Impresiones de Kingdom Come: Deliverance – Destino de caballero

98186

Aunque pueda parecer muy idílica y nos haya fascinado en tantos libros, películas y videojuegos, la Edad Media no fue una época muy fácil para la humanidad. Esta etapa estuvo caracterizada por los constantes conflictos entre señores feudales en su afán por agrandar un palmo más su territorio, para ello nada el instrumento no era otro que campesinos que se veían partícipes en un conflicto que desconocían. Esta es la realidad a la que nos transporta Kingdom Come: Deliverance, un videojuego que nos permite viajar en el tiempo para conocer cómo eran las cosas en aquella época y sumergirnos en una interesante historia.

El rey ha muerto y la guerra por el trono ha llegado. A nosotros, un simple ciudadano más nos toca elegir bando y participar en este conflicto para poder poner una nueva cabeza bajo la corona. Kingdom Come: Deliverance nos ofrece la posibilidad de vivir la crudeza de la Edad Media y forjar el destino de este reinado a golpe de acero y sangre. AlfaBetaJuega ha tenido la oportunidad de probar uno de los capítulos de este título durante su estancia en la Paris Games Week.

Un título en el que podremos ascender en el escalafón del señor al que has jurado libertad, asume las consecuencias de tu decisión y transfórmate de un simple campesino a todo un caballero ducho con la espada que ha puesto fin a esta disputa formando parte de la misma. Prepárate para desenvainar tu espada en Kingdom Come: Deliverance, un juego en donde cada decisión que tomes servirá para decidir el futuro del reino donde vives.

Nada de magias, ni de conjuros, ni maldiciones. Kingdom Come: Deliverance sólo pone a tu disposición las armas medievales que hemos conocido en los libros de historia para que puedas hacer frente al conflicto que se te avecina. Tras la muerte del rey, el territorio en el que hasta ahora vivías se ha visto envuelto en una guerra civil de la que te conviertes en protagonista inesperado. Toca coger la espada, el hacha, el arco, o la maza para luchar junto al bando en el que te hayas inscrito. Así es la propuesta de Warhorse Studios, sumergirnos en un conflicto de la Edad Media en el que tendremos que tomar partido y luchar por esta bandera.

Un ejemplo lo encontramos en el capítulo al que pudimos jugar durante la Paris Games Week. En él teníamos que cumplir con el encargo de un señor feudal, al que habíamos jurado lealtad, y llevar un mensaje a un aliado. Una tarea que a priori puede parecer sencilla pero que puede volverse muy distinta a lo que esperábamos. En primer lugar por la amplia libertad que ofrece este título. El hecho de que hayamos prometido a este personaje que le seremos fiel, no quiere decir que no podamos cambiar de opinión. En cualquier momento podremos optar por alterar el rumbo de los acontecimientos.

Eso sí, habrá que atenerse a las consecuencias. Si optamos por traicionar la confianza del señor feudal al que hemos prometido lealtad, nos veremos con que al aparecer por este territorio los soldados nos atacarán sin pensárselo dos veces, al mismo tiempo los ciudadanos de estos territorios huirán nada más vernos dado el papel que hemos asumido. Cuidado con los enemigos que haces ya que, como dijimos al principio, en esta ocasión no contaremos con magias ni ningún otro elemento sobrenatural que nos otorgue ventaja en la pelea. Sólo seremos nosotros y nuestra arma física, o nuestros propios puños si elegimos este camino.

En cualquier caso, el sistema de combate en Kingdom Come: Deliverance apuesta por un realismo casi total. No esperes que tú solo puedas contra 10 enemigos. Es algo imposible de conseguir, al igual que tratar de huir de la situación. Si planeas enfrentarte contra un grupo de rivales, más te vale hacerlo a distancia o con la ayuda de otros aliados. En caso contrario, el combate cuerpo a cuerpo puede volverse muy difícil. Por este motivo ten cuidado al pelear contra varios contrincantes ya que la IA de este juego no es precisamente tonta. El NPC, en estas situaciones, tiende a rodearte para ganar ventaja y derrotarte.

E insistimos, sólo tendrás la ayuda de tu arma. En cuanto al sistema de combate, nos encontramos ante una mecánica bastante fácil de manejar. Podremos decantarnos por un mandoble, u otro tipo de arsenal a dos manos, tener el apoyo de un escudo o recurrir al arco para realizar ataques a distancia. Cada uno de estos instrumentos permitirá distintas acciones. Por ejemplo, la espada a dos manos tendrá menos defensa pero causará más daño, en el caso de contar con una defensa en forma de escudo la salud que nos quiten en las peleas será menor pero al mismo tiempo seremos menos poderosos en nuestros envites.

También tendremos acciones como por ejemplo empujar a nuestros rivales para apartarlos en los momentos en los que se junten a nuestro alrededor. No obstante, ellos también podrán hacer lo mismo y no será raro que acabemos en el suelo durante uno de los combates de este videojuego. Aunque las mecánicas sean sencillas, costará hacerse con el sistema de enfrentamientos que pone a nuestra disposición Kingdom Come: Deliverance. Además, estos enfrentamientos también incrementarán su dificultad en determinadas circunstancias, como por ejemplo los combates en los bosques. Vernos rodeados de árboles de entre los que puede salir un enemigo en cualquier momento hará que sin enterarnos una espada nos esté atacando por la espalda. De hecho, la visión en primera persona también hace que las exigencias de estos momentos se incrementen.

Por supuesto, como buen título de rol Kingdom Come: Deliverance pone a nuestra disposición un amplio árbol de habilidades con las que ir definiendo nuestras habilidades. Podremos decidir si ser un sigiloso arquero, un poderoso guerrero a dos manos que cause estragos con sus armas o un tanque que vaya en primera línea abriéndose paso entre sus enemigos con su potente escudo y su gruesa armadura. De estas decisiones dependerá el equipo que elijas o el tipo de armamento que vayas adquiriendo a lo largo de esta aventura.

Otro de los puntos que hay que destacar de Kingdom Come: Deliverance es el alto nivel de libertad que nos permite. No habrá restricciones, literalmente podremos sacar nuestra arma en mitad de la plaza del pueblo y causar estragos. Eso sí, no esperes que los soldados del lugar se tomen a bien esta decisión. Si optas por hacer algo que se salte la ley establecida, nos veremos rodeados y acabaremos o huyendo rápidamente a caballo de esta villa, o enfrentándonos a todo un ejército que podrá asesinarnos o llevarnos a prisión. Esta última consecuencia ha de ser muy tenida en cuenta, ya que aunque no volveremos a vivir un enfrentamiento con el cuerpo armado del señor feudal del lugar, los ciudadanos y campesinos nos temerán y huirán nada más ver.     

Kingdom Come: Deliverance se estrenará el próximo 13 de febrero para devolvernos a esa Edad Media en la que tendremos que hacer frente a este conflicto a base de mandobles y brutalidad. Y no te preocupes, este título estará disponible para varias plataformas: Xbox One, PlayStation 4 y PC.

Damián Montero

Kingdom Come: Deliverance es una propuesta muy interesante de cara al próximo 2018. Un juego que conjuga los elementos del rol y la historia para ofrecernos un título medieval más cercano a la realidad. Una oportunidad de viajar en el tiempo a aquella época donde señores feudales gobernaban a golpe de espada y en donde los campesinos eran poco más que una herramienta para sus fines. Decide quién quieres ser y asume tus consecuencias en este título que nos invita a conocer esta etapa con acero y sangre.

Juegos Relacionados Si te gusta juega a… Te puede interesar…
Chivarly: Medieval Warfare
 
 
La sensación de libertad es total dentro de este juego.
 

Cerrar