Espíritu de venganza

5939

Max Payne está de vuelta. El antaño atormentado ex policía de Rockstar se prepara para vivir su aventura más dura hasta la fecha. ¿Estás preparado para acompañarle a lo más profundo de sus pesadillas?

Han pasado siete años desde la última aventura de Max Payne, pero lo cierto es que muchos jugadores no le hemos olvidado. Y motivos no nos faltan. Este personaje, creado por Remedy (Alan Wake) allá por 2001, fue uno de los primeros en protagonizar un título adulto y complejo como pocos. No tanto por su desarrollo, que también innovó con mecánicas como el tiempo bala, como por su historia. Drogas, asesinatos, mujeres y venganzas fueron el pan nuestro de cada día en las dos aventuras de Max. Ahora el ex policía sigue su oscura historia. 

Tocando fondo
Es cierto que Remedy ya no participará en esta tercera parte de la serie, pero aún así Rockstar quiere mantener las raíces clásicas todo lo posible. Sin ir más lejos, la compañía no ha dudado en contactar con el estudio europeo antes de ponerse manos a la obra con el proyecto, para conocer sus opiniones de primera mano. Eso por un lado, por el otro volveremos a estar ante un clásico exponente de lo que se conoce como “cine negro”. Y es que Max Payne 3 nos presentará a un personaje aún más hundido que en las dos primeras entregas (que ya es decir). En esta ocasión Max será un adicto a los analgésicos (que tanto nos ayudaran a sobrevivir en su momento) y al alcohol, que se dedica con más pena que gloria a la seguridad privada. En concreto pasará a proteger a un pez gordo brasileño y su familia. Pero, como es habitual, las cosas no saldrán bien, y la esposa del jefe será secuestrada. Ese será el pistoletazo de salida que hará que Payne se embarque en una nueva historia de venganzas, salpicada de líos de todos los colores.

Pero al margen de su argumento, el título volverá a estar marcado por la acción más intensa. Como bien han señalado desde Rockstar, el juego está siendo desarrollado con la vista puesta en sus fans. ¿Qué significará esto? Pues que la fidelidad con los dos primeros títulos será absoluta. Volveremos a tener tiempo bala, niveles repletos de enemigos, distintas localizaciones urbanas (que irán desde Brasil hasta la ya conocida Nueva York), etc. Incluso el juego mantendrá la mecánica clásica con respecto a la vida: la recuperaremos mediante analgésicos, nada de rehabilitación instantánea a lo Halo.

Pero claro, los tiempos cambian, y los estilos también. Rockstar ya ha avisado de que el desarrollar títulos tan aclamados como GTA o Red Dead Redemption les ha influido considerablemente. No tanto en la forma de encarar la jugabilidad de este nuevo título, sino en lo concerniente a crear una atmósfera dura, violenta y conflictiva. Max Payne 3 será, más que nunca, un título sólo para adultos. Además, con el nuevo diseño de niveles (lineales aún, pero más complejos) se pretende resolver de un plumazo el principal problema que la saga venía arrastrando: la repetición constante de situaciones. En ese sentido estaremos ante una aventura mucho más variada que nunca.

Y también innovación encontraremos en los enemigos. Ya nos podemos ir olvidando de los mafiosos reiterativos que se lanzaban contra nosotros de forma descerebrada o permanecían sumisos escondidos siempre en la misma parte. En Max Payne 3 nos veremos las caras con mercenarios absolutamente impredecibles. Tanto que podemos asegurar que rara vez repetirán patrones de conducta. De hecho la inteligencia artificial es uno de los detalles que más están cuidando desde Rockstar.

Teniendo en cuenta todos estos atractivos aspectos, incluso los más mitómanos nos hemos tenido que rendir ante lo bien que pinta la nueva entrega de este veterana serie. Hasta el próximo mes de marzo no sabremos del todo cuál será el resultado final, pero da la impresión de que Rockstar está poniendo todo su talento -que no es poco-, en encontrar un equilibrio entre pasado, presente y futuro. Es un placer tener al bueno de Max de vuelta.

Publicaciones relacionadas

Cerrar