Impresiones de la demo de Moss – Un ratoncito duro de roer

La última edición de la Paris Games Week, celebrada hace algunas semanas en la capital francesa, nos sirvió para acercarnos a algunos de los proyectos de futuro de Sony. La compañía regresó al evento con su habitual conferencia para mostrar una serie de videojuegos tanto para PlayStation 4 como para el dispositivo de realidad virtual de la consola. Y es que, pese a lo que pueda parecer, el catálogo de PlayStation VR no deja de engrosarse con nuevos títulos cada mes.

Aunque los juegos triple A aún no son una constante en el caso de realidad virtual, Sony está apoyando a un sinfín de estudios que, en los próximos meses, seguirán poniendo a disposición de los usuarios juegos tan llamativos como Moss. Se trata de una propuesta independiente desarrollada por Polyarc que, desde la perspectiva de un simpático ratón, explorará el género de aventuras y plataformas de manera muy efectiva mediante PlayStation VR.

Su lanzamiento está previsto para el próximo 28 de febrero aunque, a través de un reciente pack de demos que ya puede descargarse gratuitamente en PlayStation Store, aquellos que lo deseen pueden aproximarse al juego a varios meses de su estreno oficial. Se trata de una primera toma de contacto que pone a nuestro alcance unos cuantos niveles y que, como comprobarás a continuación, nos ha dejado muy buenas sensaciones.

Desde los primeros compases de Moss nos percatamos de que la historia nos trasladará a un mundo de fantasía solo concebible en los cuentos. No en balde, la primera tarea del jugador es abrir el libro que tiene ante él para descubrir, mientras pasa las páginas, el universo en el que habita nuestro pequeño protagonista. Se trata de un ratón al que deberemos acompañar en su aventura mientras se enfrenta a desafíos de todo tipo.

Inmediatamente nos daremos cuenta de que el videojuego se ubica en el género de plataformas, que el ratón deberá recorrer de un extremo al otro aunque gozando de profundidad en cada uno de los escenarios. Nos encontramos, pues, ante un aventura de acción en tres dimensiones que nos invitará a resolver todo tipo de puzles en los que el jugador tendrá que sacar a relucir su ingenio mientras controla, al mismo tiempo, al personaje principal.

El joystick izquierdo servirá para manejar al protagonista mientras el movimiento del mando será el que defina la posición de una esfera mágica que servirá para interactuar con diversos elementos del escenario, que siempre observaremos desde la perspectiva de tercera persona. Pese a que lo habitual en los videojuegos de realidad virtual es adoptar la vista en primera persona, Moss opta por enseñárnoslo todo mediante una cámara aérea y estática que permitirá apreciar todo lo que ocurra a lo largo del recorrido del ratón.

Conforme superemos una fase, la cámara se desplazará al siguiente punto, donde deberemos volver a enfrentarnos a un nuevo rompecabezas. La demo nos ha dejado intuir que cada uno de los niveles gozará de uno o más puzles y de algún que otro enemigo con el que el protagonista podrá acabar mediante el uso de su espada. Y es que Quill es un auténtico espadachín en miniatura que no dudará en emplear sus habilidades cuando el jugador presione el botón adecuado.

La utilidad de los diferentes enemigos será, en cualquier caso, mucho más compleja. Estas criaturas no solo servirán para disfrutar de emocionantes duelos de espada, sino para activar ciertos mecanismos necesarios en la resolución de algunos de los rompecabezas. Mediante la esfera mágica a la que antes hacíamos referencia podremos atrapar a estos seres para disponerlos encima de trampillas que activen, por ejemplo, la apertura de una puerta. De este modo, el protagonista podrá ir avanzando mientras se beneficia de todos los elementos dispuestos a su alrededor.

En el demo hemos presenciado también situaciones en las que diversos enemigos abordaban al ratón desde diversas posiciones, momento en el que nos hemos vuelto a beneficiar de la esfera para retener a uno de ellos mientras Quill se enfrentaba al resto. Una vez derrotados, hemos vuelto a liberarle para que el ratón pudiera acabar con él personalmente. Por supuesto, también mediante el manejo del jugador, que deberá gestionar tanto el movimiento y las peleas del personaje como el resto de opciones de interacción.

Las posibilidades son, como hemos visto en este pequeño anticipo del juego final, ilimitadas. El uso de este complemento del protagonista nos permitirá, además, subir o bajar compuertas cuando la ocasión lo requiera, girar estructuras con el objetivo de que el ratón pueda acceder de manera satisfactoria e incluso accionar otros mecanismos a los que no podría tener acceso en condiciones normales. Sin duda, se trata de un práctico añadido perfectamente introducido en la acción y jugabilidad de Moss.

Puede sorprender que los desarrolladores hayan prescindido del la inmersión de la primera persona, tan habitual en videojuegos desarrollados para la realidad virtual. Sin embargo, no estamos ante una decisión creativa que no hayamos visto en otros tantos títulos, como prueba por ejemplo Bound, otra aventura de plataformas en tres dimensiones que también apostaba por este punto de vista para introducirnos en su universo.

Y es que en este tipo de videojuegos se benefician especialmente de una perspectiva que, pese a no ofrecer las mismas sensaciones que otros títulos del catálogo de PlayStation VR, se adapta perfectamente al género plataformero, que luce espectacularmente en Moss. El colorido diseño de escenarios y personajes, que efectivamente parecen extraídos de un cuento infantil, es uno de los más bonitos que hemos podido ver hasta la fecha mediante el dispositivo de realidad virtual de Sony. En cualquier caso, será la versión definitiva del juego la que confirme estas sensaciones, por el momento tan satisfactorias.

Javier Castillo

En los próximos meses, los usuarios de PlayStation VR podrán seguir adentrándose en propuestas de todo tipo dedicadas al dispositivo de realidad virtual. Una de las más esperadas es Moss, un videojuego de aventuras y plataformas en el que el jugador seguirá la acción desde la lejanía y no en la habitual primera persona. De este modo podremos acompañar al ratón protagonista a través de una serie de niveles en los que deberá enfrentarse a múltiples desafíos y a rompecabezas de lo más imaginativos.

La labor del usuario será la de controlar al personaje y, al mismo tiempo, auxiliarle en todo aquello que precise a lo largo de su viaje. Un trayecto que transcurrirá en un mundo de fantasía donde el color, el diseño de escenarios y el de personajes convergerá de la manera más óptima posible para poner a nuestra disposición una aventura que podría convertirse en uno de los iconos del casco de realidad virtual de Sony. No obstante, tendremos que esperar unos cuantos meses para averiguarlo.

Cerrar