Un barco de pesadilla

Little Nightmares es un juego en el que nos enfrentaremos a nuestros miedos de la infancia enfundados en una chubasquero amarillo.

13500

Hace unos meses Bandai Namco anunció la distribución de una oscura e interesante propuesta indie desarrollada por un pequeño estudio, Tarsier Studios, que había decidido ahondar en lo más profundo de las pesadillas de nuestra niñez para poder crear un título que nos pusiera la piel de gallina a la vez que nos hacía disfrutar cada segundo jugado. Esta idea ya había sido bocetada hace más de un año por el propio estudio, y bautizada con el nombre de Hunger, pero con el tiempo el germen y su nombre fueron evolucionando hasta lo que hoy conocemos como Little Nightmares.

Desde hace unos años, y culminando con aventuras tales como Unravel o Inside, los estudios indie están explorando un terreno similar que parece estar dando unos frutos muy bienvenidos. Estos juegos, con estéticas muy marcadas, jugabilidad sencilla e historias sencillas pero envolvente se están haciendo un hueco más que merecido entre los gigantes que son los triple A. Y Little Nightmares va por este mismo camino que los anteriormente mencionados, entre otros.



Little Nightmares es un juego que encandila y atrapa desde el primer segundo en el que le prestas atención. No tiene una historia muy rebuscada, al menos por lo que hemos podido ver con trailers y gameplays, y sin embargo, la atmósfera que envuelve al título provoca que llame inevitablemente la atención. Se podría perfectamente definir como una aventura en la que necesitarás hacer uso del sigilo en múltiples ocasiones, y en la que la superación de rompecabezas, en ocasiones lúgubres y extraños, será vital para poder proseguir. Como decíamos antes, Tarsier Studios ha querido jugar con los miedos de la infancia, esos miedos primarios que nos hacían creer que había un monstruo debajo de la cama o que la oscuridad albergaba mil horrores. Esos miedos, que los creemos ya superados, toman protagonismo en Little Nightmares. Pero esta vez no tenemos a un adulto que nos ayude a superar esos temores y pesadillas. Esta vez no podemos huir de ellos. Esta vez tenemos que enfrentarnos a nuestros propios miedos a través de una niña llamada Six, que viste un llamativo chubasquero amarillo que recuerda mucho a Coraline.

Six está atrapada en un enorme y espeluznante navío conocido como Las Fauces. Habitado por almas corruptas, este barco aparece año tras año en la misma época con la intención de capturar a todo ser vivo que se cruza en su camino, para así dar de comer a las terribles almas que deambulan por él. Nuestra protagonista, Six, queda atrapada en el buque y, lejos de darse por vencida, luchará con uñas y dientes para poder salir de ese infierno con vida.



Partimos de la idea y el hecho de que estamos atrapados en un ambiente completamente hostil. No sabes lo que te vas a encontrar tras esa puerta cerrada, y la decoración de ciertas habitaciones no es motivo para calmarse, sino más bien lo contrario. Little Nightmares ofrece un mundo realmente opresivo pero extrañamente bello en el que se pueden conjugar todos y cada uno de los miedos que de pequeños no nos dejaban dormir.

Six deberá ir avanzando de habitación en habitación resolviendo rompecabezas, escondiéndose cuando hay peligro y evitando que las monstruosas criaturas que habitan el barco la atrapen. Cada rincón puede ser un peligro, cada trozo de oscuridad puede albergar un horror indescriptible. Nosotros solo dispondremos de un mechero para ahuyentar las sombras (y a esas criaturillas que parecen setas) y nuestro ingenio para ser capaces de salir con vida de este infierno.



El juego está hecho para sentir tensión de principio a fin. No podrás evitar agarrar el mando con fuerza y contener la respiración, cuando el horripilante cocinero se percate de tu presencia y te persiga profiriendo gritos aterradores. Tampoco podrás evitar asustarte cuando la propia sombra de Six se mueva contra una pared, ante la luz del mechero, y creas que es otra amenaza que intenta devorarte vivo.

Incluso la sutil música que te acompaña en esta aventura provoca que todo lo que vives dentro de ese barco maldito se magnifique. Desde dulces nanas hasta graves notas que denotan peligro, la música envolverá el ambiente y hará que sea incluso más surrealista. El título parece sacado de un cuento infantil de estética macabra, en el que el detalle de unos juguetes esparcidos por una habitación no pasa desapercibido y te provoca un escalofrío involuntario.

 




Little Nightmares es un título que tiene todos los ingredientes para no pasar desapercibido bajo ningún concepto. Dosis de suspense, terror, opresión o misterio hacen que sigas queriendo jugar a la vez que tus sentidos te gritan que apagues la consola. Parece una hermosa y escalofriante inyección de adrenalina, y podremos tomarla en primavera de 2017

 


Juegos Relacionados

Si te gusta juega a…

Te puede interesar…











Inside

Unravel






















Es un título con una atmósfera completamente envolvente que te atrapará sin remedio



Juan Montes

Comunicador y apasionado de los videojuegos de aventuras, rol y plataformas. Crecí junto a un marsupial y blandiendo la llave espada; ahora acompaño a cazarrecompensas, asaltatumbas y luciérnagas con la misma pasión.

Publicaciones relacionadas

Cerrar