Jugamos Resident Evil 2 Remake: Déjà vu en alta definición

Probamos dos demos exclusivas de Resident Evil 2 Remake y te contamos nuestras impresiones.

Resident Evil 2 Remake Hemos probado el nuevo Resident Evil 2 Remake durante 4 horas y nos ha dejado muy buenas impresiones con gran carga de nostalgia. Nostalgia porque cuando recorremos los escenarios tenemos un continuo déjà vu que nos recuerda que esto ya lo hemos jugado de alguna manera. Son vagos recuerdos que aparecen entre los pasillos y demás habitaciones que ahora sí se muestran con una iluminación espectacular. Ver una ventana y saber que no estás a salvo es solo una de las cosas que nos enseñó el título original y que podremos revivir el próximo mes de enero.

Empezamos la demo en la comisaría con Leon en la que podemos visitar aquella morgue que tan mal rollo nos daba. Sí, detrás de las perreras, esa misma. Algunas veces sentimos estar en aquel mismo lugar, pero con muchos más detalles. Salimos de allí y hablamos con Ada Wong que nos está esperando con la gabardina y gafas que ya hemos visto en los tráileres. Y vuelven las sensaciones. Allí está la tienda de armas, pasamos entre sus estantes y cogemos lo que buenamente podemos. Todo es necesario en un juego en el que los zombies no tendrán piedad con nosotros.

Ya entonces eran letales con la diferencia que hace 20 años cerrábamos la puerta y no mirábamos atrás. Ahora los enemigos nos persiguen entre diferentes estancias pasado un tiempo. Aunque el juego nos recomienda oportunamente hacer esto cuando nos encontramos con los lickers, recordándonos que no es de cobardes hacerlo. La primera vez que nos encontramos con uno, nos viene a la mente inevitablemente aquella cinemática frente a Leon que nos ponía los pelos de punta. Posiblemente sea menos espectacular que el primer encuentro con cada uno de ellos, pero el apartado gráfico cubre esa previsibilidad. Sin embargo, a lo largo de este avance descubriremos que se ha trabajado mucho para seguir sorprendiendo y, sobre todo, asustarnos.

Ada nos pone en contexto, nos habla de Umbrella y cómo no, del virus G y de Annette Birkin, a quien tenemos que encontrar en esta primera demo. Tras pasar por las alcantarillas, donde descubrimos al gigantesco caimán, finalmente localizamos a Birkin y como recordareis León queda herido. Es el turno de Ada para evitar que la doctora escape. Esta parte de la demo que manejamos a Ada es más estratégica y se resuelve mediante puzles de diferentes formas. Recogemos un visualizador de EMF con el que podemos escanear sistemas eléctricos para abrirnos camino entre habitaciones. Esto combinado a los clásicos interruptores nos darán momentos muy tensos como el que vivimos con Tyrant.

Resident Evil 2 Remake

Imposible olvidar a Tyrant o Mr. X como también se le conoció. Este enemigo nos seguía en el juego original y teníamos que dispararle hasta que cayera aparentemente muerto. Qué ingenuos éramos, ¿verdad? Más tarde descubríamos con estupor que no podíamos matarle y nos perseguiría por todo el escenario. Eso no ha cambiado en absoluto. Ada se encuentra con Tyrant en un pasillo muy estrecho con una puerta al fondo que tiene que abrir con el visualizador lo más rápido posible si no quiere ser atacada por él. Al entrar en esa habitación no hay salida visible. Si Ada escanea la habitación comprobará que puede escapar por el conducto de ventilación con tan solo provocar un cortocircuito.

Así que este puzle nos propone volver al pasillo estrecho para modificar los cables que desbloqueaban la puerta y que conectan también con el ventilador, para destruirlo y conseguir salir de allí con vida. Todo esto mientras Tyrant persigue a Ada, un momento muy agobiante y que reviviremos más adelante también con Claire. Una vez caemos en las alcantarillas, perdemos de vista al letal enemigo y seguimos buscando a Annette Birkin, que encontramos poco después con nuevos puzles esperándonos.

La trama nos vuelve a poner en la piel de Leon como en el juego original para rescatar a Ada y en esta parte tomamos más contacto con las armas (lanzagranadas, lanzallamas, entre otros) y algunos enemigos indeseables. Mientras, tendremos disponible otro acertijo más grande que nos obligará a recoger de nuevo objetos y usarlos de la manera correcta. Y es cuando nos damos cuenta que algunos de ellos se han actualizado convenientemente (como el del ajedrez), por lo que volvemos a revivir aquel momento. Así que tenemos unos pilares que respetan en su totalidad, de seguir esta línea, el juego de 1998, pero con una grata confirmación de que está rehecho al completo y actualizado a la forma de jugar de ahora (la cámara, los planos o el movimiento del personaje).

En la segunda demo, más larga que la primera, manejamos a Claire, que intenta defender a Sherry sin éxito. Es encerrada en el garaje de la comisaría y deberá salir de allí enfrentándose a diferentes enemigos que encontrará en su camino. En esta ocasión, la acción y los puzles se encuentran a partes iguales sin descanso. Es decir, el juego nos permite resolver acertijos mientras huimos de criaturas preparadas para darnos un buen susto. Claire necesita entrar en el despacho del Jefe Iron y se topa con los primeros puzles.

Resident Evil 2 Remake

Como anticipamos, el jugador tiene el primer encuentro con un licker en las perreras que, ante la escasez de munición y por recomendación del propio juego, decidimos evitar en un primer momento. Atravesamos la sala y llegamos a la morgue. Tan detallada como nuestra memoria quiere recordar y el mismo zombie que nos asustó en aquella ocasión, vuelve a estar ahí tumbado. La peculiaridad es que aunque salimos de la habitación sin matarlo, sale de ella con un margen de tiempo para perseguirnos. Estos detalles dan un aspecto más orgánico a todo el juego, en el que no puedes prevenir los ataques ni los sustos, ni siquiera gestionar la munición. Resident Evil 2 Remake abusa más si cabe del terror, llevándolo a otro nivel.

La munición es escasa y esta limitación está potenciada con un componente de aleatoriedad que realmente nos cogió por sorpresa. Para matar algunos zombies hemos necesitado hasta 10 balas apuntando a la cabeza con la mayor precisión. Pero también nos ha ocurrido lo contrario. Con una sola bala se puede volar la cabeza de estos enemigos, ya que de no ser así vuelve a levantarse como nos ocurrió continuamente en la primera demo. En contraposición podemos disparar a la pierna para evitar que nos persigan más rápido y desmembrar casi en su totalidad sus cuerpos. No obstante, se echa de menos alguna opción más de cuerpo a cuerpo, que está muy limitado a los objetos que tengamos en el inventario, ya sea un cuchillo (con durabilidad) o una granada de luz para despistar a los zombies. En definitiva, no hay segundas oportunidades.

Por suerte, en el apartado visual podemos olvidarnos de aquellos tiempos de carga tan míticos entre habitaciones con la cinemática de las puertas, aunque sí vemos algunos planos muy retro. Intencionadamente o no, han dejado unas pantallas muy planas sin animaciones cuando interactuamos con algunos objetos o cuando cerramos ventanas con maderas, por ejemplo. Sí, aquellos interminables pasillos, origen de más de una taquicardia protagonizada por zombies, perros o lo que se terciaba, siguen más vivos que nunca en este remake.

Lo más destacado de esta segunda demo es que Claire será perseguida por el incansable Tyrant, mientras intentamos resolver los innumerables acertijos para avanzar en la trama. En el remake sigue siendo un enemigo inmortal que nos acecha a lo largo y ancho del escenario, donde volveremos a sitios como la Torre del Reloj. El sonido de sus pasos o la música nos ponen en aviso de la persecución. Podemos tomar ventaja, pero no derrotarle, así que mantiene la tensión y el ritmo del juego que no dará tregua.

Por último, pudimos ver una parte completamente nueva en un orfanato donde aparece Sherry, lo que nos adelanta que vamos a vivir otras historias y secuencias en este remake. Esto es una gran noticia porque nos confirma que no se han limitado a hacer un lavado de cara del juego original y habrá bastante contenido nuevo para completar la experiencia. Si ya de por sí estos juegos invitaban a explorar cada rincón, ahora tendremos más motivos para hacerlo, pero cuidado con los sustos.

Raquel Morales

Periodista. Me adiestré con Lara Croft en el templo de Karnak mientras buscaba el cubo horádrico entre vacas.

Publicaciones relacionadas

Cerrar