Resurrección absoluta

5984

El infatigable ninja Ryu Hayabusha surgirá de las sombras. Y lo hará con un título que tendrá como propósito convencer de que sin Tomonobu Itagaki la serie puede seguir adelante. Se abren las apuestas.

Los ninjas son asesinos silenciosos, casi invisibles, que se mueven en la oscuridad sin ser vistos. Pero hay que reconocer que Ryu Hayabusha no está siendo lo que se dice discreto en su regreso. Es más, todos los aficionados de la serie tenemos muchísimas ganas de saber de una vez cómo será su sonada vuelta a PlayStation 3 y Xbox 360. ¿Estará a la altura de los títulos anteriores? Nosotros ya la hemos probado.

Prueba de fuego
Muchas cosas han cambiado en los últimos años. Ninja Gaiden es ahora una serie multiplataforma (adiós a los tiempos de exclusividad, al menos momentánea, en Xbox 360), el padre y líder del Team Ninja, Tomonobu Itagaki, está fuera del equipo y muy atrás queda la época de la primera y exitosa primera parte. El reto que tienen por delante los desarrolladores no es nada sencillo. Más aún después de la prueba de fuego que supuso encargarse del último Metroid de Wii, un juego que gustó, pero no entusiasmó. El momento de la verdad se acerca a medida que Ryu se aproxima de nuevo a nuestras consolas.

El caso es que Ninja Gaiden 3 pinta bastante emocionante. Por lo que hemos podido ver y probar hasta el momento, el juego no solamente no desmerecerá a sus antecesores, sino que promete ofrecer aventuras intensas y emociones fuertes. Sobre todo porque posiblemente estemos ante la entrega más oscura y tétrica de toda la serie.

La historia comenzará con la acusación -falsa, faltaría más-, de que Ryu ha asesinado a la doctora Irene Lew, por lo que el héroe tendrá que limpiar su imagen y descubrir a los auténticos culpables de la desaparición de la mujer. Todo ello mientras toda la policía del mundo nos persigue. Debido a lo cual nuestras habilidades de maestro ninja nos vendrán más al pelo que nunca.

Nada más empezar a jugar a Ninja Gaiden 3 nos daremos cuenta de que el juego ha cambiado. Sensiblemente, nada especialmente pronunciado, pero lo suficiente. En esta ocasión nos encontraremos ante una aventura más cercana a God of War que a Devil May Cry (el espejo en el que siempre se han mirado las obras de Itagaki). Esto se notará en todo, empezando por el combate. Ryu tendrá más combos y ataques que nunca, y cada uno de ellos destacará por su intensidad. Y lo mismo pasará con las secuencias de botones (algo característico en las aventuras de Kratos), que ganarán un protagonismo muy importante desde los primeros minutos de juego.

Ninja Gaiden 3 también incluirá magias especiales, igualmente inspiradas en el ya clásico God of War. Estas las podremos invocar gracias a un misterioso poder que, no obstante, estará deformando nuestro cuerpo poco a poco. No íbamos a poder utilizar un poderoso dragón que eliminara a todos los enemigos sin pedir nada a cambio, ¿no?

Lo cierto es que con todo esto se confirman varios detalles: el Team Ninja no mentía al decir que iban a hacer un juego enfocado a un público más amplio, pero que a la vez sería el juego más maduro y adulto de la serie. La sangre será tan abundante que raro resultará no ver la pantalla teñida de rojo, más aún teniendo en cuenta el trepidante ritmo que tendrá el juego.

Además, la alta dificultad, algo muy presente, para bien o para mal, en las dos primeras partes (especialmente en la primera), se ha reducido considerablemente. Ninja Gaiden 3 resultará un título menos exigente que antes, sobre todo gracias a los frecuentes puntos de guardado. Ya nos podemos olvidar de repetir los niveles hasta la saciedad por culpa de ese enemigo que se nos resistía. La vida será más sencilla.

En definitiva, nos encontraremos con una serie renacida, que mantendrá su particularidad interés por la acción, pero cambiando ligeramente el orden de sus prioridades. Como es lógico, esto gustará a algunos y decepcionará otros. Nosotros, por el momento, estamos deseando que llegue el próximo 2012.

Publicaciones relacionadas

Cerrar