Impresiones de Kingdom Come: Deliverance – Cuenta con mi espada

98186

En un momento en el que todo parece inventado, Warhorse quiere dar un golpe de realismo al género RPG con un videojuego medieval que nos trae la historia de Bohemia, un antiguo reino del Sacro Imperio Romano Germánico que más tarde perteneció al Imperio Austrohúngaro.

Durante meses hemos visto crecer este proyecto que dentro de muy poco se lanzará para consolas y PC, así que Koch Media nos dio la oportunidad de probar varios aspectos de este juego en el que destaca primordialmente su sistema de combate. El estudio desarrollador ha apostado como decíamos por el realismo frente a la ficción fantástica de la que otros títulos hacen gala. Corre el año 1403 y el rey ha muerto. Le sucede en el trono su hijo Wenceslao IV, pero su hermanastro Segismundo le encarcela e invade el reino.

Nos metemos en la piel de Henry, el humilde hijo de un herrero de Bohemia, que está siendo castigada por los conflictos bélicos que asolan la región. El protagonista buscará venganza a lo largo y ancho de un escenario recreado en una época histórica con grandes fortalezas que serán testigo de los combates.

En un principio, accedemos a un tutorial con el que nos iniciamos en el sistema de combate. El estudio estuvo asesorado por expertos en la lucha del siglo XV tanto para introducir las armas como para los movimientos de los soldados en medio de la batalla. Así que contamos con vista en primera persona y una espada. Podemos marcar un enemigo y tenemos 6 zonas para atacarle cuerpo a cuerpo. Sin embargo, hay que estar atento para bloquear y repeler sus ataques porque el menor descuido puede suponer la muerte. A diferencia de otros juegos, durante el combate el personaje no se puede curar pese a tener vendas en el inventario.

Una vez aprendidas las nociones básicas del combate cuerpo a cuerpo podemos mejorar nuestra puntería con el arco en un campo de tiro para finalmente lanzarnos a nuestra primera reyerta. Nos acompaña un grupo de soldados y nuestra misión es despejar la zona y derrotar al boss que nos aguarda. Hay que destacar que las peleas resultan caóticas seguramente por la ausencia de indicadores. El HUD es casi inexistente por lo que no tenemos muchas ayudas para afrontar cada disputa. Pese a ello, las mecánicas del combate son sencillas. Del mismo modo es muy curioso cómo nuestro equipamiento puede cambiar la experiencia de juego. Un claro ejemplo es tener un yelmo que nos limite la visión según el diseño del propio elemento, pero sin duda un buen aliado para reducir el daño del enemigo.

Podemos mejorar nuestras armas y demás elementos de distintas maneras, ya sea mediante loteo saqueando los cuerpos caídos en combate o bien mediante personajes NPC que estarán a nuestra disposición para la compra y venta de armas. Crea el personaje en función de tu manera de jugar para potenciar tus mejores habilidades.

Nuestra misión final en estas horas de juego trataba de infiltrarse en un monasterio, donde conocimos las mecánicas que llevarán las misiones más relajadas del juego. En esos momentos podremos descansar (algunas misiones pedirán ser realizadas por la noche), comer o preparar alguna receta, ya que la alquimia no falta en este juego. Como curiosidad si se come cuando no es necesario, el personaje se sentirá más pesado y será más torpe caminando. Y este hecho nos lleva al siguiente punto del juego que hay que tener en cuenta.

 Además del sistema de combate, la aventura pretende dar valor a las decisiones del jugador, que tendrán consecuencias en la misma. Todos nuestros actos y conversaciones pueden repercutir en nuestra reputación y nuestro camino en la historia. Por ejemplo, el juego advierte que si entras en una casa puedes ser arrestado y del mismo modo podrás dar con tus huesos en la cárcel si te pillan robando. También será decisión propia acabar con la vida de alguien o no. Cada personaje tendrá en cuenta tus actos y puede dificultar las relaciones con ellos para conseguir nuestros propósitos.

Contamos con un denso inventario, como buen RPG, así como un glosario con multitud de información sobre diferentes aspectos de la época y sobre la vida en Bohemia. Todo ello documentado por historiadores que han ayudado en la fiel recreación del reino en pleno medievo. Warhorse no ha querido dejar nada al azar y le han dado a cada elemento su contexto histórico. Solo hay que ver la estética del mapa o la tipografía que utiliza constantemente el juego.

Visualmente nos encontramos con escenarios gigantes en un mundo abierto que ha sido desarrollado con CryEngine, un motor que permite la recreación del más mínimo detalle y cinemáticas muy bien elaboradas gracias al escaneo facial de actores que ha permitido capturar las expresiones más realistas. No obstante el juego sigue teniendo margen de crecimiento y esperamos que la versión final cumpla con todas las expectativas, porque el estudio ha puesto toda su ambición y pasión en cada rincón de Bohemia.

Kingdom Come: Deliverance se estrenará el próximo 13 de febrero para traer la crudeza de la Edad Media y las batallas más épicas de la historia. El videojuego se lanzará para Xbox One, PlayStation 4 y PC.

Raquel Morales

Hacía tiempo que no teníamos entre manos un lanzamiento con estas características tan contundentes para llegar al jugador que ama el género RPG. Coge lo mejor de lo que ya conocemos y le da una vuelta de tuerca al concepto de realismo en los videojuegos con un sistema de combate sencillo pero desafiante. Hemos echado de menos más presencia del HUD del juego cuando luchamos contra enemigos, pero todo está justificado por Warhorse con la idea que defienden.

Hemos visto crecer este videojuego gráficamente hasta conseguir un entorno muy convincente y vivo. La libertad que otorga al jugador es uno de sus puntos fuertes y sobre todo los aspectos más roleros del título. Construye tu personaje mediante las decisiones que tomes, las habilidades que consigas y en definitiva, tus actos. Tiene aún detalles que mejorar hasta su lanzamiento, pero su evolución ha sido ascendente desde que lo vimos por primera vez. Mucho trabajo y dedicación detrás de un título que quiere competir con los gigantes roleros. 

Juegos Relacionados Si te gusta juega a… Te puede interesar…
Chivarly: Medieval Warfare
 
 
Llegará con manual y textos en castellano
 

Raquel Morales

Periodista. No puedo dejar NADA sin explorar. Me adiestré con Lara Croft en el templo de Karnak mientras buscaba el cubo horádrico entre vacas. Camino de Grand Line.

Publicaciones relacionadas

Cerrar