Impresiones de Fire Emblem: Three Houses – La madurez del RPG táctico

La nueva entrega del RPG llega a Switch con interesantes novedades.

Protagonista Fire Emblem Three Houses

Fire Emblem se pone serio. Hemos jugado durante horas la nueva entrega de la franquicia desarrollada por Intelligent Systems, y las primeras impresiones dibujan una experiencia prometedora desde sus inicios. Fire Emblem Three Houses se siente como un juego completamente distinto en la victoria, pero también en la derrota. El próximo 26 de julio debuta en Nintendo Switch con muchas novedades que enriquecen el combate estratégico por turnos de toda la vida, y ya se puede reservar la edición limitada.

Hay un salto cualitativo importante en todas sus vertientes. En esta ocasión, el componente exploración da la bienvenida a los jugadores menos versados en los RPG tácticos como la serie de videojuegos Fire Emblem. En esta entrega alcanza su madurez con novedades que aumentan las posibilidades del juego que nos pondrán entre la espada y la pared. Eso es así, hay que tomar decisiones continuamente para mejorar nuestro escuadrón, pero tiene un aliciente emotivo que se ha tratado con mucho mimo.

Casa Leones

En las primeras horas, el jugador elegirá el camino que quiere llevar. Dicen que los amigos son la familia que se elige, así que en este Hogwarts a la japonesa tendrás que unirte a una de las tres casas de Fódlan: Águilas Negras, Leones Azules o Ciervos Dorados. Prácticamente sin conocer a tus aliados, los llevarás a la batalla. Y créenos cuando te decimos que las decisiones se vuelven más difíciles según avanzas en la trama. La narrativa se toma su tiempo, pero de repente empiezan a ocurrir acontecimientos que hacen sospechar de cualquier personaje.

Versatilidad en el combate

Encarnamos a un personaje (el género es irrelevante) al que le asignan una docencia en la Academia de Oficiales, donde tiene que elegir a sus estudiantes. Y ¡pum! Cuando menos lo esperas, sientes verdadero cariño por ellos. El juego profundiza en la personalidad de los alumnos con cada conversación, gesto o situación. No estarás seguro de tomar la decisión correcta porque no la hay. Fire Emblem Three Houses apuesta por la rejugabilidad y plantea 3 campañas, una de las cuales se divide en dos finales y muchas (muchísimas) horas de entretenimiento.

Hace unos días dijeron que podía superar las 200 horas de juego y no debe andar muy lejos teniendo en cuenta el contenido de la campaña que jugamos. Necesitamos unas 10 horas para completar 5 capítulos, donde nos sentimos dentro de un anime gracias a su apartado artístico. La animación de las cinemáticas está a otro nivel y es buen síntoma en su debut en Switch, aunque en Dock hemos tenido algún problema de rendimiento. Tenían delante un reto con esta entrega que tiene un futuro prometedor en la consola híbrida de Nintendo.

Para ello han dejado algunos elementos fuera del juego como los romances. Quizás con eso de demostrar su madurez, ya no hay relaciones sentimentales como tampoco hay triángulo de armas. En cambio, en las batallas hay técnicas y tácticas. Las primeras son las habilidades que aprenden los personajes mientras que las tácticas hace referencia a los batallones, un ejército que hace mayor daño en área con efectos como el aturdimiento o embestida. Con todo esto se consiguen personajes mucho más versátiles que pueden especializarse en distintas clases y disciplinas. Entre ellos pueden, además, hacer tácticas coordinadas para infringir más daño.

El Hogwarts de los caballeros

Y aquí entra en juego la Academia, una fase del juego abierta a la exploración que en los primeros compases puede hacerse tediosa. Para evitarlo, ha tenido a bien añadir opciones para automatizarlo en cuanto se entienden los conceptos básicos. En realidad es la parte más importante del juego porque es el lugar donde se entrenan, mejoran sus habilidades o se motivan durante la semana para enfrentarse a los combates en el día libre. Los alumnos siguen un calendario muy estricto de clases, tutorías y exámenes para conseguir dominar las disciplinas, aunque puede verse interrumpido por algunos eventos dinámicos. Este ciclo de tiempo recuerda inevitablemente al sistema de Persona.

Pesca

En este mapa tridimensional hay que explorar, tener conversaciones o dedicar puntos de actividad a acciones que fortalecen la relación entre profesora y alumno. Es donde se desarrolla la historia con tramas que juegan al despiste. Hay que aprender a gestionar el tiempo, medido por puntos de actividad. También hay algunos minijuegos muy entretenidos de pesca, tomar el té o dar consejos a contrarreloj para mejorar los vínculos. El diseño de los escenarios tiene hasta el más mínimo detalle y las batallas tienen mapas muy variados con condicionantes que pueden interferir en los movimientos como casillas con bonificaciones para quien las ocupe.

La dificultad se puede elegir al principio de la partida y hay novedades con respecto a otros juegos. En el modo más difícil, las unidades que mueran en batalla no podrán volver a utilizarse, todo un clásico de la franquicia. En cambio, hay varias soluciones para asumir estas pérdidas. Se pueden reclutar personajes de otras casas, aunque te llevará algún tiempo convencerles. Por otra parte, hay que destacar la función Pulso Divino, que permite retroceder movimientos de forma limitada. Es una pequeña ventaja para los jugadores que elijan el modo clásico en lugar del novato.

Combate

La entrega más completa y ambiciosa

En definitiva, Fire Emblem: Three Houses es el juego más ambicioso de la franquicia. Ha sido cauto integrando novedades en el combate, pero estos cambios han abierto un abanico enorme de posibilidades en la estrategia. Los personajes son más versátiles y se ha vuelto más accesible para el jugador casual. Ha eliminado algunos aspectos que no se echan de menos a priori como los romances, creando equilibrio entre las distintas fases del juego.

A pesar de que los primeros compases son lentos, la historia mantiene siempre el interés del jugador. El sistema de progresión es divertido y permite profundizar más en cada personaje mediante misiones secundarias, minijuegos u otras actividades propias de la academia. Todo ello tiene razón de ser, no hay nada puesto de relleno. Las batallas se han vuelto muy realistas e intensas. En el apartado gráfico ha dado un paso de gigante en su debut en Switch y cuenta con una banda sonora magnífica.

Raquel Morales

Periodista. No puedo dejar NADA sin explorar. Me adiestré con Lara Croft en el templo de Karnak mientras buscaba el cubo horádrico entre vacas. Camino de Grand Line.

Publicaciones relacionadas

Cerrar