Furia desatada

Un futuro apocalíptico, acción a mansalva y mucha libertad. El nuevo juego de los creadores de Doom y Quake ya está cada vez más cerca. Un título llamado a ser uno de los pesos pesados del género.

A estas alturas una compañía como id Software requiere poca presentación. Simplemente con decir que en su currículum figuran clásicos como Doom o Quake es más que suficiente para hacerse una idea de su talento. De hecho, estos juegos han sido sinónimo de innovación en el sector a lo largo de los años, convirtiéndose en referencias durante sus respectivas generaciones. Ahora, id se prepara para volver a la carga con un título que llevan mimando desde hace mucho tiempo; pero, ¿qué podemos esperar realmente de Rage?

Los tiempos duros
En primer lugar, decir que estaremos ante un juego de acción en primera persona ambientado en un futuro post-apocalíptico y que, en cierta medida, recordará a otros títulos consagrados como Fallout 3 o Borderlands. Pero claro, hablar de id Software es hablar de innovación. Algo que notaremos, sin ir más lejos, en el comportamiento de los enemigos. Estos, a diferencia de otros juegos, tendrán una inteligencia completamente impredecible que reaccionará según nuestras acciones. Como sus propios responsables han repetido en un montón de ocasiones, los rivales que encontraremos responderán al guión del juego, claro, pero de manera flexible. Dicho de otro modo: dependiendo de cómo nos comportemos nosotros, la partida cambiará, por lo que el desarrollo de Rage estará lleno de posibilidades.

Además, el veterano estudio que lo firma es consciente del paso del tiempo y de cómo ha evolucionado el sector. No es que id quiera cambiar su manera de trabajar, pero sí adaptarse a los tiempos que corren. Por ejemplo, Rage tendrá un desarrollo considerablemente abierto, lleno de misiones secundarias y escenarios gigantescos que nos darán una sensación de libertad absoluta a la hora de decidir qué hacer. Eso sí, también advierten: no será un juego de rol. Por ejemplo, nuestro personaje no subirá de nivel, sino que en su lugar podremos ir mejorando su arsenal a medida que ganemos dinero. Un arsenal que, todo sea dicho de paso, promete ser impresionante, otra característica marca de la casa.

¿Qué más podemos decir de Rage? Pues que será largo pero intenso, lleno de situaciones distintas. Los chicos de id son conscientes de que la época de Doom ha quedado muy atrás y que ahora la competencia dentro del género que ellos mismos definieron a principios de los noventa es terrible. Por eso mismo cada aspecto se ha estado cuidando a conciencia. Si antes hablábamos de la IA, también hay que añadir que esta cambiará en función a cada tipo de enemigo.. No dudéis que si estáis ante un puñado de mutantes, estos os atacarán como enajenados.

Y, por supuesto, otras de las principales virtudes de Rage será su apartado gráfico. Incluso teniendo en cuenta la altura de generación en la que nos encontramos, sus localizaciones nos dejarán con la boca abierta. Ciudades fantasmas llenas de terribles enemigos (cuyas animaciones desprenderán realismo por los cuatro costados), páramos descorazonadores, texturas realmente detalladas y una iluminación sorprendente. El mimo y el esmero con el que se pulido el aspecto visual serán más que evidentes.

Todas estas cualidades harán que Rage sea, muy posiblemente, uno de los mejores juegos de acción del año y de lo que llevamos de generación. El tiempo que id se está tomando a la hora de desarrollarlo y su experiencia dentro del género son motivos merecen toda nuestra confianza. Ahora sólo nos queda esperar lo poquito que queda para tenerlo en nuestras manos. Sale el 7 de octubre.

Publicaciones relacionadas

Cerrar