¡Cooooon la botella de ron!

10323

Los videojuegos de piratas llevan con nosotros desde los albores de la industria. Es cierto que están viviendo una segunda juventud desde la llegada de Assassin’s Creed IV: Black Flag, pero las barbas, las patas de palo y las botellas de ron nos acompañan desde hace mucho, mucho tiempo. Nosotros somos más de Guybrush Threepwood que de Jack Sparrow, por lo que pasamos la infancia a bordo de un barco pirata en títulos como Overboard, Sid Meier’s Pirates, Port Royale o por supuesto las diversas entregas de Monkey Island. Y nos dejamos unos cuántos, por eso no está de más que echéis un vistazo a este reportaje que hicimos con los mejores títulos ambientados en el universo de los piratas.

Con intenciones de aprovechar el viento a favor llega Raven’s Cry, aunque es cierto que su desarrollo ha sido una auténtica travesía llena de marejadas y un abordaje de por medio. El trabajo comenzó siendo obra de Octane Games, pero a mitad de la producción pasó a tomar el timón el equipo de Reality Pump Studios, responsables de la saga Two Worlds. Por ello, el título ha sufrido varios retrasos, pero finalmente llegará a las tiendas el próximo mes de mayo para PC, PlayStation 3 y Xbox 360.

Raven’s Cry nos trasladará a las playas del Caribe en el siglo XVII. La aventura tendrá un trasfondo muy oscuro, bastante alejado de los cánones establecidos en líneas generales del mundo bucanero. El equipo desarrollador tiene la meta de plasmar una imagen diferente respecto a la que la cultura general tiene sobre este mundo. El protagonista del juego será el pirata escocés Cristopher Raven y todo comenzará con un viaje que cambiará radicalmente su vida.

Cuando era un niño, en una travesía en barco por su familia por la isla Inez Sound, un grupo de asesinos llamado Devil’s Tines, tiende una emboscada a la tripulación, matando a todos sus integrantes excepto Raven, el único superviviente. Desde ese día, jura venganza y promete acabar con aquellos que pusieron fin a la vida de toda su familia.

El estudio está trabajando duro con el fin de conseguir una ambientación lo más fidedigna a la época en la que transcurre, pero con ese toque de oscuridad que pretenden trasmitir. Podremos movernos con total libertad por las islas caribeñas y recorrer sus distintos parajes. Desde Reality Pump Studios han tratado de documentarse para trasladar con el mayor realismo las costas jamaicanas de Port Royal, las elegantes y lujosas avenidas de La Habana o incluso una ciudad azteca perdida en las selvas de la América del Sur conquistada por los españoles. Además, los actos propios del juego estarán enlazados con diversos acontecimientos históricos para tratar de transmitir una narración que atrape al que está a los mandos.

Nos encontramos ante un Action-RPG que pretende tener un equilibrio tanto en combates como en exploración por el escenario. Por ello, habrá situaciones de lo más variadas. Y siempre bastantes alternativas. Raven puede plantearse diversas formas de actuar en las diferentes misiones que se le presenten. Por ejemplo, si tiene que acceder a un lugar custodiado por unos cuántos vigías, tiene la posibilidad de tratar de colarse sigilosamente o enzarzarse en una batalla directa, ayudado de soldados a los que puede contratar para tal fin.

El sistema de combate tratará de ofrecer una mecánica de acción efectista por medio de movimientos de ataque, defensa y contraataques. Además de espadas, Raven tendrá a su disposición armas de fuego para hacer frente a sus enemigos. Las ejecuciones tendrán bastantes dosis de sangre, especialmente en las secuencias a cámara lenta en el momento de las ejecuciones finales. Por último, el corsario protagonista tendrá a su disposición diversas habilidades especiales, como el Voodoo o el Fear Power.

Una de las características más interesantes de Raven’s Cry es su sistema de moralidad gris. Normalmente en este tipo de juegos se especifica lo que está bien y lo que está mal, teniendo repercusiones positivas o negativas según nuestras actuaciones. Aquí no se nos juzgará por nada, ya que no habrá acciones correctas o incorrectas que provoquen que nuestra aura varíe.

Un ejemplo de esto es una misión secundaria en la que un asesino en serie está acabando con las prostitutas de la ciudad. Podemos optar por darle caza y terminar con su vida o, por el contrario, ayudarlo en su cometido si estamos de acuerdo con los motivos de su cruzada. Aunque también tendremos la opción de permanecer indiferentes e ignorar por completo el asunto. Lógicamente, a raíz de nuestras decisiones, diversos acontecimientos de la aventura serán ligeramente diferentes. Parece un elemento bastante interesante, pero habrá que esperar a profundizar en el juego para emitir un veredicto.

Cristopher Raven tendrá que ir formando su propio ejército de forajidos. Y no solo eso, sino que también deberá mantener alta la moral de su tripulación para que estos no le abandonen o terminen uniéndose a otros piratas. Para ello tendrá que mantenerlos activos por medio de misiones para que así puedan ganar experiencia y estar felices a nuestro lado. Porque el papel de los aliados será muy importante en un aspecto que está tan de moda últimamente: las batallas navales.

En mitad de las aguas caribeñas habrá que hacer frente a los británicos haciendo uso de las capacidades de nuestro barco. En dicho medio, podremos trasladarnos entre los diferentes miembros de la tripulación para tomar ventaja ante el enemigo gracias a las diferentes habilidades de cada uno de nuestros bandidos. Habrá diferentes tipos de munición, donde nos encontraremos clásicos como las tradicionales balas de cañón o eficaces ráfagas de fuego. El ritmo de estas batallas promete ser frenético y divertido. Habrá que ver cómo funciona a lo largo de la aventura.

Por supuesto, como en todo RPG hay todo un mundo de personajes no controlables con los que charlar y escuchar sus historias o que nos ofrezcan tareas secundarias. O también diversos lugares que visitar, como las tabernas. Aunque no sabemos si en estas habrá 'batallas de insultos'.

Visualmente, Raven’s Cry hará uso del motor gráfico GRACE para  trasladar la belleza siniestra del Caribe en el siglo XVII. Callejones oscuros, caminos empedrados, ondulantes olas de color esmeralda… y por supuesto muchos malhechores que querrán acabar con nosotros tan rápido como lo hacen con una botella de ron. El contrapunto negativo a un apartado visual convincente son unas animaciones un tanto arcaicas e irreales. Tanto en el movimiento de Raven como especialmente en los combates, repletos de movimientos artificiales y poco convincentes. Esperemos que cuando se publique el juego se hayan subsanado estos defectos.

IMPRESIONES: Aunque tiene difícil destacar en un campo con tanta competencia más mediática, Raven’s Cry pretende plasmar su propio sello con una ambientación más oscura y un sistema de moralidad que obvia el tan manido bien y el mal. Si el desarrollo acompaña, puede terminar siendo una aportación interesante. El 7 de mayo tendremos la respuesta.

José L. Ortega

No te quedes solo en el juego

Una película: Piratas del Caribe: La maldición de la perla negra

Una canción: Años 80 – Los Piratas

Un libro: La Isla del Tesoro, de Robert Louis Stevenson

Cerrar