El resurgir de la leyenda

9489

Max Rockatansky vuelve a ponerse detrás del volante para regresar años después de su pasada gloria. Ligado al retorno de Mad Max a los cines en este presente 2015, los chicos de Avalanche Studios pretenden dar su ración de locura a todos los amantes del mundo del videojuego que ya hayan acompañado a Max alguna vez por el yermo, o que en cambio se unan de nuevas a su alocado mundo.

El presente año ha sido el elegido para que Mad Max vuelva a dar el salto a la gran pantalla después de varias décadas de viejas añoranzas y una serie de videojuegos que nunca consiguieron estar a la altura. El director de la trilogía original, George Miller, no solamente será el encargado de dar vida a esta precuela, sino que más allá de eso se ha aliado con los chicos de Avalanche Studios (creadores de la franquicia Just Cause) para dar paso a Max por las consolas de nueva generación.

Con los videojuegos de mundo abierto cada vez más en alza, y unos expertos en este tipo de género como son los chicos de Avalanche Studios, no es nada descabellada la decisión del estudio por enfocar el videojuego hacia este popular género. ¿Podría el universo de Mad Max ajustarse a otro estilo de juego que no fuese el de un sandbox? Podría. Pero como todo buen fan del universo creado por Miller en los 80 sabe, la conducción es un género que también se ajusta enormemente bien al concepto de lo que Mad Max podría ofrecernos con su retorno al videojuego.

Desde Avalanche Studios son bien conscientes de ello, y con las directrices y tutela del propio Miller, se encuentran desarrollando un videojuego que presenta al jugador ante este futuro postapocalíptico de mundo abierto, bebiendo en gran medida del género de conducción.

Ha pasado ya bastante tiempo desde que Mad Max fuese anunciado en el pasado E3 de 2013, y su desarrollo ha ido atravesando fases bastante herméticas desde su anuncio, con escasas novedades al respecto y un equipo sumido en el silencio. Recientemente el equipo salía de su mutismo y nos daba una idea más clara de lo que podremos encontrarnos dentro del título.

Tratándose de un universo como el que nos ocupa, en Mad Max existirá un fuerte componente de supervivencia, donde deberemos recorrer las vastas llanuras del yermo completando las diferentes tareas que sus habitantes tienen para ofrecernos. En él, encontraremos una gran cantidad de NPCs que necesitan de nuestros servicios y que a cambio, nos obsequiarán con diferentes recursos y objetos que necesitaremos para hacer de nuestra supervivencia algo más llevadero o incluso que nos permita mejorar nuestro equipamiento.

Y es que nuestro bólido, el Magnum Opus, será nuestra principal herramienta de trabajo a la hora de ganarnos la vida en el yermo. Para asegurarnos la supervivencia, deberemos contar con un vehículo que pueda hacer frente a las inclemencias de un mundo tan cruel como es en el que vive Max, por lo que la personalización será un elemento clave a la hora de encarar las diferentes misiones. El encargado de modificar nuestro vehículo será Chum, un mecánico que tendrá diferentes funciones: se ocupará de mejorar nuestro arsenal (a cambio, por supuesto, de los recursos y favores pertinentes), hacer de nuestro vehículo una auténtica máquina de matar, o incluso hacer las veces de GPS y mostrarnos localizaciones de interés en algunas de las misiones en las que nos acompañe.



Toda esta maquinaria de guerra sobre ruedas necesitará de combustible para funcionar, un bien preciado en todo el yermo y que nos permitirá seguir conduciendo nuestro vehículo , además de permitirnos usarlo como arma incendiaria para las situaciones más desesperadas. Como habréis podido imaginar, en Mad Max nos pasaremos gran parte del tiempo conduciendo, por lo que su correcta administración será un punto a tener en cuenta.

Aunque no todo queda ahí, y es que el yermo además de ser un lugar despiadado por sus amenazadores volcanes y demás peligros, contará con la presencia de manadas de salvajes y supervivientes que ya han perdido todo rastro de civilización y nos pondrán las cosas muy difíciles. Para eliminarlos, no solamente podremos hacer uso de nuestro bólido. Y es que en muchas ocasiones deberemos abandonarlo para abordar a pie, diferentes fortalezas y edificaciones en las que se encuentran atrincherados. Junto con la conducción y la ambientación sandbox, Max adoptará un papel que le lleve a abordar situaciones en las que el mejor aliado puede ser el sigilo, o incluso la acción en tercera persona más clásica.



Existe incluso una modalidad especial llamada Opus Wars en la que la personalización de nuestro vehículo tendrá gran importancia, pero dada la falta de componente multijugador del título, todavía se trata de un elemento al que rodea un gran misterio. Deberemos esperar un poco más para saber otros detalles al respecto, pero todo parece indicar que será el Magnum Opus (y sus diferentes modificaciones) quién se llevará el mayor protagonismo de esta modalidad.

Gráficamente el título ha mejorado mucho con respecto a lo que se mostró en el E3 de hace 2 años, y los chicos de Avalanche Studios reconocen sentirse “orgullosos de su apartado visual”. Ya han declarado que Mad Max se trata de un producto inviable en las consolas de antigua generación, y que en el juego seremos capaces tanto de ver y oír diferentes explosiones y eventos hasta a dos kilómetros de distancia.

Parece ser que pese al hermético desarrollo que está rodeando a Mad Max, se encuentra una producción que avanza en el buen camino y que cada vez tiene más papeletas de convertirse en un título muy interesante. Hasta entonces, no nos quedará más remedio que esperar al 4 de septiembre del presente año, fecha en la que saldremos de dudas con el regreso de Max Rockatansky a la escena del videojuego, y concretamente a PC, Xbox One y PlayStation 4.

Adrián López



Impresiones: Parece que el regreso de Mad Max viene pisando fuerte, incluso con un Avalanche Studios que ha mantenido el proyecto en la sombra durante los últimos meses. Mad Max promete tocar géneros como el sandbox, la conducción, supervivencia y acción en tercera persona. Lo cierto es que cuenta con los ingredientes necesarios para convertirse en una producción muy atractiva, y por lo que hemos podido conocer hasta la fecha, el proyecto se encuentra en muy buenas manos.

Si te ha gustado te gustará:

No te quedes sólo en el juego:

  • Mad Max (película 1979)

Publicaciones relacionadas

Cerrar