Impresiones de Metro Exodus – Luz al final del túnel

Jugamos 6 horas de Metro Exodus, la tercera entrega del bestseller de Dmitri Glukhovsky.

La semana pasada disfrutamos de 6 horas de Metro Exodus en un evento celebrado en Londres gracias a Koch Media y aun así nos quedamos con ganas de avanzar y, sobre todo, explorar los nuevos escenarios que nos propone la tercera entrega de Metro. En total jugamos 3 tramos muy distintos del juego que recorreremos a continuación para explicar lo más destacable del título desarrollado por 4A Games. Su fecha de lanzamiento está prevista para el 15 de febrero en PlayStation 4, Xbox One y PC, pero hasta entonces os mostraremos un gameplay inédito de lo jugado en esta preview.

Vuelve una saga que ya en 2010 prometía ser bien explotada, pero aquellos angostos túneles de Metro 2033 nos presentaron un survival con todas las letras que no terminó de aprovechar todo el subsuelo como nos hubiera gustado. Last Light tomó otros derroteros y Metro Exodus es la confirmación de un juego que pretende renovarse por completo. ¿Lo consigue? Posiblemente sí, ya que en pocos momentos sentimos estar en la piel de Artyom, el protagonista de esta trilogía.

Arrancamos la aventura en los páramos helados a las orillas del Volga para familiarizarnos con los controles en una demo que vimos en el E3. Quien haya jugado a los primeros Metro, no tardará en darse cuenta que todo parece estar en su sitio. El mapa, la brújula y el mechero nos recuerdan los tiempos en los que la humanidad tenía que refugiarse bajo tierra tras el Holocausto. Sin embargo, estamos en la superficie y sin máscara de gas. El aire se ha vuelto respirable, pero ¿por cuánto tiempo?

Conservamos aún nuestra máscara y será útil en algunos tramos de la demo, aunque no será una constante como en el primer Metro. Este aspecto hacía más dura la supervivencia en los otros títulos de la franquicia y en el tiempo jugado de Metro Exodus echamos de menos la angustia que sentíamos tras este artilugio. Hay que recordar que Metro siempre ha jugado con las sensaciones y la inmersión de todos los sentidos. El oído se agudiza y la propia respiración era un elemento fundamental para crear la ambientación.

Captura Preview Metro Exodus

Mayor libertad de exploración

En esta ocasión estamos más relajados en un aparente mundo abierto. Podemos ver a lo lejos algunos animales, crustáceos gigantes o minúsculos que evitamos encontrarnos por precaución. Tenemos más tiempo para pensar sin sentir la amenaza constante. Exploramos los alrededores buscando suministros y terminamos montando en una barca para cruzar el río. Por inercia o instinto de supervivencia evitamos las extrañas criaturas que se zambullen en el agua y más tarde descubriremos que fue una buena decisión. Nuestra travesía nos lleva a una iglesia en ruinas en el que afrontamos nuestra primera misión.

El mapa indica todas las misiones y objetivos que tenemos pendientes. Podemos encontrarnos con algunas secundarias, así que nunca hay sensación de pérdida. En la iglesia nos vemos obligados a utilizar el sigilo, con el que podremos noquear o matar a los enemigos humanos por la espalda. Otra opción es sembrar el caos y jugársela en desventaja, aunque la IA no está a la altura del espectacular apartado gráfico del que puede sacar pecho. Artyom se esconde con mucha facilidad de los enemigos alertados e incluso reaccionan tarde a nuestra presencia. Es sin duda el talón de Aquiles de lo que hemos probado de este Metro Exodus.

Tras superar la misión, volvemos sobre nuestros pasos y nos sorprenden en medio del río varias criaturas acuáticas. La primera es uno de esos crustáceos gigantes que habíamos evadido, pero al regresar consiguen subir a la embarcación para herir al protagonista. La segunda en cambio es inevitable y destroza la barca, pero alguien en la orilla nos tiende una mano. En ese momento nos acordamos de Bourbon, a quien acompañamos en 2033.

Captura Preview Metro Exodus

Un nuevo mundo más vivo que nunca

La desolación y la muerte han dado paso a la luz y la esperanza. La naturaleza está más viva que nunca, quizás por aquello de transmitir un nuevo renacer en territorio ruso. Resulta que Hunter (personaje de Metro 2033) igual se equivocaba y no está todo perdido. Este ambiente esperanzador se complementa con el ciclo de tiempo, dejamos la oscuridad atrás y volveremos a sentir los rayos del sol en primera persona. Es una de las peculiaridades de este Metro, así que podemos elegir cumplir una misión de día o de noche, para la que nos pondremos unas gafas de visión nocturnas. En ese momento se transforma el juego y toma un aspecto más aterrador.

En ocasiones el movimiento o el aire levanta partículas del suelo y eso repercute de manera muy realista en nuestra visión, así como cuando llevamos la máscara que puede ser rota por los enemigos. Artyom tendrá la opción de limpiar o poner un parche para evitar daños mayores. Son algunos detalles que se agradecen en un juego que busca la completa inmersión en primera persona del jugador.

Hay algunos refugios repartidos por el mapa en el que podemos descansar y utilizar una mesa para craftear, un nuevo aspecto que suma enteros. El equipamiento es nuestro salvavidas y como tal hay que cuidarlo. En esta entrega podemos mejorar las armas por partes: cambiar la culeta, crear munición específica o añadirle silenciador para utilizar más el sigilo, entre otras cosas. Todo se ha añadido de forma orgánica y no se ha revolucionado el HUD del juego, por lo que los cambios son sutiles para crecer sobre los pilares que ya se habían levantado con anterioridad.

Captura Preview Metro Exodus

Menos elementos de survival

En cambio, pasamos al desierto del Mar Caspio en la segunda demo en la que encontramos más acción, enfrentamientos y criaturas que quieren ponernos las cosas difíciles. Si en la nieve nos enfrentamos con algún tipo de Nosalis, en este escenario sin vegetación abundan las bestias humanoides en espacios abiertos y otras que se esconden bajo tierra. Pero el aire sigue siendo apto para la tripulación del convoy que acompaña a Artyom, entre los que reconocemos a su mujer Anna y al Coronel Miller. Aunque nos olvidamos de los trenes subterráneos y vagonetas de metro en esta entrega, lo cierto es que mantiene lo que creemos que será la forma de desplazarse entre escenarios con un ferrocarril llamado Aurora.

La misión nos lleva por un camino hacia unas ruinas siguiendo a un coche. Comienza una tormenta de arena que nos obliga a ponernos por primera vez la máscara de gas mientras un grupo de mutantes se agrupan para atacar al protagonista. Estos tienen un par de ataques predefinidos, pero son movimientos muy básicos fáciles de esquivar. En cuanto salimos de un perímetro, retroceden en vez de perseguir a su objetivo. Aquí conseguimos las llaves del todoterreno que podremos conducir.

Esta parte del juego es mucho más extensa y llevará al jugador a recorrer al completo distintos lugares del mismo escenario desértico para conseguir misiones. Combina los espacios abiertos con construcciones más estrechas o cuevas para explorar cada rincón y dar alguna que otra sorpresa con las bestias que viven en ellas. Pero el enemigo real es humano y viviremos también varios intercambios de balas con grupos preparados, más letales que los mutantes.

En cualquier momento se pueden modificar las armas desde el inventario y disponemos de varios artilugios que nos facilitarán la estrategia como prismáticos, artefactos explosivos o cuchillos arrojadizos, que se pueden recoger una vez utilizados. Un arsenal muy amplio de armas para que cada jugador tenga una mayor libertad para avanzar en la trama. Sin embargo, el cuerpo a cuerpo parece bastante limitado.

Conclusiones

Con sus más y sus menos vemos luz al final del túnel, un nuevo renacer de la franquicia adaptada a los tiempos que vivimos, aunque deja atrás algunas señas de identidad de Metro. Ha evolucionado enormemente y le ha dotado de mayor personalidad con escenarios muy llamativos. Queda aún por descubrir uno de los aspectos más importantes de la saga que es la narrativa y cómo se desarrollará la trama tras los acontecimientos de Last Light. Tras probar las diferentes demo, Metro Exodus toma distancia de lo que entendemos por survival y ofrece más alternativas al jugador. Aparentemente será menos lineal introduciendo tareas secundarias y fomentado por la libertad de exploración.

Dónde reservar Metro Exodus al mejor precio

Si estás interesado en jugar Metro Exodus o eres fan de la saga te recordamos que su lanzamiento está previsto para el 15 de febrero para PlayStation 4, Xbox One y PC y ya puedes reservarlo en los enlaces bajo estas líneas. Además, hace unos días anunciaron la espectacular edición coleccionista de la que sólo pondrán a la venta 10 unidades y que contiene una máscara de gas con filtros, un mapa forrado de cuero curtido o un encendedor bala, entre otras cosas.

Reserva Metro Exodus para PS4 por 64,90€
Reserva Metro Exodus para Xbox One por 48,99€
Reserva Metro Exodus para PC por 39,85€

Imagen promocional preview Metro Exodus

Raquel Morales

Periodista. Me adiestré con Lara Croft en el templo de Karnak mientras buscaba el cubo horádrico entre vacas.

Publicaciones relacionadas

Cerrar