El Wii U GamePad se une a la fiesta

La primera entrega de la saga que da el salto a Wii U viene cargada de novedades, entre las que se encuentra el uso del GamePad en el modo Bowser Party.

Con su lanzamiento al mercado preparado para principios de 2015, Nintendo ya nos ha dejado probar Mario Party 10, una nueva entrega que se estrena en la plataforma de sobremesa Wii U y que luce genial en HD, sin olvidar las grandes dosis de diversión que nos proporcionará con sus múltiples y variados minijuegos. Así pues, coged vuestros wiimotes y vuestro Wii U GamePad, llamad a 4 amigos y/o familiares y que empiece la fiesta, ¡puesto que esta entrega permite disfrutad hasta a 5 jugadores a la vez!

Nos encontramos ante una nueva entrega de la prolífica saga exclusiva de Nintendo que saca el máximo jugo a sus héroes, villanos y escenarios del universo de Mario. En un título que aboga por continuar la línea establecida en la anterior entrega, pero sumándole las imprescindibles novedades y pulidos a los fallos. Así, nos adentramos en un juego que, junto a los clásicos minijuegos de hasta 4 jugadores y a los conocidos tableros, añade como principal novedad y atractivo la presentación del denominado Bowser Party. Este nuevo modo de juego incorpora a un quinto jugador al plantel de personajes ofrecido por el título, es decir, que Bowser se une a Mario, Luigi, la princesa Peach y Wario como personajes manejables por los usuarios, en un principio. El jugador que maneje a Bowser deberá torpedear los avances y objetivos de los otros cuatro personajes en todos los juegos en los que esté presente.

En el sistema de juego de Bowser Party, los jugadores que manejen a Mario, Peach, Luigi y Wario maniobrarán con los mandos wiimotes de forma horizontal, mientras que el jugador que controle al rey de los Koopa hará uso del Wii U GamePad y exprimirá su control táctil, ya sea con el dedo o con el lápiz, además de utilizar el resto de botones del mando. El villano será más grande que el resto de personajes, estará situado fuera del escenario y se encargará de interactuar de forma diferente a los otros personajes. Es decir, el uso de GamePad para la modalidad para cinco jugadores sacará el máximo provecho al sistema de modo de juego asimétrico, puesto que la actividad que realizaremos con Bowser será totalmente independiente y diferente a cómo deberemos actuar cuando manejemos a los otros cuatro personajes protagonistas.

En los juegos que pudimos probar, Bowser debía acabar con los héroes de distintas formas, donde ganaba el jugador que más evitara las acometidas del veterano villano de las aventuras de Mario. Por supuesto, aquí no sólo afecta el minijuego elegido, sino la configuración a la hora de elegir los personajes, debido a que el usuario que maneje a Bowser puede ir a por todos los rivales o bien ensañarse con uno o varios, por lo que las posibilidades de diversión, piques entre amigos y familiares es superior a las otras entregas donde primaba el colaborar entre sí. Por tanto, aquí habrá que velar por uno mismo y evitar ser el objetivo principal del jugador que mueva los hilos con Bowser.

En cuanto a la forma de juego, ésta brilla por su sencillez, ya que una vez que nos enteremos de cómo va el minijuego, ya será todo a base de maña y suerte a la hora de controlar nuestro personaje (ya sea en un bando o en el otro). De esta forma, mientras los jugadores manejan el wiimote colocado de forma horizontal, el quinto jugador controlará al rey de los Koopa a través del GamePad y su pantalla táctil, donde esto último será vital para la mayoría de minijuegos.

En la demo tuvimos ocasión de probar diferentes juegos, entre los que se encontraba uno que consistía en un escenario cuadrado que estaba rodeado de lava. De frente vemos al enemigo de Mario que será enorme y que nos lanzará bolas de fuego haciendo uso de su ígneo aliento. Así pues, los jugadores deberán esquivar las bolas incandescentes que el jugador que maneja al malo lanzará a través de la pantalla táctil y su misión será acertar a los personajes con los proyectiles. La tarea de los demás será correr por el escenario esquivando los proyectiles lanzados con mala (y ardiente) baba.

El siguiente minijuego nos situará dentro de una rueda giratoria como si fuéramos hámsteres. Mario, Peach y compañía deberán correr para que no les achicharre la barra de electricidad que tienen situada a la espalda. Pero en el caso de correr demasiado deprisa, chocarán de bruces con la que tienen situada delante. De esta forma, deberán correr con el equilibrio imprescindible para no chocar con una u otra barrera electrificada. Pero no será tan sencillo, ya que el quinto jugador entra en juego y será el que controle la rueda usando el lápiz o dedo en la pantalla táctil. Debido a esto, el jugador hará girar la rueda gigante al ritmo que desee, pero si deja de pulsar de repente la pantalla, éste se detendrá bruscamente y los jugadores que mantengan pulsado el botón de correr se chocarán con la barrera electrificada debido a la inercia. Por todo ello, la clave es estar pendientes de cuando pueda detener la rueda, mientras que Bowser deberá manejar con destreza e imprevisibilidad sus acometidas.

Respecto al minijuego que pudimos jugar a continuación, los cuatro héroes se encontrarán atrapados en un pinball gigante en el que Bowser manejará los gatillos. Las dos bolas con pinchos serán controladas por el quinto jugador, que las empleará para golpearlos con ellas. Por ello, habrá que moverse hacia donde creamos que no va a llegar la bola, pero será una tarea muy complicada. En relación al siguiente minijuego, los cuatro personajes deberán situarse en dos plataformas redondeadas, ya que sino caeremos al vacío. En esta ocasión, entrará en juego la suerte, la cual será más relevante que otros motivos, debido a que la intuición nos llevará a tener que elegir entre una u otra plataforma. ¿Por qué es tan importante elegir una? Porque Bowser irá cayendo con su descomunal trasero encima de una, y aplastará a todos lo que estén ahí en ese momento. La elección la plataforma en la que caer la tiene el quinto jugador, donde los otros sólo pueden moverse y rogar por ser el jugador menos aplastado, con el objetivo de declararse ganador de la ronda.

El último minijuego en el que interactúa Bowser que pudimos probar consiste en un cuadrilátero que se irá moviendo según las intenciones del usuario que controle a Bowser, así que el resto de jugadores deberán saltar por el escenario con el objetivo de no ser golpeados con las dos barras de fuego que el quinto jugador moverá a su libre albedrío por el limitado espacio. Una de las barras girará de manera horizontal de abajo a arriba o al revés, mientras que la otra se moverá de izquierda a derecha o viceversa de forma vertical. Ganará el jugador que más veces haya conseguido evitar las barras gracias a los saltos cuando finalice el tiempo estipulado.

Pero aún quedan mucho minijuegos por probar, tanto los que incorporan al quinto usuario como los que mantienen la formación tradicional de cuatro jugadores usando el wiimote o el clásico mando Pro (que será compatible). De esta forma, ya sabemos que habrá otros juegos, como aquél en el que deberemos lanzar bombas a una planta piraña gigante y que ganará el jugador que más bombas acierte contra la planta antes de que termine el tiempo. Habrá otro en el que los cuatro personajes se moverán por el escenario para ir recogiendo la fruta que aparezca en las 16 casillas en las que se dividirá el escenario, ganado la ronda el que más coja.

También habrá otro en el que nos situaremos en una plataforma de madera encima del agua y deberemos eliminar al mayor número de peces globo que atraviesen volando el escenario. Aquí, será vital situarnos en el lugar en el que vaya a aparecer el siguiente pez globo y darle un cabezazo a lo Santillana. Y, por último, otro donde deberemos evitar que un grupo de organizadas abejas nos piquen con sus aguijones, pero será imposible prever sus movimientos, así que habrá que ser ágiles y esquivar sus embestidas con diferentes movimientos.

Por todo ello, Nintendo nos presenta un título que intentará volver a conquistar al público a base de diversión en familia o con los amigos; como ya hiciera con las tres primeras entregas, las más aplaudidas de la saga. Para ello, el título mantiene la forma de juego presentada en la última entrega, a la que le añaden oportunas novedades, entre las que destaca la explotación del uso del Gamepad de Wii U o el hecho de que sea la primera entrega en HD, es decir, aporta mejores gráficos, texturas más cuidadas, escenarios más detallados, personajes más expresivos, etc. Por último, Nintendo ha asegurado que Mario Party 10 será compatible con las figuras de Amiibo, aunque todavía no se sabe de qué forma interactuarán y qué función nueva aportarán al título exclusivo de Wii U.

IMPRESIONES: Nintendo nos ofrece un título continuista pero con las suficientes novedades como para devolver a la saga a aquellos aficionados que se decepcionaron con las entregas Mario Party 8 y 9. Así, este lanzamiento nos promete numerosas horas de diversión con amigos y familiares, donde la inclusión de Bowser será un factor fundamental y que aportará momentos únicos y desternillantes a la saga. Eso sí, Nintendo a diferencia de otras compañías, sigue priorizando la diversión a los gráficos.

——————————————-

Juegos relacionados:


Si te gusta, te gustará:


No te quedes en el juego:

  • Party & Co, juego de mesa 


Eduardo Quintana

Publicaciones relacionadas

Cerrar