Impresiones de Tokyo Mirage Sessions #Fe Encore – Tócala otra vez, Sam-sama

El que probablemente sea el crossover más inesperado de la historia, vuelve con toda su energía y más completo que nunca.

Tokyo Mirage Sessions #FE Switch 01

De todas las locas fantasías que cualquiera podría haber imaginado cuando Nintendo anunció un crossover entre Fire Emblem y Shin Megami Tensei, estoy seguro de que nadie jamás habría imaginado lo que acabaría llegando a Wii U. Atlus e Intelligent Systems sumaron fuerzas y se lanzaron al plano musical de la mano de uno de los grandes gigantes de la industria audiovisual de Japón para convertir sus títulos de estrategia y rol en algo diferente, colorido, repleto de música y más japonés que un bol de ramen.

Tokyo Mirage Sessions #Fe Encore no es un juego nuevo, es parte de esa estrategia de la Gran N por resucitar aquel catálogo perdido de Wii U en Nintendo Switch con el fin de darle una segunda oportunidad. Una versión “Deluxe” que incluye más canciones, algunas nuevas mecánicas e incluso una nueva historia, amén de otras cosas que no podemos contar todavía. Una revisión mejorada de un título que pasó sin hacer demasiado ruido hace más de 4 años en Japón y que, ahora va a ser el primer gran lanzamiento de la híbrida en 2020.

Ni fantasía medieval, ni día a día en el instituto: toca convertirse en idol

Aoi Itsuki es el nombre del chaval de instituto al que encarnas en TMS Fe Encore. Un joven muy amigo de Tsubasa Oribe que, de un día para otro, se mete de lleno junto con esta en el mundo de la farándula japonesa. O lo que es lo mismo, en el de los idols nipones. Artistas musicales, actores o hasta extras de cine y televisión que acaparan los focos y mueven las masas japonesas.

Un planteamiento muy diferente al que acostumbra Fire Emblem, tan ligado a la fantasía medieval, e incluso a Shin Megami Tensei, que suele tratar de un grupo de jóvenes que compaginan su día a día en el instituto con ciertos sucesos anómalos; y que precisamente hace que este crossover-spinoff vaya cobrando una personalidad bastante diferenciadora.

Porque aquí se puede ver cómo los equipos que han colaborado han ido cogiendo ideas de sus respectivas franquicias para formar una simbiosis que, ciertamente, está resultando gratamente sorprendente en nuestras primeras horas de juego. Vaya por delante que la temática y la narrativa no eran precisamente los puntos fuertes que captaran la atención de un servidor. Pero las mecánicas sí que están resultando mucho más completas y profundas de lo que podría haber imaginado.

Detrás de los diálogos tan cliché de sus protagonistas y de todo el elenco que los rodea, se esconde una historia que se divide en la exploración de las mazmorras para lidiar con los Mirages y el día a día en el mundo real. Es como si ATLUS e IS hubieran decidido que no solo bastaba con adentrarte en resolver todo un entramado sobre criaturas de otra dimensión que, mira tú por dónde, tienen a varias de las más importantes viniendo del universo de Fire Emblem (y habiendo perdido la memoria, mira tú por dónde otra vez), con algunas dispuestas a sembrar el caos en el mundo real. No, también hay que ver la otra cara de los espectáculos: las sesiones de canto y de baile, los problemas con los fans, todo eso que comienza a descubrir un famoso al comenzar su carrera hacia el estrellato.

Las apariencias engañan

Tokyo Mirage Sessions #FE Switch 02

Pensamos que el mundo de los artistas siempre es uno repleto de lujos, de fama y una vida que, a fin de cuentas, ya está resuelta; pero Tokyo Mirage Sessions Fe Encore comienza dejándote claro que no es así. El sacrificio por ser el mejor y seguir destacando en un mundo repleto de competencia es algo que puede dejar una mella realmente profunda en las personas.

No es oro todo lo que parece, y eso ya no solo se aplica al mensaje que quiere transmitir este juego tan repleto de color, de coreografías y de canciones que son terriblemente pegadizas; sino también a sus mecánicas.

Y ese es el punto que poco a poco ha logrado hacer que me vaya pegando más y más a la propuesta de este Tokyo Mirage Sessions, y es que es sorprendentemente profundo como juego de rol. Dejando a un lado toda la parafernalia de las mazmorras, con sus puzles e incluso misiones secundarias, todo lo que está ligado al sistema de combate ha sabido mezclar de una forma realmente buena las bases de los dos mundos de los que procede.

Tokyo Mirage Sessions #FE Switch 03

Como si de un grandes éxitos se tratara, pero seleccionado con mucho mimo y diseccionando el ADN de cara artista, este crossover hereda el sistema de debilidades y resistencias elementales de SMT, pero también el triángulo de armas de Fire Emblem. A eso le añade el funcionamiento de los Mirages, esos seres de Fire Emblem que nos acompañan y que se convierten en Carnages, las armas de los protagonistas.

Y se suma porque, lejos de ser algo estético y que refuerza el toque “Magical Girl” que destila todo, también influye en el brutal árbol de estadísticas de los personajes. Suben de nivel, también de talento, aprenden habilidades ligadas a las armas y algunas de ellas son incluso necesarias para avanzar. Además, porque hay más, también entra en juego el sistema de combos, buenamente llamados “Sessions”, para reventar a los enemigos con encadenaciones de ataques automáticos de los personajes al aprovechar sus debilidades.

Es, siendo claros y honestos, inesperadamente brutal y absorbente. Y lo dice alguien que no sentía especial aprecio por la fórmula que muestra Tokyo Mirage Sessions Fe Encore hacia el exterior. Resulta que detrás de ese mundo de canciones j-Pop, de los bailes y los videoclips e incluso el aire kawaii que destila todo, no solo se esconde un RPG tanto o más profundo que muchos de los más grandes, sino también bastante duro.

Tokyo Mirage Sessions #FE Switch 04

No sé qué es lo que me espera en las siguientes horas de juego, pero si sigue manteniendo esta fortaleza a nivel jugable, va a resultar que 2020 empieza en Switch con un JRPG de lo más contundente. Voy a seguir husmeando por Tokio con este grupo de artistas para ver cuánto me exigen y cuánto espectáculo pueden ofrecerme.

The show must go on, como decía aquel cantante de grupo inglés. Y espero que hayáis entendido esta última frase, porque el inglés es asignatura obligatoria para entenderlo todo en este juego. Para mí, por ahora sigue, y cada vez con más ganas. Ahora, solo espero acabar pidiendo un bis mientras me desgañito Joy-Con en mano.

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.
Cerrar