Impresiones finales de The Last of Us Parte II – Buscando la venganza perfecta

Hablamos de uno de los capítulos a mitad del camino de Ellie en The Last of Us Parte II.

The Last of Us Parte II lleva haciendo mucho ruido desde que se produjo su anuncio oficial y será el próximo 19 de junio cuando todos los aficionados a la aventura de Naughty Dog encuentren las respuestas que están buscando para esta segunda parte. Como ya sabrás, llevo unos días enfrascado en el título, cuyo análisis completo llegará el próximo día 12 de junio. No obstante, hoy se me permite hablar de un pequeño fragmento del juego para ofrecer unas impresiones finales previas. Y precisamente se trata de una versión ampliada de lo que pudo verse en el último State of Play dedicado al juego.

De hecho, se trata de una sección de unas dos horas de duración denominada «Buscando a Nora», algo que ya habrás visto en el evento de retransmisión dedicado al título. No obstante, las impresiones que ofrece esa versión ampliada son muy diferentes probándolo con tus propias manos que viéndolo desde la barrera, por lo que voy a explicar todas las sensaciones que aporta este pequeño fragmento de The Last of Us Parte II para que tengas un buen aperitivo de cara a cuando llegue el momento de desgranarlo en su plenitud.

La búsqueda sin descanso

Obviamente no voy a entrar en ningún detalle argumental, por lo que puedes estar tranquilo si estás leyendo esto. Tan solo voy a ofrecer detalles interesantes a nivel jugable que sacan el máximo partido de lo que es The Last of Us Parte II. Los motivos por los que Ellie busca a dicho personaje tendrás que descubrirlos cuando juegues a la propuesta, por lo que voy a contarte cómo es manejar a Ellie en esta sección del juego y las sensaciones que aporta, que son muy cercanas a lo que debe ser el resto del juego, ya que se trata de un punto avanzando y dispone de varias armas y elementos para hacer frente a sus enemigos. Lo único que has de tener claro es que la búsqueda de la joven no tendrá ningún descanso y está dispuesta a todo por conseguir su objetivo.

Un juego dinámico, cambiante y muy desafiante

The last of us Parte II ellie

Es difícil hablar de The Last of Us Parte II centrándose únicamente en dos horas de juego, pero se puede resumir en que a nivel jugable es mucho más y mejor de lo que era su primera entrega. Desde el momento que controlas a Ellie en esta sección del juego, puedes ver cómo los entornos son mucho más amplios y, por consiguiente, ofrecen más opciones. Es una nota dominante que la exploración alcanza un nivel muy superior al de su antecesor. De hecho, es muy fácil ver cómo pasa el tiempo mientras exploras diferentes casas o territorios que incluso pueden permanecer ocultos. En este sentido, encontrarás varios recursos, pero también puedes toparte con alguna caja fuerte (que están de vuelta, por supuesto).

Pero centrémonos en lo más interesante de esta sección, porque ya habrá tiempo de pararse en los pormenores que esto supone más adelante. Y es que la amplitud de los entornos no solo se limita a la exploración, sino que también adquiere una enorme importancia en los combates. El diseño de niveles se ha cambiado por completo respecto al juego original. Si en esa ocasión se optaba por escenarios más planos y horizontales, ahora la verticalidad tiene mucha más importancia; de hecho, se acerca en mayor medida a lo que Naughty Dog ha hecho con Uncharted que con el propio The Last of Us. El número de enemigos también se ha visto aumentado y su distribución en el mapa obliga a elaborar una táctica muy precisa para no acabar mordiendo el polvo. La dificultad de los combates depende de tu habilidad, pero si esperas marcarte un Rambo, lo vas a tener bastante chungo.

Ellie en la hierba
Ellie puede disparar incluso mientras repta por la hierba

Por suerte, tu arsenal es bastante amplio. La zona que pudo verse en el State of Play corresponde al hospital, aunque previamente a eso también hay que enfrentarse a algunos miembros de la WLF (los Lobos, vaya). En todos estos entornos hay opciones múltiples, por lo que difícilmente dos jugadores seguirán la misma estrategia a la hora de hacer frente a los enemigos. Más allá de las coberturas habituales, ahora la hierba alta juega un papel fundamental. Ellie puede reptar por ella y ocultarse mucho mejor, aunque no será invisible, por supuesto, y hay que medir muy bien la distancia con los enemigos. No obstante, esto permite que el sigilo sea mucho más interesante, pues puedes disparar con el arco aún estando tumbada en la hierba o disparar con un silenciador para no delatar tu presencia. Por supuesto, también puedes utilizar la hierba para realizar bajas cuerpo a cuerpo sigilosas o incluso utilizar objetos para distraer a enemigos, mientras los eliminas sin revelar tu posición.

Por ello, el sistema de combate es mucho más dinámico y cambiante, ofreciéndote muchas más opciones que en el primer The Last of Us. Más allá del arco, Ellie tiene un rifle, una escopeta, la pistola y un revólver, además de los cócteles molotov, las bombas de humo y las minas. Un arsenal de opciones que se adaptan a cualquier estilo de juego y que te ayudarán a adquirir la mejor manera de hacer frente a los enemigos. Por supuesto, los perros también juegan un papel determinante, pues pueden rastrear mucho más fácilmente tu posición, por lo que moverse por el escenario es prácticamente una necesidad.

La acción no es la prioridad, pero también es una opción

combate cuerpo a cuerpo
En The Last of Us Parte II los combates cuerpo a cuerpo son mucho más ágiles

Obviamente, lo más probable es que no puedas realizar un sigilo extremo en el que derrotes a todos los enemigos sin ser visto. Es posible, por supuesto, pero principalmente en el asentamiento anterior al hospital comprobarás que el número de enemigos prácticamente te va a obligar a pegar tiros. Y es que aquí donde se comprueba que el grado de dificultad es mucho mayor que el de la primera entrega y para ello hay que recurrir, de nuevo, al elemento central: la verticalidad. Porque la visión de la ubicación de los enemigos es mucho más amplia y, en diversas ocasiones, pueden situarse en puntos ciegos, con lo que es muy fácil que te detecten.

Como habrás podido comprobar ya, la sensación de que te estás enfrentando a una inteligencia artificial mucho más avanzada es una constante. Si no mides bien dónde eliminas a tus enemigos, sus compañeros pueden encontrar el cadáver y el estado de alerta será mucho mayor, por lo que patrullarán la zona. Incluso puedes encontrarte con momentos en los que unos llamen a otros, y si no responden… bueno, el estado de alerta se iniciará igual. En este sentido, si Ellie es descubierta, el juego te ofrece diversas opciones para hacerles frente. De hecho, te permite moverte con mucha agilidad: correr, colarte por espacios angostos e incluso darles esquinazo para que el factor sorpresa vuelva a ser una opción. La sensación predominante es que el sigilo es la mejor opción, pero si quieres enfrentarte en un conflicto directo puedes hacerlo, aunque dependerá de los recursos que dispongas.

Ellie sigilo
La verticalidad y la altura son elementos fundamentales en los combates de The Last of Us Parte II

No obstante, hay que tener en cuenta que si te enfrentas a fuego abierto, lo más probable es que los enemigos te flanqueen con mucha facilidad, por lo que tendrás que cambiar tu posición y exponerte. Lo que ha conseguido Naughty Dog en este sentido es que todos aquellos que se enfrentaron a The Last of Us con una única cobertura como su mejor aliada, ahora tengan que variar su estrategia y jugar mucho más con el entorno. Y en ese sentido el juego se vuelve mucho más desafiante e interesante, invitándote a explorar las nuevas opciones. Incluso puedes encontrarte en una situación en la que estés corriendo para cambiar de posición y puedas romper un cristal para encontrar una ubicación diferente o colarte debajo de un camión u otro elemento para intentar pasar más desapercibido. The Last of Us Parte II es mucho más versátil y en esta sección en concreto consigue extraer la esencia de lo que son los combates a la perfección.

Un espectáculo visual incomparable a ningún otro título

Ellie nadando
En esta ocasión Ellie puede nadar, lo que da más juego en determinados momentos

Desde los primeros compases en los que se desveló el desarrollo de The Last of Us Parte II se intuía que ofrecería una calidad gráfica superlativa y en eso no defrauda en ningún momento. Adentrarse en los entornos creados por Naughty Dog para esta sección del juego es soberbio y ha conseguido dejarme con la boca abierta. El realismo con el que está tratada la zona urbana, con los edificios derruidos, la recreación de la hierba, el uso del viento y especialmente las animaciones que se aprecian en movimientos de Ellie son espectaculares. Nunca un juego me había parecido tan realista y el estudio californiano ha conseguido que sus personajes reproduzcan casi a la perfección el trabajo de los actores de captura de movimiento.

Por supuesto, en el análisis completo del título podré ofrecer mejores impresiones a nivel global en ese sentido, pero el aspecto gráfico que luce la propuesta es de lo mejor que se pueda disfrutar en PlayStation 4 y el trabajo en lo técnico es excelso. No se aprecia ningún tipo de caída de frames y todo transcurre de manera muy fluida, además de contar con un sistema de sonido realmente cuidado y que te ayuda en todo momento a prestar la atención necesaria al entorno para poder jugar con sus posibilidades. Es solo un tramo de dos horas, por supuesto, pero el título en su plenitud apunta a ser una leyenda.

El camino hacia ser una obra de arte Parte II

nora ellie the last of us parte ii

El fragmento final de esta sección es, precisamente, lo que pudo verse en el State of Play, por eso he preferido no centrarme en lo relativo al hospital. Aún es pronto para hablar de lo que puedes significar The Last of Us Parte II en su estado completo, pero este aperitivo es una buena prueba de que las intenciones de Naughty Dog se han reflejado a la perfección: un juego más grande, con una mayor calidad gráfica y un trabajo excepcional en las animaciones, además de contar con un sistema de combate continuista, pero con añadidos que completan el cóctel definitivo. Sin duda, es el juego más ambicioso de la historia de Naughty Dog y si la plenitud de su propuesta se desarrolla de este modo, estaremos ante la segunda parte de una auténtica obra maestra que ponga el broche de oro al trabajo de Druckmann y su equipo en PlayStation 4. El 12 de junio descubriremos si es así.

Juan Montes

Comunicador y apasionado de los videojuegos de aventuras, rol y plataformas. Crecí junto a un marsupial y blandiendo la llave espada; ahora acompaño a cazarrecompensas, asaltatumbas y luciérnagas con la misma pasión.

Publicaciones relacionadas

Cerrar