El hat-trick de Level 5

9796

Cada generación tiene sus mitos y referentes, y aquellos de nosotros que conocimos la EGB y el BUP antes que la ESO y que nos metíamos entre pecho y espalda bocatas de chorizo Revilla en vez de la bollería industrial de hoy en día, tuvimos a Oliver y Benji como tema de conversación para el recreo. La serie Campeones, o Captain Tsubasa en su país de origen, nos tenía encandilados, y no era difícil ver por qué. Futbol y tiros especiales. Con estos dos simples pilares se erigía una serie que se resistía a abandonar nuestras retinas. Pues bien, los años pasan, pero ciertas cosas se quedan aunque debidamente modernizadas. 

Porque si hace un cuarto de siglo aproximadamente contábamos con Campeones, las nuevas generaciones tienen una especie de equivalente en Inazuma Eleven, una serie que en cierta manera ha tomado el testigo de aquellas historias de un equipucho de cole de barrio que servía de cuna a los futuros cracks de talla mundial. Donde antes estaba el New Team ahora vemos al Raimon, al igual que podemos cambiar a personajes como Oliver Atom, Benji Price o Mark Lenders por Mark Evans, Axel Blaze o Nathan Swift. El secreto es el mismo pero, como decimos por esta zona, más cargado de bombo. Y es que Inazuma Eleven es un anime que se quita todos los corsés de realismo que su temática futbolera le podía haber embutido encima y los lanza a la estratosfera con uno de los poderosos patadones, prácticamente mágicos, que atizan sus protagonistas.

A una licencia de estas características no hay que buscarle muchas vueltas para entender que tiene que llegar al videojuego sí o sí. Nintendo DS ha sido siempre la plataforma indicada para una franquicia que, de la mano de unos expertos en el campo del RPG como es Level 5, experimente con otro tipo de juego, uno que aúna la simulación (algo de refilón) con el juego de rol (prácticamente de lleno). Y aquí tenemos su tercera entrega, la que concluye la trama argumental que anteriormente nos llevó a formar el equipo sucesor de los Inazuma Eleven y a defender la Tierra de una invasión de alienígenas futbolistas. Un broche que llega en dos sabores titulados Fuego Explosivo y Rayo Celeste, pero cambiando de nido.



En esta ocasión es Nintendo 3DS el soporte para este nuevo juego de Inazuma Eleven, algo que a priori llama la atención dado que parece bastante evidente ver que el desarrollo se ha hecho pensando en Nintendo DS, es más, en Japón ambas versiones están a la venta, pero a nosotros únicamente nos llegará la de la nueva portátil. Solo el uso de algunas de las características 3D de la consola en las secuencias de los disparos especiales es lo que mínimamente justifica esta mudanza que por otro lado corta en seco la progresión de los poseedores del modelo anterior, que si ahora quieren completar la trilogía deberán pasar por caja y renovar su hardware. 

El soporte es una de las pocas cosas es las que Inazuma Eleven 3: Fuego Explosivo/Rayo Celeste no muestra un cierto continuismo. Volveremos a encontrarnos con los personajes conocidos de las anteriores entregas más una legión de otros nuevos que elevan la plantilla total por encima de los 2.000 personajes con los que podremos interactuar, ya sea en la cancha o fuera. Porque una de las características de este enfoque que ha adoptado Level 5 era precisamente el darle importancia también a las acciones que realizásemos cuando no nos encontremos en pleno partido para hacer avanzar la trama y las habilidades y relaciones de los personajes, algo que seguirá manteniéndose en este juego, junto con la primera de las remodelaciones, que afectará al sistema de fichajes. En esta ocasión, una máquina expendedora de cápsulas nos proporcionará diferentes utensilios y mejoras para poder desempeñar nuestras labores de ojeador en mejores condiciones y dar con nuevas superestrellas para nuestro equipo. Falta nos hará, ya que esta tercera entrega aumenta sus fronteras.

Porque en esta ocasión, Inazuma Eleven 3 toma el mundo entero como su patio de juegos. Visitaremos varias localizaciones y nos toparemos con adversarios de todas las nacionalidades en pos de conquistar el título del campeonato Fútbol Frontier Internacional representando, cómo no, a Japón en el equipo Inazuma. Ahora bien, el que existan dos ediciones del juego implica que haya algún tipo de diferencias entre ellas, y estas se basarán principalmente en la inclusión en la trama que sigamos de dos jugadores distintos cuya historia reviviremos al comienzo del juego. En Fuego Explosivo conoceremos a Héctor Helio, capitán y portero titular del equipo The Little Giants, que representa a la República del Congo, mientras que en Rayo Celeste se nos introducirá en la vida de Paolo Bianchi, delantero que ostenta la capitanía del equipo Orfeo, los representantes italianos.



Poco más hay de distinción entre ambas ediciones, ya que su desarrollo a partir de este prólogo será prácticamente el mismo, llegando el momento en el que todos los jugadores se vean las caras donde cuenta, en el terreno de juego, en cualquiera del más de centenar de equipos que se darán cita en el campeonato. Volveremos a disponer del mismo sistema de control táctil que Level 5 ha empleado para toda la seire, donde la pantalla inferior nos permitirá afinar con los pases y movimientos del equipo, podremos seleccionar diversas tácticas y estrategias y mover nuestro banquillo cuando lo creamos conveniente. Pero sobre todo volveremos a tener a nuestra disposición los movimientos especiales distintivos de cada uno de nuestros jugadores, esas técnicas inverosímiles acompañadas de efectos visuales tan desmesurados como impresionantes que es en realidad el sello de la serie. Y a este respecto, llega una novedad destinada a potenciar más incluso estas técnicas como es la posibilidad de combinarlas para aumentar su efectividad. También entrarán en juego las nuevas jugadas ensayadas en las que podremos hacer que todos y cada uno de los jugadores del equipo tomen parte.

Por lo demás, Inazuma Eleven 3: Fuego Explosivo/Rayo Celeste no presenta grandes diferencias con respecto a sus predecesores. Ni siquiera técnicamente parece que fuese especialmente imperativo el usar el hardware de la 3DS, pero la actualidad de las consolas es la que hay. Hay que decir que aunque no incluya muchas novedades, Inazuma Eleven se ha conseguido aupar en las ocasiones anteriores a lo alto de las listas de ventas gracias a la enorme popularidad de la serie en nuestro país y a que realmente su sistema de juego se presta a trasladar el espíritu de ésta a la pantalla. Quizá los fans del balompié prefieran más dinamismo, más velocidad, mayor control sobre las jugadas o, en definitiva, mayor componente simulador. Pero si su niño interior no suelta un berrido de emoción al lanzar un zambombazo envuelto en llamas hacia un portero rival, lo mismo es que Inazuma Eleven tampoco era lo que buscaban. Al resto que disfrutasen con las dos anteriores entregas, la conclusión de esta trilogía previa a Inazuma Eleven GO no debería depararles mayores sorpresas. 

PRIMERA IMPRESIÓN: Pocas cosas parecen tan difíciles de mezclar con el género del rol que el fútbol,pero parece que Level 5 le ha cogido el ritmo y ya no es capaz de parar. Inazuma Eleven 3 es un juego en el que ante todo impera la adaptación de esta parte del anime para echar el cierre a la etapa que cubre antes de Inazuma Eleven GO, pero cuya propuesta es lo bastante curiosa y está hecha con el suficiente oficio como para que cualquiera que sienta curiosidad pueda descubrir una saga bastante disfrutable.

 

Juan Elías Fernández

——————————————————————————————————-

Juegos relacionados: 

Inazuma Eleven

Inazuma Eleven 2: Tormenta de Fuego/Ventisca de Hielo

Inazuma Eleven Strikers

No te quedes solo en el juego: 

Cómic: Captain Tsubasa, de Yoichi Takahashi

Canción: Manu Chao – Santa Maradona

Película: Inazuma Eleven, la película.

Publicaciones relacionadas

Cerrar