La calma que precede a la tempestad

11827

Rainbow Six: Siege hacía su aparición en el pasado E3 de 2014 con un impresionante tráiler debut en el que nos mostraba un nuevo planteamiento de la franquicia. Casi un año después, su alfa cerrada se ha puesto en marcha y hemos tenido la ocasión de comprobar de primera mano hasta qué punto llega la nueva entrega del universo creado por Tom Clancy.

Este año los seguidores de los libros y el universo ideado por el ya fallecido escritor Tom Clancy, están de enhorabuena. Ubisoft no solamente nos ha prometido que este será el año en el que podamos tener en nuestras manos The Division, sino que además tendremos ración por partida doble gracias a Rainbow Six: Siege.

El concepto que nos acerca el título que nos ocupa y como ya pudimos ver hace un año, mantiene un registro parecido al de otras entregas de la franquicia, pero en esta ocasión podemos apreciar un acercamiento incluso más táctico y que invita todavía más, si cabe, al juego en equipo y la coordinación entre compañeros. En Rainbow Six: Siege tomaremos el papel de agentes de policía y terroristas, para así enfrentarnos junto a nuestros compañeros contra otro grupo de jugadores y lograr cumplir determinados objetivos, que en el caso de la alfa cerrada consiste en el rescate / retención de rehenes.



Para ello asistimos a un planteamiento que manteniéndose dentro del género shooter, se aleja bastante del ritmo propio de este tipo de videojuegos y al que estamos acostumbrados por los títulos de los últimos tiempos. Con Rainbow Six: Siege estamos enpartidas que alojan a grupos de cinco jugadores en cada equipo y ofrece un tipo de partidas que destacan por un planteamiento mucho más pausado y calculado que en la típica fórmula a la que estamos acostumbrados. En el modo de rescate que pudimos jugar, contamos con una única vida por ronda, por lo que siempre deberemos ser cuidadosos de no entrar a la acción a lo loco porque de ser así, probablemente muramos y debamos ver el desenlace de la partida como meros espectadores.

Ya al principio de las partidas, el equipo encargado de controlar a los SWAT comenzará la ronda con un grupo de pequeños drones que utilizará para recorrer el mapa durante unos segundos y así poder localizar a los rehenes y terroristas, localizando en todo momento las amenazas con las que se van a encontrar. Mientras tanto, aquellos jugadores que encarnen a los terroristas utilizarán este tiempo de reconocimiento de los policías para afianzar posiciones y establecer sus defensas, haciendo uso para ello de barricadas móviles, pinchos o incluso repartiendo mejoras de equipamiento que permitan a nuestros compañeros aguantar mejor el daño. Una vez que esta fase de preparación haya terminado para ambos equipos, los dos bandos pasarán a la acción y la calma que precede a la tempestad dará comienzo.

Nos gustaría hacer una mención especial al bando terrorista, que generalmente y por lo que pudimos experimentar, suele quedarse atrincherado en la habitación en la que se encuentra el rehén esperando a que los policías irrumpan. Esos momentos hasta que los policías encuentran el lugar en el que cautivamos al objetivo, logran una sensación de espera y de tensión francamente bien representada, teniendo los nervios a flor de piel por lo que se nos puede venir encima.

Por el lado de los policías, en cambio, siempre se va a tener cierta desventaja a la hora de asaltar una localización en la que se nos está esperando y probablemente el enemigo se encuentre bien atrincherado, y es en este momento en el que la destrucción de Rainbow Six: Siege entra en acción. Podremos abrirnos paso a través de cualquier pared (incluso el techo, si nos encontramos en un nivel superior) para acceder a la habitación del pánico, situación por la cual los terroristas no deberían quedarse pegados a las paredes ya que una detonación podría acabar con uno de ellos de inmediato.



Pese a que la alfa cerrada por el momento se encuentra bastante escasa en contenido y apenas nos permite jugar un único modo de juego en dos mapas diferentes (llegando al punto incluso de existir ciertas superficies todavía sin texturas), sí que nos ha servido para hacernos una idea general de lo que podemos esperar de Rainbow Six: Siege.

Ya a primera vista se intuye que la comunicación con el equipo será un elemento fundamental si queremos salir airosos de las diferentes situaciones, e incluso aunque las partidas de la alfa recogían jugadores de diferentes nacionalidades y la comunicación era prácticamente imposible, se nota que el título va a requerir de una gran coordinación con nuestros compañeros. Por lo demás asistimos a partidas pausadas y calculadas, donde el equipo con mejor cabeza y reflejos se hará con la victoria a través de numerosas rondas cuyo cómputo total de victorias y derrotas determinará un equipo ganador.

Más allá de eso contamos con la posibilidad de elegir diferentes personajes únicos, cada uno de ellos cuenta con distintas habilidades y arsenal que ayudará todavía más a diferenciar el rol en la partida de cada jugador, y nos permitirá crear diferentes opciones a la hora de enfocar una partida. Este hecho unido a la posibilidad de elegir el punto de aparición de cada miembro del equipo nos permitirá realizar intervenciones desde varios flancos y con roles diferentes, algo que sin duda alguna nos ayudará a hacer de cada partida única y de experimentar con nuevas estrategias.

En lo referente al apartado técnico, nos encontramos con un título exigente pero muy funcional y cuya alfa ha tenido unos requisitos mínimos por encima de la media en su versión de PC, algo que según asegura Ubisoft será optimizado para la versión comercial del título. A su vez la compañía ha asegurado que la versión para consolas de nueva generación correrá a 60 frames por segundo, aunque por el momento no se ha pronunciado en lo referente a su resolución, que en el caso de la versión de ordenador se podía configurar a 1080p sin problema alguno.

Impresiones: La beta de Rainbow Six: Siege a día de hoy no da mucho más de sí por su temprano estado de desarrollo y por su escaso contenido, aunque sí que supone un adelanto interesante para experimentar esta reinvención del género shooter con un acercamiento mucho más táctico. Si ya estábamos expectantes por conocer más detalles del juego antes de haberlo jugado, después de haber puesto nuestras manos sobre su alfa cada vez estamos más convencidos de que se tratará de uno de los grandes lanzamientos de este año. Tremendamente prometedor.

Adrián López

Juegos relacionados:

No te quedes solo en el juego:

  • Operación Rainbow (Libro de Tom Clancy)

Publicaciones relacionadas

Cerrar