Los paladines cruzan la frontera

Paladins: Champions of the Realm llega a PlayStation 4 y Xbox One a través de una beta abierta disponible en ambas consolas desde este mismo mes. De este modo, el free to play desarrollado por el equipo de Hi-Rez Studios ya puede disfrutarse, además de en PC, en las máquinas de actual generación de Sony y Microsoft. Para conocer nuestras primeras impresiones te invitamos a leer las siguientes líneas, redactadas tras introducirnos en un shooter multijugador que, desde sus inicios, ha sido permanentemente comparado con Overwatch.

14529

Tras su llegada a PC hace unos meses, Paladins: Champions of the Realm ya está disponible en las consolas de actual generación a través de una beta abierta a la que puede accederse gratuitamente desde hace unos días. El equipo encargado del desarrollo, Hi-Rez Studios, no se ha referido a ningún plazo concreto, por lo que aquellos que ya estén disfrutando de las bondades del shooter multijugador quizás puedan hacerlo perpetuamente. Al fin y al cabo, nos encontramos ante un free to play que hace uso de las microtransacciones, ya disponibles pese a tratarse de una beta, para proporcionar beneficios a sus creadores.

Tras dedicarle el tiempo correspondiente en PlayStation 4, estamos en disposición de ofrecerte las primeras impresiones sobre la versión que el estudio georgiano ha preparado para la máquina de Sony, donde desde el pasado 2 de mayo puede descargarse en PlayStation Store sin ningún tipo de coste durante el proceso. Únicamente será necesario liberar 3,3 GB de almacenamiento interno para que la instalación de Paladins, que desde su aterrizaje en PC ha sido comparado con Overwatch, llegue a buen término. 

El primer paso antes de introducirse en los diferentes modos de juego es el tutorial, en el que el jugador tendrá la ocasión de conocer las principales mecánicas de Paladins de la mano de uno de los héroes seleccionables. No obstante, todas las instrucciones deberán seguirse en inglés, la único idioma disponible en esta beta para consolas, tanto en audio como en subtítulos. Pese a que este tipo de videojuegos no requieren el seguimiento de un hilo argumental, sí resulta necesario desplazarse óptimamente por los diferentes menús, que también se presentan en la lengua anglosajona.

Una vez completado el proceso podremos acceder al listado de personajes seleccionables, una galería de héroes en la que hallaremos dos tercios de hombres y uno de mujeres, al menos inicialmente. Aunque algunos de ellos ya se encuentran disponibles desde el primer momento, la gran mayoría necesitará ser desbloqueada mediante monedas, que pueden conseguirse como recompensa tras cada partida o a cambio de un desembolso de dinero real a través de las cada vez más habituales microtransacciones, sobre todo en free to plays como el que nos ocupa.

Entre el reparto de héroes podemos distinguir hasta cuatro clases, cada una concebida para disfrutar el juego de una manera determinada. La primera es Flank o flanqueador, que poseen personajes poco resistentes e inadecuados para el confrontamiento directo. Afortunadamente, también son ágiles y se aprovechan de sus habilidades para hacer daño desde un segundo plano, muchas veces apareciendo por sorpresa ante los miembros del equipo rival.

Otra de las clases es Front Line o primera línea, en la que encontramos héroes corpulentos y resistentes a los que solemos catalogar de tanques. Todos ellos hacen un gran daño por fuerza bruta, por lo que el resto de sus habilidades son poco vistosas y probablemente poco atractivas para la mayoría de jugadores. Si el usuario prefiere atacar desde la distancia, la mejor opción puede ser la clase Damage o daño, que incluye a personajes bastante ofensivos aunque menos resistentes que pueden aprovecharse de armas como el arco.

Finalmente hallamos a los Support o de apoyo, unos héroes poco ofensivos que prefieren dedicar sus esfuerzos a ayudar al equipo mediante la curación o la recarga de sus habilidades. Sin duda, el complemento ideal con el que cualquier grupo debería contar para afrontar las partidas, que en algunos momentos nos recordarán, irremediablemente, a Overwatch. Por ejemplo, en la propia selección de personajes, que contiene ciertas similitudes con el shooter multijugador de Blizzard.

Ying nos recuerda a Symmetra, mientras Ruckus, a bordo de su gigantesco mecha, lo hace a D.Va. Tampoco hemos podido evitar fijarnos en Sha Lin, muy similar a Hanzo, como Skye, que comparte muchos rasgos y habilidades con la hacker Sombra. También podemos encontrar algunas divertidas referencias, no sabemos si directas o involuntarias, a algunos de los protagonistas de Guardianes de la Galaxia, como Groot y Rocket, sorprendentemente parecidos a Grover y Pip, respectivamente.

Incluso una de las opciones de personalización, otra de las características principales de Paladins, nos trae a la mente a uno de los Pokémon más reconocibles para cualquier seguidor de la franquicia. Se trata de una mera curiosidad, pero resulta llamativo que el personaje de Makoa luzca similar a Blastoise con la skin “Cuddly”. Esta es solo una de las apariencias desbloqueables, también a través de las monedas antes mencionadas. Sin embargo, se intuye una falta de variedad en lo que se refiere a las skins, que simplemente modifican el color de la ropa o la piel en lugar de ofrecer diferencias notables en la vestimenta.

Al margen de estas modificaciones en el plano estético, el jugador dispone también de cartas coleccionables con las que equipar a su personaje. De este modo, durante las partidas podrá hacer uso de habilidades concretas o beneficiarse de complementos que afecten, por ejemplo, a su salud o a la potencia de su arma. Como ya imaginarás, estas cartas podrán obtenerse tanto como recompensa como a través de las microtransacciones. Las monedas, por contra, podrán obtenerse también al subir de nivel con cada personaje.

Este es otro de los aspectos diferenciales de Paladins, que permite ascender de nivel de forma independiente con cada uno de los héroes. De este modo, los que el jugador utilice con mayor frecuencia se convertirán en los más desarrollados y, por tanto, en los más adecuados para el combate, que se divide en diversas modalidades de juego. La primera de ellas es la Casual, que invita al enfrentamiento de 5v5 en el conocido modo de proteger una carga que hay que trasladar hasta la base enemiga. La partida se decidirá al mejor de cinco rondas, en las que se alternará la tarea de defenderla y sabotearla según corresponda.

Otro de los modos es el competitivo, que permite el acceso a las partidas clasificatorias. Se encuentra inicialmente bloqueado, por lo que se precisará de al menos doce campeones al nivel de maestría 4 o más. Asimismo, Hi-Rez Studios pone a nuestra disposición la opción Custom, ideal para crear partidas personalizadas junto a los amigos y, a partir de ahí, unirse a cualquiera de los modos con el resto de usuarios de la comunidad. Finalmente hallamos la modalidad Training, que sirve como entrenamiento para probar a los diferentes campeones.

Pese a que estas opciones de juego serán capaces de mantener entretenido a cualquier jugador, se echa en falta una mayor variedad en los modos que, posiblemente, los desarrolladores contemplen para el futuro del videojuego. En cualquier caso, las modalidades presentes hasta el momento permiten acceder a todo tipo de partidas, en las que no se podrá repetir a un mismo personaje en cada equipo.

Como en Overwatch, cada personaje dispone de unas habilidades innatas que el jugador no podrá modificar. Además del disparo, contará con opciones secundarias de lo más variadas, entre las que podemos destacar el disparo alternativo, las granadas, la curación, la invisibilidad o el potenciador de salto. Como el complemento ideal, también como en el shooter de Blizzard, el usuario cuenta con el ultime, una habilidad definitiva que se recarga pasado un tiempo determinado. En este sentido encontramos el daño de área, el reinicio de todos los tiempos de refresco, la posibilidad de atraer a los enemigos que estén cerca o le regeneración de los aliados cercanos, entre muchas otras opciones.

A destacar está la jugabilidad, intuitiva y fluida, que nos invita combinar las diferentes habilidades mientras cada una se va recargando de manera independiente. De la gestión de estos tiempos y, al mismo tiempo, de la elección de cada opción de ataque, dependerá el éxito del jugador en cada uno de los enfrentamientos, donde la regeneración automática de la salud jugará un papel fundamental. Mientras el jugador se mantenga apartado del combate, la vida del héroe regresará a su estado inicial sin necesidad de utilizar ninguna habilidad de curación.

Asimismo, llama la atención la forma de desplazamiento tras cada reaparición. Con el objetivo de alcanzar el punto donde se encuentra la acción de la manera más rápida, Paladins pone a disposición del usuario un caballo con el que podrá recorrer el mapa hasta la zona deseada. Incluso a esa velocidad de transporte, la beta funciona de de forma fluida, manteniendo en casi todo momento una tasa muy elevada de frames que además es estable. Pese a la presencia de algunos bugs durante las partidas, el comportamiento general de Paladins es notable, también en lo que se refiere a los servidores, que solo han fallado en la conexión en un par de ocasiones.

Javier Castillo

Paladins: Champions of the Realm da el salto a las consolas con una beta abierta que deja ver las principales funciones del shooter multijugador de Hi-Rez Studios. De hecho, únicamente dependerá del usuario desbloquear el resto de modalidades, a las que podrá acceder a través de las recompensas o las microtransacciones, el medio de financiación de este free to play. En cualquier caso, la compañía ha puesto a disposición del jugador un generoso surtido de personajes que podrán desenvolverse en los diferentes modos online con una serie de habilidades que, como se apunta desde hace meses, guarda ciertas similitudes con Overwatch.

No obstante, y al margen de la propuesta de Blizzard, Paladins goza de una personalidad suficiente como para mantener el interés de su público. El apartado gráfico, estilo cartoon, cuenta con un diseño de héroes y escenarios llamativo y colorido. Además, la jugabilidad resulta intuitiva y dinámica, por lo que cada partida se convertirá en un entretenimiento a la altura. Paladins se intuye, pues, como la opción ideal para aquellos que prefieren disfrutar este tipo de videojuegos sin necesidad de realizar un desembolso económico. Incluso el rendimiento general, cuestionable en otros juegos gratuitos, está muy por encima de la media en este título multijugador recién llegado a PlayStation 4 y Xbox One.

Juegos Relacionados Si te gusta juega a… Te puede interesar…
Team Fortress 2

El juego cuenta con el doble de personajes masculinos que femeninos.

Juan Montes

Comunicador y apasionado de los videojuegos de aventuras, rol y plataformas. Crecí junto a un marsupial y blandiendo la llave espada; ahora acompaño a cazarrecompensas, asaltatumbas y luciérnagas con la misma pasión.

Publicaciones relacionadas

Cerrar