Soldados de honor

6314

Electronic Arts nos enseñó en sus oficinas a AlfaBetaJuega el nuevo Medal of Honor: Warfighter el título que quiere plantarle cara a Call of Duty: Black Ops II este año ofreciendo unas cuántas cosas que ahora os adelantamos para hacerlo diferente. ¿Podrá con el todopoderoso Call of Duty?

EA está de renovación. Dos de sus enormes sagas que pudimos ver en sus oficinas de Madrid van a sufrir un reinicio absoluto de sus cenizas: tanto Need for Speed Most Wanted como Medal of Honor quieren renovar la marca.

En el caso del segundo con más motivo aún, pues su última entrega en 2010 recibió nefastas críticas de la prensa especializada y un escaso apoyo por parte del público. Pero solo hace falta estar unos minutos con el juego para darnos cuenta de que en Warfighter se están haciendo las cosas mejor. Hablemos de las dos partes fundamentales del juego cada una en detalle y por separado.

Campaña

En la generación actual los shooter de este tipo están optando por descuidar cada vez más la historia de los juegos para centrarse única y exclusivamente en la faceta multijugador. Craso error, pues si no se cosigue comunidad el juego está avocado al fracaso.

Warfighter parece entender que si quiere llegar a los aficionados tiene que optar por vender un buen argumento. Y así de primeras lo tiene, más si reparamos en las espectaculares y larguísimas cinemáticas antes de entrar en acción que nos ponen en contexto de porqué esos soldados están realmente luchando.

No es solo es que el juego vaya a hacer mención a situaciones basadas muy de cerca en la realidad, como ese polémico atentado ambientado en Madrid o ataques terrositas con rehenes acontecidos en Panamá.

Es que ya no vale con tener un juego espectacular en el que matamos sin ton ni son. Si Warfighter quiere destacar tiene que apostar por el valor emocional de sus personajes, optando por hombres reales que luchan en conflictos reales hasta con ellos mismos. Y todo eso lo vemos antes de disparar un tiro y cuando lo hacemos tenemos justificación para ello.

Este género del shooter bélico ya apenas puede innovar en aspectos jugables ni en planteamiento de situaciones por lo que la apuesta está en el guión.

Por cierto, un detalle curioso: durante la misión que jugamos en la que hubo bastante variedad de situaciones como hacer uso de tecnología para fijar un objetivo o usar la metralleta de un helicóptero en una posición fija, descubrimos lo asombrosamente sencillo que a priori es dar un tiro en la cabeza. Tal vez es que estemos jugando demasiado a este tipo de juegos.

 


Multijugador

Evidentemente, Medal of Honor: Warfighter será todo un éxito si consigue que su comunidad de juego en línea sea extensa porque es lo que hará que la gente lo escoja para salir de la rutina de otros juegos del ramo, que son muchos.

Pudimos probar el modo Home Run y ver cuál es la apuesta así de primeras que tiene el título: jugar por escuadras. Un sistema muy divertido de parejas dentro de los equipos en los que siempre deberíamos estar medianamente cerca de nuestro compañero de escuadra, pues este es el único que nos puede pasar munición en caso de que nos hayamos vuelto un gatillo loco y más importante aún, es el único que puede curarnos. Este sentido del hermanamiento es muy interesante y evitará que el juego se vuelva una carrera por ver quien mata más veces y más rápido o como nos contó Greg Goodrich, productor del juego: “esto no es un uno contra el mundo como en Call of Duty”. La táctica va a ayudar mucho en Warfighter.

Por supuesto, también prima el frenetismo. Nos encontramos ante un modo de captura la bandera en el que se enfrentan dos equipos de cuatro divididos en dos escuadras. En 10 rondas iremos cambiando de defensa a ataque en favor de una bandera en mapas que parecen pequeños.

Los enfrentamientos son rápidos y las rondas cortas, pero os aseguramos que el modo es divertidísimo. Recuerda mucho al mítico Counter-Strike en planteamiento pero siendo Warfighter mucho más complejo.

El segundo aspecto fundamental de este juego aparte de las escuadras y el frenetismo son las clases: cada soldado tiene una nacionalidad y cada nacionalidad va equipada con unos tipos de armas y granadas diferentes, y tiene un poder especial o habilidad única que podemos usar de forma temporal y que con el tiempo se recarga. Una de las más útiles y divertidas era la de tener visión a través de las paredes para prever el movimiento de nuestros enemigos. Pero había más, como colocar un trípode a nuestro rifle de francotirador y mejorar sustancialmente la precisión, colocar un lanzagranadas a una ametralladora y cosas por el estilo.

Primera Impresión: Medal Of Honor Warfighter ha tomado buena nota de los errores cometidos en anteriores entregas y este año parece que va a dar en el clavo. No es ni tan revolucionario como para salirse de los esquemas del género y decepcionar a los fans del shooter en primera persona bélico pero tiene suficientes elementos diferenciadores para no convertirlo en un calco innecesario de Call of Duty.

—————————————————————————————————————————————————–

– Juegos relacionados

Battlefield 3

Saga Call of Duty

Counter Strike Global Offensive

– No te quedes solo en el juego

Una serie: Hermanos de sangre

Una canción: Crimen en la Renfe un 11 M de Último Aliento

Publicaciones relacionadas

Cerrar