Impresiones de Jump Force – Todo el poder del universo manga

Jugamos con todos los personajes que formarán el plantel final del modo Versus de Jump Force

Los amantes del manga se habrán imaginado miles de veces peleas entre los protagonistas de distintas series. Jump Force, el juego de lucha que distribuye Bandai Namco, quiere hacer realidad estos sueños por el 50 aniversario de la Revista Weekly Shonen Jump, en la que el público japonés vio nacer muchos de los mangas más emblemáticos que aún perduran en nuestros días.

Hemos podido probar el modo Versus de Jump Force con todo el contenido que incluirá desde su lanzamiento el próximo 15 de febrero. El plantel está compuesto por 40 personajes y 13 escenarios diferentes con multitud de guiños a las licencias que participan. Jugamos en modo local contra otro jugador y lo primero que hay que hacer es elegir tu propio equipo, que podrás configurar y guardar para utilizarlo en otros combates.

No obstante, podemos incluir en el equipo a nuestro propio avatar, personalizado a nuestro gusto con las aptitudes que elegimos en un principio. Éstas son las habilidades que tienen los personajes en el anime o manga correspondiente, por lo que podríamos crear un luchador con el Gomu Gomu de Luffy y el Final Flash de Vegeta si quisiéramos. Aunque Sanji de One Piece ha cambiado recientemente su atuendo clásico en el manga, los personajes del videojuego conservan su aspecto más popular y desconocemos si añadirán skins como elemento estético. Pero cada uno de ellos tiene diferentes Puntos de Vida o Salud y Puntos de ataque. Para contrarrestar otros luchadores, también tienen resistencia a golpes físicos y contra elementos como el fuego o el aire.

Selector de personaje de Jump Force

Habilidades como Gomu Gomu, Final Flash o Kamehameha

Nos resulta más extraño que los integrantes de un mismo equipo compartan barra de vida, por lo que el cambio de personaje será meramente estratégico y no un salvavidas para alargar el combate como hemos visto en otros juegos. No se puede restaurar la vida al alternar entre combatientes y eso nos ha llamado la atención.

Por otra parte, el juego visualmente es un festival de luces y es sorprendentemente fácil pillar desprevenido al rival e infringir daño. Cada personaje tiene disponibles 4 ataques especiales que se realizan con R2 junto a los botones icónicos de PlayStation, donde hemos podido probar esta demo. Sin embargo, la cosa se complica cuando hay distancia entre ambos oponentes. Entonces es más difícil encadenar golpes porque las distancias se antojan extremas para calcular el radio de alcance de los ataques en área.

40 personajes de manga y 13 escenarios diferentes

Los entornos quieren dar esa sensación de mundo abierto, pero parecen muy artificiales y se quedan a medio camino. Algunos elementos, muy pocos, se pueden destruir, por lo que el escenario se mantiene ininmutable, ajeno a lo que está ocurriendo. Eso sí, mezclan de forma estética el realismo con el aspecto más animado de los personajes y sus cinemáticas. Pero sin duda su mayor atractivo es enfrentar a personajes de anime que de otra manera no veríamos luchar. Esa es la gran baza de Jump Force.

Rurouni Kenshin

No han tratado de inventar nada con este juego de lucha, simplemente la satisfacción de ver combos espectaculares y combates muy ágiles. El ritmo es frenético, pero el único momento de tregua es cuando un jugador carga su barra de energía para lanzar los ataques especiales, que también se recarga con golpes básicos. Sin embargo, el ataque definitivo, el más poderoso de cada personaje, tiene un medidor especial equivalente al daño que recibe. Esto es un arma de doble filo que permite equilibrar los combates momentáneamente, ya que todo el daño que se haga puede ser devuelto instantes después.

Es un juego muy accesible para jugadores casual, aunque los combates pueden prolongarse si se juega con cabeza, haciendo de Jump Force algo más que un intercambio de golpes. La variedad de personajes es bastante generosa, aunque hay algunos manganimes ausentes como Death Note, que nos puso los dientes largos en las primeras imágenes del juego. Pero las habilidades especiales son el punto fuerte de este juego, donde podemos ver la personalidad de los personajes muy bien reflejadas en ellas. La soberbia de Vegeta o el aspecto más conquistador de Sanji, que podrá tirar corazones sólo a las luchadoras, son algunos de los detalles que hacen de Jump Force un juego diferente.

Conclusiones

El anuncio de Jump Force tuvo una acogida impresionante y con el paso del tiempo, las expectativas han ido disminuyendo. Si bien no aporta nada nuevo en cuanto a lo jugable, los otaku sabrán apreciar los combates entre personajes de distintas series. Las cinemáticas y los golpes especiales son una gozada, aunque a veces se abuse de este recurso. Pero la espectacularidad también puede dejar paso a un aspecto más estratégico a la hora de configurar los equipos, teniendo en cuenta sus fortalezas y debilidades.

La espectacularidad deja paso a un aspecto más estratégico”

Su mayor baza es reunir en un mismo juego a luchadores de series muy distintas populares en todo el mundo como Dragon Ball, One Piece, Bleach o Naruto, entre otros muchos. Pero aparentemente no se ha puesto mucho énfasis en diseñar escenarios que doten a Jump Force de mayor profundidad. Es un elemento puramente estético que hace algunos guiños luchando en parajes como Namek, Villa Oculta de la Hoja o Marineford.

En definitiva, nos parece un juego muy accesible a todo tipo de jugadores, porque su jugabilidad es muy sencilla. Visualmente es espectacular y se disfruta de cada movimiento. Es gratificante ver la personalidad de los personajes a través de sus golpes y descargar los ataques más poderosos de cada uno. Aún queda por ver los demás modos de juego, que pueden aportar la profundidad que pide a gritos.

Jump Force se lanza el próximo 15 de febrero en PlayStation 4, Xbox One y PC.

Raquel Morales

Periodista. Me adiestré con Lara Croft en el templo de Karnak mientras buscaba el cubo horádrico entre vacas.
Cerrar