Nioh 2: impresiones de la beta, una secuela prometedora

Team Ninja pule la fórmula y apuesta por el continuismo.

Nioh 2

Nioh 2 sorprendió a todos hace un par de días al desvelar su fecha de lanzamiento, que tendrá lugar el próximo 13 de marzo de 2020. La continuación del aclamado RPG de acción con el que Team Ninja logró conquistar a los amantes de la obra de Hidetaka Miyazaki en 2017 estará disponible antes de lo esperado y actualmente ofrece la posibilidad de ser probado en PlayStation 4 (hasta el próximo día 10 de noviembre). Nosotros ya lo hemos jugado y os contamos qué nos ha parecido.

Ya lo conocíamos, pero ahora es mejor

Los primeros compases a los mandos del juego dejan algo muy claro: Team Ninja confía plenamente en la fórmula con la que triunfaron hace dos años y medio. Y es que, tras una escueta escena introductoria y unos consejos básicos, las sensaciones son prácticamente idénticas a las que transmitía su antecesor. Un título que fue muy bien recibido, pero que no estaba exento de algunos aspectos a mejorar como el diseño —y la diversidad— de sus niveles.

La zona inicial que nos permite probar la beta de Nioh 2 nos emplaza a una aldea ubicada en un denso bosque, a plena luz del día y, por supuesto, repleta de peligros. Personalmente, explorar este escenario me ha dejado un gran sabor de boca, ya que su complejidad me ha recordado a los mejores niveles que ofrecía el título original. Y eso es una fantástica noticia para todos aquellos que acusaban una falta de inspiración a la hora de mantener el ritmo a través de varios mapas consecutivos. Secretos, atajos, conexiones entre diferentes lugares y altas dosis de exploración.

Nioh 2

Hay que decir que Nioh 2 es una precuela y que el inconfundible William no se encuentra entre nosotros; ahora tenemos la oportunidad de crear a un protagonista a nuestra imagen y semejanza gracias a un sencillo pero efectivo editor. Incluso podemos personalizar el aspecto que tendrá cuando llegue el momento de transformarse en yokai. Porque esa es una de las novedades principales del juego: ahora podemos encarnar a una de esas bestias a las que tantas veces hemos derrotado en esta oscura visión del Japón feudal.

Y no solo eso; también podemos ejecutar ataques yokai mediante posesiones fugaces. Por ejemplo, hay enemigos que al ser vencidos dejan caer —no siempre— un fragmento de su alma. Recogerlo nos permite configurar un comando de botones para realizar su habilidad especial. En mi caso, tuve la suerte de hallar el arma de uno de los enemigos más molestos que esperaban en el nivel inicial: una especie de gusano gigante bastante peligroso debido a lo dañinos que resultaban sus ataques y su capacidad para ocultarse bajo la tierra. Tras poseerle, he disfrutado mucho escondiéndome y destrozando a varios enemigos a la vez gracias a este poder, que se recarga durante unos treinta segundos antes de poder utilizarlo de nuevo. Esta mecánica aporta una mayor profundidad al combate, ya que a menudo se convierte en una manera de salir airosos de una situación complicada.

En lo demás, Nioh 2 es muy continuista: sistema de combate, inventario, forja y personalización de la ingente cantidad de armas y armaduras que encontramos y que, una vez más, se dividen en colores que distinguen su rareza y la calidad de sus habilidades. Una experiencia RPG de acción muy dinámica, en la que calcular cada movimiento milimétricamente es el primer paso hacia la victoria. Por supuesto, estamos ante un título muy exigente. El tiempo dirá si más que su antecesor, pero hay que decir que la cantidad de enemigos humanoides, yokais y trampas del escenario que permite explorar esta beta nos ha puesto las cosas muy complicadas.

Nioh 2

¿Qué otros elementos se mantienen en esta ocasión? Pues tenemos fuentes termales, kodamas repartidos por el escenario esperando a ser rescatados para ofrecernos sus bendiciones, tumbas de usuarios caídos cuyo fantasma está siempre dispuesto a batirse en duelo con nosotros, señales de invocación para convocar a jugadores aliados si disponemos del número suficiente de Copas Ochoco… La gran mayoría de elementos que definieron la personalidad de Nioh siguen ahí. Simplemente, ahora el conjunto parece más equilibrado y la experiencia adquirida en la obra original se nota a la hora de pulir aquellos aspectos que no terminaron de convencernos a todos. Porque insistimos: el diseño de niveles era su Talón de Aquiles, y Nioh 2 apunta muy alto en ese sentido.

Una apuesta segura

Nioh 2 es exactamente lo que cualquier seguidor del título original podía esperar. La propuesta se mantiene intacta, y en principio, todos los cambios que ha introducido Team Ninja apuntan a mejorar todos y cada uno de los apartados del juego. Las habilidades yokai, la posibilidad de transformarnos y el incremento de profundidad en cuanto a desarrollo del personaje prometen una experiencia continuista, pero mucho más ambiciosa que la que vimos en 2017.

Técnicamente, el juego permite decantarnos por modos de acción y vídeo, priorizando los elementos que mejor se adapten a ambos tipos de experiencia. En nuestro caso, consideramos que el modo de acción es idóneo para un título de estas características, ya que reducir un poco las bondades del apartado gráfico en favor de una tasa de sesenta imágenes por segundo resulta indispensable en un videojuego que se siente tan preciso y en el que la acción está medida al milímetro.

Team Ninja parece haber encontrado su identidad; Nioh logró erigirse como uno de los pocos —muy pocos— que han conseguido seguir la estela de la franquicia de From Software sin acabar en ese grupo de plagiadores que no llegan a ser capaces de brillar por sí mismos. Su sistema de combate basado en posturas, el looteo de armas y armaduras al más puro estilo Diablo —que ayer anunció su cuarta entrega, por cierto— y su inconfundible ambientación le han llevado a convertirse en uno de los RPG de acción más populares de la generación. Ahora, son menos de seis meses los que nos separan de poder comprobar si Nioh 2 serán tan bueno como nos ha parecido en esta primera toma de contacto. Disponible el 13 de marzo de 2020 en PlayStation 4.

Roberto Pineda

Sci-Fi & Horror. Escribo cosas donde me dejan. Cosecho almas en Lordran, aunque vivo en Greenvale. Mi gato se llama Sif. Antes marcaba goles; ahora me enfado por los que otros fallan. Verdiblanco.

Publicaciones relacionadas

Cerrar