Exprimiendo la bestia de Sony

6145

Ya va quedando menos para que la nueva PlayStation Vita esté finalmente en nuestras manos. ¿Y qué tendrá de especial esta potente portátil? Pues nosotros no hemos visto mejor forma de entenderlo que con uno de sus primeros lanzamientos, Little Deviants.

Pues sí, Little Deviants será muchas cosas, pero sobre todo una clara y precisa demostración de cómo se las gastará la máquina. ¿Por qué? Pues porque partiendo de un desenfadado y loco concepto, aprovechará al máximo todas sus posibilidades, aquellas que prometen hacer de PS Vita mucho más que una portátil convencional. Para ello Sony y el estudio BigBig están llevando a cabo una fiesta a la que, cómo no, todos estamos invitados. Descubrámosla…

Una fiesta diferente

Little Deviants será, para hacernos una idea, un típico juego “party” en el que tendremos que disfrutar de una buena variedad de minijuegos, treinta para ser exactos. Todos destacarán por su frescura y desenfado y, de una forma u otra, aprovecharán las características de PlayStation Vita. Pero lo primero de todo será conocer a los protagonistas del juego, los Deviants, unas criaturas a medio camino entre los Rabbids de Ubisoft y los viejos gogos de nuestra infancia que pondrán una pincelada de sentido del humor y colorido al lanzamiento.

El primero de los minijuegos del título hará uso de la prometedora realidad aumentada de la consola. En él tendremos que enfrentarnos a delirantes enemigos que irán surgiendo “a nuestro alrededor”, como si de una invasión del mundo real se tratara. Básicamente se tratará de un juego de disparos sencillo y adictivo, pero que además tendrá sus alicientes, como poder observar nuestro arma al más puro estilo Doom.

Otra de las pruebas del juego recordará un tanto al clásico de ocho bits Marble Madness, solo que adaptado a los tiempos actuales. En el juego uno de los Deviants se convertirá en bola, y nosotros tendremos que guiarle por variados escenarios. Pero lo simpático será cómo hacerlo, ya que tendremos que ir alterando el terreno con ayuda del panel trasero táctil de Vita. Aunque la idea pueda parecer muy básica en principio, en realidad resultará muy divertida y adictiva.

De hecho las posibilidades táctiles de la consola supondrán uno de los mayores alicientes del juego. Por ejemplo, podremos jugar en un particular ring de boxeo en el que tendremos que romper cosas, para ello impulsaremos a los Deviants con las propias cuerdas del cuadrilátero, de manera sencilla y adictiva.

En la variedad está el gusto

En realidad Little Deviants será una aventura sencilla, muy apta para todo tipo de usuarios. Pero eso no querrá decir, ni mucho menos, que se trata de una simple demostración de cómo aprovechar el hardware de la máquina y poco más. Para nada. Sus minijuegos resultarán divertidos, variados y poco o nada tendrán que envidiar a los títulos de este tipo que ya hemos disfrutado en Wii, Nintendo DS o Kinect.

Además de los minijuegos ya citados, también tendremos muchos más, que utilizarán también el sensor de movimiento de la portátil, el micrófono o sus cámaras de foto. Todo esto hará que el juego resulta no solamente divertido, sino también idóneo para aprender a descubrir cuánto puede dar de sí Vita.

Visualmente, no será ningún portento técnico, pero tampoco lo necesitará. En ese campo serán otros lanzamientos, como Uncharted Golden Abyss o Resistance Burning Skies, los que tendrán que mostrar qué puede hacer la consola. En este caso nos encontraremos con unos gráficos tipo Rabbids, que destacarán por su variedad, colorido y simpáticas animaciones.

Y, por supuesto, Little Deviants no aprovecharía como Dios manda el potencial de PS Vita si no tuviera opciones online. Las tendrá, y bastante interesantes, por lo que hemos visto hasta la fecha. En cualquier momento podremos competir en los simpáticos minijuegos con cualquier otro usuario, ver y compartir nuestras máximas puntuaciones e incluso comunicarnos con la gente mientras jugamos.

Primera impresión. Aunque a priori Little Deviants no vaya a dar tanto de qué hablar como otros pesos pesados anunciados para Vita, estamos seguros de que se va a hacer un lugar privilegiado en nuestras estanterías. Su colección de minijuegos aprovechará a tope el poderío de la máquina y, lo que es más importante, serán muy divertidos. Además, su naturaleza lo convertirá en un juego “muy portátil”, de esos que resultan perfectos para echarse unas partidas rápidas en el metro o en el autobús. Llegará a las tiendas casi a la vez que la consola, el próximo mes de febrero.

Publicaciones relacionadas

Cerrar