Impresiones Hyrule Warriors: La Era del Cataclismo – ¡GUERRA!

Nos adentramos en las primeras horas de esta precuela hecha Musou.

Como esa visita que no esperabas, pero te morías de ganas por ver. Así es como muchos recibimos el anuncio de Hyrule Warriors: La Era del Cataclismo. Un juego sacado de la manga, una pirueta para explicarnos qué pasó con los eventos que tuvieron lugar 100 años antes de los acontecimientos de The Legend of Zelda: Breath of the Wild. Estábamos mirando a la secuela, pero no nos imaginábamos que llegaría una precuela.

Y es todavía más sorprendente, porque Anonuma y los suyos han cedido la batuta a Omega Force y a Koei Tecmo para que hagan con este universo lo que mejor se les da: un musou. Para las batallas campales de una Hyrule que está intentando frenar el cataclismo, para reforzar la sensación de estar en una auténtica guerra contra el mal. Para eso se les ha escogido, y ya podemos contaros un adelanto sobre lo que se siente al ser la esperanza de una Hyrule que quiere reescribir su historia. Porque lo estamos jugando, y porque os traemos nuestras impresiones finales con Hyrule Warriors: La Era del Cataclismo.

La Calamidad se avecina… ¿De otra forma?

Si habéis probado la demo gratuita, o incluso si habéis jugado a ese imprescindible Breath of the Wild (si no lo habéis hecho todavía, no sé a qué estáis esperando), podréis imaginar aproximadamente qué sucede en esta precuela. El Reino de Hyrule está empezando a sufrir una oleada de ataques cada vez más grande por monstruos que son cada vez más agresivos. Algo está sucediendo, la profecía ya lo adelantaba: se avecina el Cataclismo, se avecina la Calamidad, se avecina Ganon.

Pero hay un elemento disonante. Un pequeño Guardián viaja atrás en el tiempo en el preciso instante en el que Zelda frena al mal para dar al mundo 100 años extra, para que Link pueda recuperarse de sus heridas y retomar el hilo de la batalla en BotW. Este pequeñín vuelve atrás, al primer día que empieza el conflicto. ¿Su papel? Un misterio. ¿Su influencia? Otro misterio. ¿Su presencia? Un encanto.

Este huevito con patas va a ser el centro del debate mucho tiempo, estamos seguros. No sabemos cómo evolucionará el argumento ni hasta qué punto va a cambiar las cosas. Pero sí sabemos que es algo nuevo, o que al menos desconocíamos por completo, y que su influencia puede ser enorme. Por ahora, su introducción ha conseguido lo que se pretendía. Nos ha pillado a pie cambiado, no tenemos ni idea de lo que va a pasar, ni tampoco de cómo va a pasar. Y para qué os vamos a engañar. Tener esa sensación nos encanta.

Convirtiendo la fórmula Musou

Impresiones Hyrule Warriors Era del Cataclismo 01
Tú contra el mundo

«Musou», en japonés, significa algo así como «El único», o también «Sin igual». Este término se ha convertido en todo un género dentro de la industria del videojuego. Cuando lo lees o lo oyes sabes que estás hablando de un título en el que un único personaje se tiene que ver las caras contra hordas repletas de enemigos. Tú contra el barrio. Tú contra el mundo.

Sí, Hyrule Warriors: La Era del Cataclismo se acoge a esa fórmula de forma similar a como lo hacía el primer Hyrule Warriors. Pero el acercamiento es muy diferente, porque trata de hacerlo más suyo todavía. Si en aquel que salió en Wii U (y se relanzó en Switch, ¿quizá como sonda para este proyecto?), el toque Zelda estaba en las armas, en los personajes y hasta en la melodía al abrir cofres. Aquí el toque Zelda se podría cambiar más por el de Breath of the Wild.

Hasta el momento, hemos podido manejar a los Elegidos, a Link y a Zelda. Un despliegue muy bueno porque, ya en las primeras horas, deja claro que cada uno se juega a su manera. Aunque aquí seamos defensores de Urbosa y su don eléctrico, el manejo de Revali y su capacidad para volar, o incluso el de Impa, toda una ninja que parece sacada de la Aldea Oculta de la Hoja, con capacidad para clonarse, son buenos ejemplos de que hay una variedad más que interesante. Habrá que ver cómo mantiene el tipo.

Impresiones Hyrule Warriors Era del Cataclismo 02
Impa es, desde el primer minuto, una de nuestras favoritas

Pero que se esté «breathofthewildzando» (estamos intentando buscar el término adecuado todavía) la fórmula del musou no es solo una cuestión de reparto o de mundo, es de mecánicas. Los personajes pueden usar una Piedra Sheika que paraliza, magnetiza, congela o lanza bombas, y cada uno la aplica a su manera; aunque, en el caso de Zelda, es su arma principal. A eso hay que sumar el sistema de parrys que por ahora tienen Link y Urbosa, igual que en el juego original, o la esquiva perfecta, o hasta las varas mágicas elementales.

Todo eso está, más o menos como en el juego del que se toman las ideas, pero con** adaptaciones más directas y que encajan mejor con la dinámica de un título como este**. Lo interesante es que enriquecen todavía más las posibilidades de las combinaciones de golpes y te llevan a experimentar al máximo. Aunque, en ocasiones son también fundamentales para poder batir a enemigos más robustos, ya que algunas de estas opciones funcionan como mejor ofensiva para atacar puntos débiles puntuales.

Impresiones Hyrule Warriors Era del Cataclismo 03
Este es el mapa central desde el que eliges cada misión, cada secundaria, etc.

Hay otra mecánica que, además, rompe por completo el esquema de un musou tradicional: las bestias divinas. Poco hemos podido experimentar con ellas, pero ya os podéis imaginar lo que significa pilotar a Vah Medoh, por ejemplo, frente a un enorme ejército de criaturas. Es tan destructivo como placentero. Y ojo, porque en cooperativo sois dos pilotándola).

Todo esto, por cierto, se reparte en un mapa de juego que es la misma Hyrule que conocemos, pero sin haber pasado por un siglo de destrucción y miedo. Un mapeado que vemos a través de la Piedra Sheika para encontrar tanto las misiones principales como todas las secundarias, los establecimientos a los que destinar recursos para mejorar personajes o armas y un sinfín de tareas. Cuidado con esto, completistas, porque llega un momento en el que puede ser absurdamente abrumador, y más sabiendo que también hay Kologs escondidos en los niveles.

Un sistema divertido, pero…

Impresiones Hyrule Warriors Era del Cataclismo 04
Todas las secuencias tienen un perfecto doblaje al castellano

Hasta el momento, todo Hyrule Warriors: La Era del Cataclismo nos está fascinando. Es rápido, es masivo y nos está dando casi lo que queríamos de un musou ambientado en este marco de la confusa cronología de The Legend of Zelda, quizá ahora más confusa que nunca. Pero hay dos elementos que nos están haciendo arquear la ceja ligeramente.

El primero es el rendimiento. El juego luce muy bien, y la dirección artística de BotW va genial para darle vida. Los enemigos y las animaciones de estos están tal cual las recordamos del juego que estrenó Switch y cerró Wii U. El problema está en que a veces la consola se resiente considerablemente. Personajes como Impa o Urbosa, cuando despliegan todo su potencial, hacen que la tasa de fotogramas caiga en picado con muchos enemigos en pantalla. Y en modo cooperativo la situación se agrava todavía más.

Impresiones Hyrule Warriors Era del Cataclismo 05
El cooperativo es muy divertido, aunque la consola se resiente

No es algo que empeore mucho la experiencia de juego, pero sí que deja una huella considerable. En algunas misiones lo hemos notado mucho, y nos sorprende ver un juego de una franquicia Nintendo con este tipo de problemas.

Por otra parte, quizá habríamos esperado que fuera más Zelda que musou, pero en realidad sabíamos a lo que veníamos. De hecho, nos agrada bastante cómo se ha trasladado la fórmula y cómo se mantienen esos elementos que daban tanta interactividad a BotW. No lo hemos mencionado, pero lo de electrocutar metal, quemar hierba o congelar/electrificar charcos y concentraciones de agua funciona también aquí.

Impresión final de Hyrule Warriors: La Era del Cataclismo

Impresiones Hyrule Warriors Era del Cataclismo 06
Sí, sabemos quién es. No, no os lo vamos a decir

Con todo, seguimos jugando y seguiremos jugando a Hyrule Warriors: La Era del Cataclismo para saber cómo se desenreda toda esta maraña de acontecimientos. No imaginábamos que podríamos vivir esta historia que se atomizaba en flashbacks en el primer juego, y mucho menos imaginábamos que Koei Tecmo y Nintendo serían capaces de hacernos jugar a un musou por su historia.

Porque lo que más nos mueve, aparte de la brutal y magnífica sensación de poder, es querer saber qué más va a pasar. Encontrarnos con esos viejos conocidos, toparnos con caras nuevas, disfrutar de la historia que está desplegando el que probablemente sea uno de los musous con mayor valor de producción de la compañía. Seguiremos luchando por Hyrule, y os contaremos nuestro veredicto final muy pronto.

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.
Cerrar