo que sirve como una introducción especialmente abrupta para todo aquel que se inicie en la saga. Si no estás familiarizado con el concepto de brave y default, aquí vas a tener una ocasión perfecta para ello.

La dificultad es una de las piedras angulares de Bravely Default II, y no es algo que se limite únicamente a las batallas contra jefes. Aunque en los primeros compases da la impresión de que cualquier encuentro con un enemigo en campo abierto puede lidiarse con el uso indiscriminado de braves, la propuesta va sorprendiendo a medida que se avanza y pone en tu camino a enemigos con un aura roja que ya te dan un toque de atención: no estás al nivel para este enfrentamiento. Así, hay que andarse con pies de plomo en muchos momentos y no utilizar el acelerador de combate a la ligera, pues puede resultar fatal si quieres basar tu aventura en pulsar constantemente el botón de brave y el de atacar.

Trabajos y habilidades en constante equilibrio

bravely default ii
Podrás seleccionar los trabajos que desees dependiendo de las prestaciones de cada personaje

Todo este proceso se completa además con una profundísima tabla de trabajos y habilidades para los diferentes personajes que componen el equipo, permitiéndote elegir sus funciones dependiendo de las necesidades de la batalla, aunque el trabajo hay que elegirlo antes de hacer frente al enemigo -o enemigos- en cuestión. Cada una de ellas va sujeta a diversas habilidades, en función del sistema clásico de trabajos de los RPG: mago blanco, mago negro, guardia o monje, los principales y los primeros en aparecer. Juntos, conforman el grupo estratégico habitual del género, sin demasiadas florituras en sus características. Aunque sí que se permite que cada personaje disponga de uno principal y de otro secundario entre un total de 24 diferentes.

Lo más importante en este sentido es el equilibro que se imprime a los diferentes personajes con sus trabajos, permitiendo que las acciones de brave y default adquieran un nuevo nivel, como quien marca un compás simple y va añadiendo diferentes notas para imprimir más a menos ritmo a medida que avanza la melodía. De hecho, ese concepto de estar realizando una sinfonía en medio del combate es lo que más se acerca a la experiencia base de Bravely Default II. Has de saber qué nota tocar en cada momento exacto para no fallar en la partitura. Sin duda, un sistema de lo más elaborado que te permite sacar el máximo partido a cada trabajo y a sus habilidades.

De este modo, hacer default con el mago blanco, por ejemplo, te puede propicionar mayores posibilidades para utilizar cura, coraza o escudo en un mismo turno y protegerte de las grandes acometidas del rival o asestar un cuádriple golpe final con tus personajes destinados al ataque para dar por finalizado el combate antes de lo previsto. De nuevo, saber dar con la tecla correcta cuando corresponde; una coreofrafía perfecta.

Mayor profundidad en tareas secundarias y en su mundo

bravely default ii
En Bravely Default podrás recorrer diferentes ciudades y reinos

¿Qué sería un RPG sin tareas secundarias? Aquí es donde Bravely Default II sí que ofrece más contenido que su antecesor, ofreciendo varias tareas desde los primeros compases de la propuesta. En este sentido hay que destacar que se incluyen misiones secundarias de todo tipo: desde buscar a un NPC en la misma ciudad en la que aceptas el encargo hasta tener que recorrer el mapa hasta la otra punta para derrotar a ciertos enemigos. La gran ventaja es que todas cuentan con un marcador en el mapa, por lo que sabes en todo momento dónde tienes que dirigirte para ello, impidiendo así dar vueltas sin rumbo en busca del objetivo. Ahorrar tiempo es fundamental en este tipo de videojuegos y en este sentido se trata de un título bastante agradecido.

En relación al mundo abierto, sus opciones son bastante amplias y su construcción es más profunda que el de la primera entrega, valiéndose de las características de Nintendo Switch. No obstante, eso no impide que haya pantallas de carga al cruzar hacia algunas zonas, lo que impide que dé la sensación de un mundo abierto puro. Sin embargo, aunque esté fraccionado, resulta bastante satisfactorio moverse por él y descubrir todas las opciones de las que dipone para explorar sus diferentes secretos, ya sean objetos, cofres u otro tipo de sorpresas que se esconden en su interior.

Aspecto gráfico renovado pero con carencias

bravely default ii

Esta amplitud también ofrece una parte negativa y es que, aunque sí que hay un clarísimo avance en la calidad técnica del título, también demuestra ciertas carencias más propias de Nintendo 3DS que de Switch. Dientes de sierra y algunas texturas que no terminan de casar con un sistema tan sólido como el de la consola híbrida en relación a la portátil dejan un aspecto algo desangelado. Y lo más curioso es que se aprecia un alto contraste en las animaciones de los personajes, ya que hay detalles de lo más interesantes en sus movimientos, a pesar de que las secuencias se reproducen mediante el sistema de viñetas, pero dejan bastante que desear en los primeros planos faciales. Todo ello teniendo en cuenta, pro supuesto, que no se trata de un videojuego con un alto presupuesto.

Aun así, hay un claro salto respecto a la primera entrega, tanto en el modelado de los protagonistas como en el entorno que hay que recorrer durante la aventura. Dependiendo de las zonas en las que te encuentras, también hay ciertas caídas de frames en el rendimiento, aunque nada que comprometa seriamente la experiencia jugable. Donde sí que hay que destacar un trabajo colosal es en término de la iluminación y de los efectos, especialmente en los combates, donde el título saca su mayor partido.

La secuela deseada

bravely default 2

Aún es pronto para dar un veredicto final sobre Bravely Default II, pero su experiencia cumple con todo lo que promete y lo que pueden esperar aquellos que disfrutaron de la primera entrega y quieren dar un paso más allá. La secuela es mucho más completa, desafiante y versátil en sus posibilidades, tanto en el sistema de combate como en la exploración de su mundo, más abierto y repleto de elementos. Todavía nos queda mucho que ver y descubrir en Excillant y sus diferentes ciudades, pero el continuismo no es sinónimo de estancamiento y con esta segunda entrega se ofrecen motivos suficientes para disfrutar de lo que se sucede en la pantalla.

Juan Montes

Comunicador y apasionado de los videojuegos de aventuras, rol y plataformas. Crecí junto a un marsupial y blandiendo la llave espada; ahora acompaño a cazarrecompensas, asaltatumbas y luciérnagas con la misma pasión.
Cerrar