Jugamos una demo extendida de MediEvil en Madrid Games Week

Luchamos contra el primer jefe del juego: el demonio de vidriera.

Sir Daniel Fortesque Siguiendo la estela de varios personajes icónicos de PlayStation, Sir Daniel Fortesque se levanta de entre los muertos para rescatar al pueblo de Gallowmere, controlado ahora por el malvado Zarok. Durante Madrid Games Week hemos tenido la oportunidad de probar una demo extendida del remake de MediEvil que llegará el 25 de octubre para PlayStation 4 totalmente renovado. Aunque afirmar esto último sería exagerado porque donde más se nota el trabajo es en el apartado gráfico. Sir Daniel sigue siendo un tanto torpe a la hora de moverse, pero le rodea un magnífico escenario mucho más realista que enfatiza la profundidad de los pasillos.

A diferencia de la demo que está disponible para todos los usuarios de PlayStation 4, jugamos durante una hora el remake y vimos cosas muy interesantes como el trabajo que han hecho con la iluminación. Volvemos a pasarnos el tutorial y el primer nivel hasta la Galería de Héroes que, como recordarás, es un lugar en el que hay que rendir tributo a distintos guerreros para conseguir nuevas armas y otros objetos. En este momento recogemos una ballesta cuyos proyectiles rebotan en las paredes y que nos vendrá muy bien en un enfrentamiento posterior. Los niveles siguientes son una reproducción casi exacta de lo que jugamos en nuestra primera PlayStation y las sensaciones son muy positivas.

El buen gusto por el detalle

En la colina del Cementerio nos encontramos el primer puzle de plataformas complejo, en el que hay que sortear piedras para llegar a la cima. No obstante, hay varias maneras de superar este camino. Previamente conseguimos un garrote que permitirá destruir estos grandes obstáculos antes de que nos aplasten o se puede minimizar el daño con el escudo en el momento del impacto. Como antaño, el juego no permite segundas oportunidades cuando te equivocas, así que tendrás que empezar el nivel si fallas. Nos encontramos un pequeño bug en el diseño de este nivel, llegando a coger un atajo casi sin darnos cuenta para hacernos con este nuevo arma. Eso sí, el remake mejora todos esos saltos que no llegaban a buen puerto ya fuera por la cámara o la poca fluidez del personaje.

Ahora, Sir Daniel Fortesque tiene movimientos más sincronizados y el atajo de botones para intercambiar las armas con triángulo lo hace mucho más intuitivo para las nuevas generaciones. ¡Lo que hubiéramos dado por tener esta función en su momento! Así que nos dirigimos al nivel más completo que hemos visto hasta ahora de este remake de MediEvil: el Mausoleo. Puzles, trampas y distintos combates nos esperan por sus estrechos pasillos. Entramos a este lugar lleno de no muertos donde se aprecia especialmente el uso de la luz a través de las vidrieras y una multitud de detalles que los gráficos de entonces no nos permitían ver. Por suerte, Sir Daniel Fortesque ha resucitado para conocer las texturas y partículas de los escenarios como en un momento donde se derrumba el suelo a nuestro paso. La cámara entonces se fija en la parte frontal mientras corremos hacia ella para poner a salvo nuestros huesos.

Esta escena es el mejor ejemplo de cómo el remake llega para mejorar lo que ya conocíamos, manteniendo toda la esencia del clásico. Esto quiere decir que los escudos siguen teniendo durabilidad, así como algunas armas como el garrote. Las de tiro tienen munición limitada que se puede comprar en algunas gárgolas mediante las monedas que recogemos. Pero lo mejor aún estaba por llegar. Íbamos a rememorar un combate contra el demonio de vidriera, un jefe formado por trozos de cristal cuya única debilidad es su corazón. Es un enemigo para estudiar sus patrones, mientras sorteamos sus ataques y hacerle daño a distancia en determinados momentos, ya que el cuerpo a cuerpo no funciona.

El regreso más acertado

Aquí terminaba la demo y no nos ha podido gustar más. Es posible que la cámara aún nos juegue una mala pasada en determinados momentos, pero este remake respeta completamente el juego original manteniendo todo lo que funcionaba y añadiendo otras cosas que lo hacen más dinámico como el atajo para cambiar de armas. El apartado gráfico de este título es la joya de la corona y por primera vez transmite toda la profundidad de los escenarios 3D que ya en aquella época se buscaba. Ahora es mucho más realista y es un gustazo perderse por los pasillos mientras encuentras las llaves para seguir avanzando. Lo que se ha pulido favorece enormemente a los puzles y algunos niveles más enrevesados que penalizaban el error.

Sir Daniel Fortesque

Las texturas toman la dimensión que merecen en escenarios llenos de detalles, los fluidos son líquidos y el fuego es llameante a diferencia del juego clásico. La iluminación es uno de los principales protagonistas de estos primeros niveles, un elemento que termina por redondear el lavado de cara. Por último, hay que destacar que el movimiento de Sir Daniel es más fluido, lo que favorece al combate, pero tampoco lo revoluciona. Es un trabajo totalmente fiel al juego de PlayStation y eso es motivo suficiente para celebrar con nostalgia el próximo 25 de octubre.

Raquel Morales

Periodista. No puedo dejar NADA sin explorar. Me adiestré con Lara Croft en el templo de Karnak mientras buscaba el cubo horádrico entre vacas. Camino de Grand Line.

Publicaciones relacionadas

Cerrar