Regreso a la rusia postnuclear

8682

El invierno del subsuelo ruso ha vuelto. Y qué mejor forma de combatir el calor actual que con este gélido juego que pronto verá la luz.

Seguro que muchos de vosotros recordáis Metro 2033, un shooter que podríamos calificar como atípico. A pesar de su jugabilidad algo encajonada, el juego de la difunta THQ tenía virtudes que muchas veces demandamos en un videojuego de acción: una historia adulta y bien llevada y una ambientación que sabía estar a la altura. 
 
Su secuela, que ya está cada vez más cerca, seguirá esta misma línea, si bien esta vez no se basará en ningún libro concreto. Por el contrario será una historia independiente, aunque basada en el universo literario y en sus mismos protagonistas. Al parecer el padre de la novela original, el autor ruso Dmitry Glukhovsky está colaborando en el guión.
 
 
En cualquier caso, será un título continuista, de eso no os quepa duda. Durante nuestras primeras experiencias con el juego nos ha parecido que en realidad seguíamos jugando a Metro 2033, hasta donde nos alcanza la memoria. Por ejemplo, volveremos a encontrar esa presentación angustiosa y claustrofóbica que ya conocimos en su momento.
 
Pero también habrá momentos en la superficie. Allí nos veremos las caras con viejos conocidos, como las criaturas con aspecto de bestia mutante que acecharán por todos los rincones, o esos molestos seres voladores que pondrán a prueba nuestra destreza con el arma. No sabemos por qué, pero es verdad que desde los tiempos de las cabezas de medusa de Castlevania, los enemigos aéreos siempre han sido un dolor de cabeza.
 
El planteamiento argumental volverá a tener gran peso en el juego. Cada facción en las que se divide el mundo post-apocalíptico del título tendrá sus propios intereses, aunque casi siempre contarán con uno en común: acabar con nosotros. En la piel de Artyom tendremos que hacer frente a uno de los ambientes más hostiles que recuerdan los ancianos jugones del lugar.
 
 
Como en casi todos los shooters actuales (no nos preguntéis por qué), los flashbacks seguirán siendo un recurso muy repetido, que intentarán dar más carga dramática a la existencia del pobre Artyom. 
 
La acción del juego también recordará a la del original. No será una aventura donde encontremos tantos enemigos como en otras, pero estos sí serán bastante durillos de pelar. Tendremos que aprovechar muy bien nuestras balas y ser pacientes. Por suerte contaremos con distintas opciones, como el andarnos con sigilo. 
 
 
 
Al igual que en Metro 2033, en Last Light los desarrolladores dejan al jugador elegir dónde se sienten más cómodos, si en tiroteos constantes o utilizando más la cabeza. Es decir, intentando aprovechar el descuido de los enemigos y atacándolos de manera más o menos invisible. Precisamente aquí era en uno de los puntos donde más aguas hacía el original: los malos no eran especialmente inteligentes, aunque sí testarudos. 
 
¿Habrá mejorado esta vez la inteligencia artificial? Por lo que hemos visto hasta ahora, parece que no demasiado. Pero aún es pronto para confirmarlo de manera categórica. Además, la mezcla de humanos y mutantes que nos irán saliendo al paso será atractiva, aunque la astucia brille por su ausencia. 
 
Más cosas recicladas de la primera parte: la máscara de gas. Será un elemento característico y de vital importancia en el título. Gracias a él podremos respirar en zonas contaminadas, por lo que siempre deberemos estar al tanto de en qué condiciones la tenemos. Iremos encontrando máscaras de enemigos por todas partes, por lo que tampoco será muy difícil disponer siempre de una más o menos nueva. Pero el hecho de saber que solo ellas nos separarán de la asfixia también aumentará de nuevo la presión en el jugador.
 
 
 
Igualmente habrá momentos en los que, para movernos con mayor rapidez por los túneles, podremos utilizar vagonetas y rudimentarios transportes por el estilo. 
 
Por el contrario, parece que el tiempo extra del que han dispuesto los programadores (más aún después de la desaparición de sus padrinos, THQ), sí lo han aprovechado estos para ofrecer un apartado gráfico más solvente. 
 
No es que el primero fuese malo, ni mucho menos, pero aquí encontraremos algo más de variedad en los escenarios, exteriores más amplios y un desarrollo menos lineal. Tampoco es que nos vayamos a encontrar ante un sandbox ni nada por el estilo, pero sí sentiremos que todo es ahora más generoso.
 
 
Primera impresión. Continuista, oscuro e intenso. Así será este shooter, bastante similar a la primera parte. Seguiremos encontrando un juego con una gran ambientación, una buena historia y donde sobrevivir no será sencillo. Si os gustó el primero, no le perdáis la pista. 
 
————————————————————————————————————————————-
 
Juegos relacionados
 
Metro 2033
 
No te quedes solo en el juego
 
Película: Metro 2033 de Dmitry Glukhovsky
 
Canción: Lighting Strike Twice de Iron Maiden

Publicaciones relacionadas

Cerrar