La apuesta narrativa de Bandai Namco: Man of Medan, Twin Mirror y 11-11: Memories Retold

La apuesta narrativa de Bandai Namco: Man of Medan, Twin Mirror y 11-11: Memories Retold

El catálogo de videojuegos de Bandai Namco viene cargadito los próximos meses. Aunque Soul Calibur VI está acaparando todas las miradas, en pasados eventos como la Gamescom 2018 conocimos algunos títulos que despiertan el interés de los jugadores. Entre ellos destaca The Dark Pictures: Man of Medan, cuyo tráiler nos dejó helados.

Más tarde se confirmaba que se trataba de lo nuevo de los creadores de Until Dawn y que sería el sucesor espiritual del survival horror. Hemos podido probar la demo y pese a su brevedad, la experiencia es muy intensa. Un grupo de jóvenes se va de excursión en barco, pero algo ocurre entre medias, algo que no vemos en la demo, porque la escena inmediatamente posterior muestra a nuestra protagonista, una joven llamada Fliss, caminando a punta de pistola por el interior de un barco abandonado.

No conocemos a quien nos empuja a avanzar por este amasijo de acero de la Segunda Guerra Mundial. Por el camino encontramos entre esqueletos amontonados objetos que nos dan información, incluso un cuchillo aunque no tuvimos opción de utilizarlo. En ese momento nos surge la duda de si esta historia narrativa nos llevará por un camino ya trazado o tendremos algo de libertad para utilizar objetos cuando creamos oportuno. La lúgubre atmósfera contribuye a la continua sensación de desasosiego y sobre todo de que estamos siendo vigilados.

Pero el enemigo parece ser paranormal. Seres que surgen de las profundidades, muertos vivientes que nos acechan y terminan atacándonos. En ese momento aparecen Quick Time Event para conseguir librarnos de sus garras a base de presionar un botón. Las conversaciones lo van a ser todo en esta aventura y el destino de los personajes estará en nuestras manos. Sin duda, esta experiencia interactiva toma mucho de los anteriores títulos de Supermasive Games con un montaje más cinematográfico con la cámara fija que no prescindirá de jump scares, un recurso muy utilizado en las películas de terror. Es decir, Man of Medan solos nos enseñará lo que quiere que veamos. Y todo ello con una sola intención: mantenernos en tensión durante todo el videojuego.

Otra apuesta narrativa que nos sorprendió muy gratamente fue 11-11: Memories Retold. Lo primero que llama la atención es el apartado artístico. El juego tiene una estética que nos recuerda al impresionismo con formas poco definidas. Todo parece indicar que la aventura acompañará a este estilo con una historia de corte más romántico, y no en el sentido más estricto de la palabra.

Harry (interpretado por el actor Elijah Wood) es un joven fotógrafo, enamorado de Julia. Es el año 1916 y la Primera Guerra Mundial está devastando Europa. Harry abandona Canadá para alistarse y unirse al frente aliado con un propósito más noble de lo que supone un conflicto bélico. Quiere documentar con sus fotografías lo que está ocurriendo en la Gran Guerra.

Ese mismo día, otro protagonista que también controlaremos, toma una difícil decisión. Kurt es ingeniero en una fábrica alemana, pero está preocupado porque no recibe noticias de la unidad de infantería de la que forma parte su hijo Max. Así que decide alistarse para encontrarle. De forma paralela, el juego nos muestra estas dos historias, dos relatos que tienen mucho más en común de lo que puede parecer en un primer momento.

Tras hacer varias acciones en los escenarios lejos del conflicto para ponernos en situación, el juego nos sitúa en las trincheras un 9 de abril de 1917. El sonido y la estética difuminada de los escenarios nos producen sensaciones únicas, mientras que la voz en off permite conocer los pensamientos de alguien que está viviendo una guerra en primera persona. Al fin y al cabo la guerra no tiene rostro, pero sí muchas historias que se quedaron en el campo de batalla. Cada protagonista con sus circunstancias terminan coincidiendo, uno cae enfrente del otro y Kurt le está apuntando. El jugador decide si dispara o no en esta demo, pero también es el único que sabe que Harry y Kurt tienen más en común que diferencias. Bueno, el jugador y un gato que también controlamos y poco más podemos decir de él. Solo podemos decir para finalizar que nos hemos quedado con ganas de seguir jugando, conociendo la historia de estos personajes y que será una historia narrativa cargada de emoción.

Por último, tenemos que hablar también de Twin Mirror. Lo nuevo de Dontnod Entertainment vuelve a la aventura episódica con un inquietante título que tiene mucho de Life is Strange o esa fue nuestra primera impresión con la demo que jugamos. Con esta nueva IP, Dontnod propone un viaje a la mente de Sam, un periodista que despierta en un hotel muy confuso. No recuerda nada de lo ocurrido la noche anterior, pero su camisa está ensangrentada en el baño.

¿Qué ha ocurrido? ¿Qué hice anoche? ¿Por qué la camisa está ensangrentada? Sam tiene que encontrar las respuestas a estas preguntas en su cabeza y para ello tiene que “hacer un viaje” a otro plano astral. Solo de ese modo logrará descubrir qué le está pasando. El juego está inmerso en un halo de misterio, del que no hemos podido sacar muchas conclusiones sobre su continuidad más allá de estos minutos de prueba. Despertamos en la cama en vista de tercera persona y al intentar ir al baño, Sam tiene una visión: nuestro otro yo quiere evitar que entremos. Con conversaciones nos deshacemos de él y seguimos nuestro camino.

La camisa está ahí, ensangrentada, y comprobamos que no estamos heridos. Es el momento de reconstruir la escena para comprender qué ha ocurrido. Así que Sam viaja al palacio de los recuerdos, un espacio en su mente que le ayudará a resolver este asunto. En un plano podremos encontrar pistas, mientras que en el otro pondremos todo en común y recrearemos paso a paso nuestras acciones. Finalmente, Sam consigue reconstruir lo ocurrido, pero necesita más respuestas.

Twin Mirror quiere que el jugador se asome al abismo a través de los ojos de un personaje inquietante y posiblemente con algún trastorno, tras ver sus alucinaciones. Un thriller psicológico del que aún hemos visto muy poco, pero parece mantener el misterio y la tensión entre dos planos: el real y el ficticio.

Raquel Morales

Periodista. No puedo dejar NADA sin explorar. Me adiestré con Lara Croft en el templo de Karnak mientras buscaba el cubo horádrico entre vacas. Camino de Grand Line.

Publicaciones relacionadas

Cerrar