Impresiones de PlayerUnknown’s Battlegrounds en Xbox One – Aterrizaje forzoso

No cabe duda alguna de que el gran fenómeno del año en materia de videojuegos es PlayerUnknown’s Battlegrounds. Y es que aunque el videojuego desarrollado por la compañía coreana Bluehole (ahora en manos del subestudio PUBG Corporation) sigue en fase Early Access o de acceso anticipado (lo que significa que su desarrollo aún no ha llegado a su fin) se ha convertido en el juego al que todo el mundo quiere jugar.

Su concepción no es exactamente novedosa, pero ha conseguido popularizar y crear un nuevo género llamado Battle Royale, un término que surgió de la película japonesa homónima, la que también dio la idea de Los juegos del hambre. En los videojuegos había tenido representación gracias a un mod de ArmA 3 o a H1Z1: King of the Kill, pero ha sido ahora cuando Bluehole ha convertido este género en un fenómeno mundial.

PlayerUnknown’s Battlegrounds llegó en marzo de este mismo año a PC en acceso anticipado y durante todo este tiempo ha sumado pocas novedades, aunque sí ha sumado millones y millones de jugadores. Usuarios que ahora están disfrutando con el port que acaba de aterrizar en Xbox One y que nosotros ya hemos tenido la oportunidad de jugar. Te contamos todo lo que debes saber de esta nueva versión de un juego no terminado, es importante recordarlo.

Aunque lo vemos difícil (porque deberías haber estado abstraído de las noticias del mundo del videojuego durante todo el año) es posible que todavía no conozcas el concepto básico de juego de PlayerUnknown’s Battlegrounds (PUBG para los amigos), así que vamos a repasarlo brevemente. Un total de hasta cien jugadores comparten servidor y empiezan en un avión del que deberán ir lanzándose en paracaídas.

Mientras caemos podemos elegir la zona en la que queremos empezar. Es importante elegir con cabeza, pues en una zona vacía no encontrarás equipo para empezar a equiparte y poder defenderte, pero en una zona repleta de ítems interesantes habrá otros muchos jugadores que podrán darte caza. El objetivo del juego es sencillo: ser el último hombre en pie, para lo que deberemos matar a todo aquel que nos crucemos o escondernos para esperar a que otro lo haga por nosotros.

A medida que pase el tiempo se irá reduciendo el área en la que podemos estar, de modo que deberemos estar en constante movimiento para que la barrera azul no nos alcance y comience a dañarnos. Deberemos encontrar mochilas, chalecos, ropa, armas, silenciadores, miras y todo lo que puedas imaginar para dar caza a nuestros enemigos y para poder curarnos en caso de ser heridos, lo cual es bastante probable.

Ir a pie en ocasiones es un peligro, por lo que PlayerUnknown’s Battlegrounds nos permite tomar el control de diversos vehículos motorizados para movernos con gran velocidad y para llegar a la zona segura en cuestión de segundos. También hay que añadir que de vez en cuando una zona se pondrá de color rojo, lo que significa que habrá un bombardeo de forma inminente que podría acabar con nosotros si no estamos a cubierto o fuera de esa área.

No solo podemos jugar en solitario enfrentándonos a otros jugadores que van por su cuenta, sino que podemos optar por jugar en dúo o en escuadras de hasta cuatro usuarios. En esos casos deberemos ir con máximo cuidado, pues cuando nos encontremos a alguien lo más probable es que no vaya solo y tengamos que acabar con varios enemigos de una tacada si no queremos perder la vida de forma prematura.

No lo habíamos dicho hasta ahora, pero evidentemente en PlayerUnknown’s Battlegrounds solo hay una vida. Si te matan no reaparecerás y te será asignada una posición dependiendo de cuántas personas quedaran con vida cuando fuiste asesinado. Pasemos ahora a hablar de las particularidades de la versión de Xbox One del videojuego de Bluehole, que ha tenido que adaptar multitud de cuestiones para esta primera versión de consola.

Lo primero que cabe reseñar es el uso del mando, pues inicialmente PlayerUnknown’s Battlegrounds fue diseñado para jugarse con teclado y ratón en PC. Sin embargo el mapeo de los botones parece lógico y resulta verdaderamente cómodo pasar a la acción, así como la suavidad del apuntado y la sensibilidad de la mira. Al igual que en la versión de PC podemos ir alternando la vista de tercera a primera persona, y viceversa.

Sí existe un cambio en cuanto a la interfaz del juego, un cambio inevitable. Nos referimos a la interacción con los menús de recogida de ítems del escenario, que en Xbox One se vuelve mucho más torpe e incómodo al no poder solucionar la papeleta en un par de clics como ocurre en PC. Sin embargo no hay mayor inconveniente, pues todos los jugadores de la partida estarán en la misma situación que nosotros. Igualdad de condiciones, en ese sentido.

Como ya te hemos comentado esta es una versión de acceso anticipado, de modo que no te sorprenderá saber que PlayerUnknown’s Battlegrounds cuenta con multitud de problemas técnicos. Hablamos de una inestabilidad casi constante, frecuentes caídas en la tasa de frames por segundo e incluso lag que influye negativamente en la jugabilidad. Todo ello molesta a la hora de jugar, pero ya sabemos a lo que debemos atenernos cuando nos ponemos a jugar a un videojuego que sigue en desarrollo.

Encontrar partidas en los primeros días ha sido complicado y hemos experimentado algunos problemas, aunque una vez dentro de la partida no nos hemos caído en ningún momento pese a los errores técnicos que ya hemos comentado. En nuestra Xbox One estándar hemos sufrido graves problemas de rendimiento, unos problemas que siguen estando presentes en Xbox One X, pero que mejoran notablemente la experiencia.

Joel Castillo

El fenómeno del año en materia de videojuegos ha aterrizado en Xbox One tal y como esperábamos. La experiencia de juego se ha mantenido intacta en esta versión para consola y la diversión, ya sea en solitario o en compañía de amigos, no nos abandonará en ningún momento. La conducción, la exploración, las huídas, los tiroteos, la recolección de ítems… todo ello se mantiene como era en PC y nosotros nos alegramos.

Es en la vertiente técnica donde esta versión flojea. Y es que se trata de un videojuego en Early Access que también tiene problemas en PC, pero que se han visto agravados en Xbox One, especialmente si no tienes una Xbox One X. La inestabilidad, el lag, las caídas de frames por segundo y los problemas con los servidores están a la orden del día. Es algo de lo que debes ser consciente antes de adquirir un videojuego que sigue en desarrollo y que, por otra parte, es perfectamente disfrutable.

 

Publicaciones relacionadas

Cerrar