Platinum Games ante su mayor reto

6158

Platinum Games, los autores de Bayonetta, serán finalmente los encargados de desarrollar la nueva entrega de esta conocidísima serie. Un renacimiento en toda regla que ha contado con no pocos problemas de producción.

Existen juegos cuyos desarrollos no son lo que se dice fáciles. Y, por desgracia, la mayoría de ellos terminan en inevitables decepciones o, en el mejor de los casos, juegos inferiores a lo que esperábamos en un principio. El caso de Metal Gear Rising podría parecer parecido, aunque no suceda así del todo. Desde que se anunciara allá por 2009 -durante el E3 de ese año, si no nos falla la memoria-, el proyecto ha ido padeciendo sensibles dificultades, hasta el punto de llegar a ser virtualmente cancelado. Algo que, en el momento de su anunció, parecía del todo imposible.

La primera vez que vimos Metal Gear Rising fue en un tráiler protagonizado por Raiden. Sería él quien se encargara de continuar con la serie tras los acontecimientos presentados en Metal Gear Solid 4 y, al parecer por primera vez en mucho tiempo, Hideo Kojima no iba a estar al frente del desarrollo del título. Dos cosas que, en principio, no tenían por qué resultar un problema. Pero resultaron un problema.

El concepto inicial del juego, basado en un desarrollo vertiginoso más orientado a la acción que de costumbre, frenéticos movimientos ninjas y, sobre todo, la posibilidad de cortar prácticamente todo (enemigos y escenarios incluidos) parecía muy atractivo cuando lo vimos por primera vez hará dos años. Atractivo, sí, pero también bastante difícil de ejecutar, vistos los resultados.

Durante bastante tiempo, Kojima Productions intentó sacar adelante un proyecto que, poco a poco, fue perdiendo presencia incomprensiblemente en las citas anuales del mundo de los videojuegos, hasta ir convirtiéndose en una interrogante de difícil solución. ¿Qué estaba pasando con Metal Gear Solid Rising? Sencillo: estaba al borde de la cancelación, hasta el punto que todo parece indicar que su futuro llegó a ser muy, pero que muy incierto.

Hasta ahora…

La llegada de Platinum Games

Es aquí donde entra otro estudio a tener en cuenta: Platinum Games. Este equipo, experto sin duda en crear juegos de acción a velocidades de vértigo, ha firmado lanzamientos de la talla de Vanquish, Bayonetta o MadWorld. Pues bien, son ellos quienes, a partir de ahora, se encargarán de llevar a buen puerto Metal Gear Rising, rebautizado como Revengeance, por sus nuevos responsables.

Para empezar, el juego cambiará todo lo visto hasta el momento. Borrón y cuenta nueva, como se suele decir. A diferencia de lo que se venía hablando anteriormente, el título dejará de estar entrelazado con los argumentos de entregas previas de la serie, y tampoco tendrá un desarrollo innovador donde la interacción tendrá un papel fundamental. No. Este nuevo Metal Gear Rising será un juego de acción, sí, pero de corte más tradicional. Su historia se ambientará después de Guns of The Patriots, y su estilo tendrá el indiscutible sello de calidad de Platinum Games. Lo cual también condicionará su jugabilidad, cómo no.

En cualquier caso, los viejos autores de clásicos como Okami no quieren engañar a nadie. Es cierto que el juego tendrá un nuevo enfoque, pero no lo es menos que querrán conservar parte de lo prometido en un principio, en concreto una contundencia nunca antes vista. En este futuro lanzamiento encontraremos sangre, mucha sangre, miembros amputados, efectos realmente gore y todo tipo de adornos brutales que harán de Revengeance el Metal Gear más duro que haya pasado por consola alguna.

Y es que desde Platinum Games no dejan de recordar lo que parece un aviso muy claro (y también un intento de tregua con los fans más acérrimos), “estamos ante un spin-off”. Vamos, que este juego no será una entrega más, ni tampoco, posiblemente, la encargada de decidir hacia dónde se dirigirá Metal Gear en el futuro. No, más bien una solución desesperada -aunque prometedora- para sacar adelante un proyecto que Kojima Productions no parecían capaces de terminar por ellos mismos. Pero claro, esto tendrá su precio…

Primera impresión. Lo accidentado de su desarrollo, la cantidad de cambios que ha sufrido desde que fuera anunciado en 2009 y, especialmente, la llegada al juego de Platinum Games, hacen que Metal Gear Rising sea un juego que haya despertado mucha curiosidad entre el público. Pero una curiosidad no siempre sana. ¿Estará finalmente el lanzamiento a la altura de su nombre? ¿Sabrán los autores de Bayonetta crear una aventura con carácter propio más allá de dotarla con su propio estilo de siempre? Generalmente los juegos que sufren mucho durante su periodo de elaboración lo terminan sufriendo, y mucho, pero esta vez es difícil adelantar acontecimientos. Metal Gear no es una saga cualquiera, ni Platinum Games una desarrolla de andar por casa. Las espadas están en alto, y nosotros expectantes por saber qué pasará. Os mantendremos informados.

Publicaciones relacionadas

Cerrar