Avance de Kingdom Hearts III – La llave para cerrar una… ¿trilogía?

14804

Han hecho falta más de 10 años, una cantidad casi obscena de lanzamientos durante todo el camino y una variedad aún mayor de ramificaciones; pero se acerca el gran momento. No importa que Tetsuya Nomura haya entretejido un guión compuesta por una maraña de ideas capaz de hacer que cualquiera acabe atado hasta el cuello en una primera toma de contacto, porque se acerca el momento de que llegue el juego que todos los fans esperaban, el del lanzamiento de Kingdom Hearts III.

La historia de este juego a nivel mediático es algo que también da para telarañas y enredos. Anunciado en el E3 de 2013, ha sido otro de esos proyectos de Square Enix envueltos en una aureola de misterio y secretismo que hacía a muchos pensar que jamás llegaría a buen puerto. Afortunadamente, el cruce de universos de Disney y Square (Squaresoft en la época en la que salió el primerísimo juego), posee demasiada inercia como para no atracar.

Y promete traer mucho más de todo, como también mejor. Sora, Donald y Goofy van a regresar con una entrega que aterriza tanto en PlayStation 4 como en Xbox One y que nos va a llevar por más mundos sacados de los grandes largometrajes de la casa de Mickey Mouse, con el aderezo de los personajes de franquicias como Final Fantasy y con unas mecánicas que, más que nunca, señalan la rapidez y la variedad en el combate como sus grandes caballos de batalla.

La hora de cerrar este capítulo de las Llaves Espada está cada vez más cerca; pero antes, vamos a ofreceros un avance de lo que nos espera en la recta final de 2018 con Kingdom Hearts III.

Los mundos de Monstruos S.A., Toy Story, Enredados y Big Hero 6 son los más que confirmados para esta nueva entrega, junto con el Coliseo del Olimpo de Hércules; pero no son los lugares a visitar lo que ha protagonizado la última oleada de novedades del Action RPG de Square Enix, sino la profundización en sus mecánicas de juego.

El argumento de esta entrega sigue teniendo muchísimos cabos sueltos y augura que sigan estando en el aire hasta que llegue a las tiendas y, probablemente, incluso después de que muchos por fin vean los créditos desfilar por la pantalla. Tetsuya Nomura ya ha asegurado que el desenlace de Kingdom Hearts III va a ser un duro trago para los jugadores, como también adelantó que sería el cierre a la historia de Xehanort, el villano que ha estado moviendo los hilos a lo largo de todos los juegos disfrutados hasta ahora.

Hay pistas sobre lo que puede suceder, como la aparición de Vanitas en uno de los últimos tráilers del videojuego; pero todo lo demás son hilos que solo Nomura y su equipo saben cómo enlazar para terminar de tejer este telar que ha estado realizándose durante cerca de dos décadas. Conclusiva o no, esta historia viene para pegar fuerte y resolver muchas cuestiones, aunque algo nos dice que también va a lanzar otras al aire para volver a mantener en vilo a quienes la siguen. Es algo que siempre ha gustado en la saga, y tiene papeletas más que de sobra para ocurrir en esta “conclusión”.

El gran meollo de la información vertida en los últimos días viene, como ya indicábamos antes, cuando miramos a las mecánicas de juego. El manejo de Sora parte de un movimiento que se muestra como la evolución lógica de lo visto en KH II, pero que incorpora elementos de varias de las entregas que han estado llegando durante todos estos años. Quizá el punto más destacable sea el cambio de Llave Espada “en el aire”. Esto es, el jugador puede cambiar entre armas en mitad de una combinación de golpes y pasar de usar la típica espada a unos yo-yos o incluso a un gigantesco mazo.

En cuanto a la movilidad, el protagonista (único confirmado como manejable… por el momento) se mantiene tan ágil como siempre, aunque goza de una mayor interactividad con los entornos. Fragmentos vistos sobre el combate contra el Titán en el Coliseo del Olimpo de Hércules lo muestran corriendo por paredes de forma similar a lo visto en los compases finales de Kingdom Hearts II, con la diferencia de que aquí es una mecánica integrada de forma completamente natural y siempre presente (indicada con una capa brillante en paredes donde se puede hacer); pero no se limitan a eso las novedades vistas, aprovechar elementos es otra de las cosas con las que enriquecer el sistema de combate y dotarlo de una mayor variedad. Tan solo hay que ver esas secciones en las que Sora pilota un mecha de juguete para acabar con sus enemigos a disparos y puñetazos.

Las invocaciones con personajes icónicos de Disney también vuelven, como se ha podido ver con Ariel, de La Sirenita; o Ralph, de Rompe Ralph. Aunque se han incorporado otras diferentes, basadas en las atracciones de los parques temáticos de Disney. Los giros de las tazas de Disney Land o incluso su tren de colores son algunos de los confirmados, siendo este último uno clave para vencer al titán que pretende destruir al Olimpo en el mundo de Hércules. Todo esto, sumado al uso de magias y los eternos combos en su sentido más tradicional, son los elementos que conformarán la jugabilidad de Kingdom Hearts III, junto con un Donald que esperamos se convierta en algo más eficaz y otras tantas sorpresas que Nomura y los suyos seguramente tengan guardadas.

Hablar del apartado técnico es algo que se pierde por completo cuando ojeas una imagen o cualquiera de los vídeos que están plagando las redes. Kingdom Hearts III está sabiendo plasmar de forma totalmente fiel los conceptos y elementos de cada uno de los mundos en los que se ubica. Ojeando el Caja de Juguetes de Toy Story o el Coliseo de Hércules se ve hasta qué punto se ha mimado el apartado técnico y respetado los conceptos originales de Disney y, en el caso de los juguetes, de Pixar.

Sin haberse concretado cifras finales sobre tasas de fotogramas en las plataformas actuales, la única confirmación que ha llegado por el momento es que KH III funcionará a 60 fotogramas por segundo en Xbox One X. La consola de Microsoft es la que, por ahora, se lleva la corona en este apartado, aunque la calidad visual no parece ser algo por lo que haya preocuparse en todas las versiones de este juego. No solo por los mundos, sino también por unos personajes que llegan más definidos que nunca y, esperamos, tan bien animados como acostumbra Square Enix a la hora de tratar a esta franquicia.

Los festivales de luces, los miles de partículas inundando la pantalla con los golpes, con las magias y con las invocaciones, además de las peleas contra enemigos que no caben en pantalla van a volver. Solo hemos visto pequeños atisbos de ello, pero son más que suficientes para vaticinar lo que está por venir, esperemos, en los primeros meses del último trimestre de 2018. Las ganas por volver a manejar a Sora y, por fin, en una historia completamente nueva, son demasiadas.

Está siendo mucho tiempo de espera y el listón está más que alto, pero el mimo que Square Enix está llevando al desarrollo de Kingdom Hearts III no hace más que traer buenos augurios sobre lo que se avecina a los que siempre han deseado coger una Llave Espada y acabar con hordas de Sincorazones. La información no hace más que llegar con cuentagotas, pero cada una de ellas es de un sabor que se queda en el paladar durante mucho tiempo y adelanta un buen atracón.

La tercera entrega numerada de esta saga mira hacia atrás, recoge elementos y mecánicas de todos y cada uno de sus predecesores y los aúna para destilar lo mejor de todos en un juego que ya refleja una solidez jugable digna de mención. Tenemos razones más que suficientes para tener los cinco sentidos volcados en ese anuncio de fecha que se dará en junio, como también una paciencia casi infinita por todo lo que hemos esperado. Nomura tiene la última palabra, aunque no hay miedo, porque aspira a ser impecable.


 

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.

Publicaciones relacionadas

Cerrar