Un paseo por Neo París

6922

Por fin hemos tenido la oportunidad de recorrer las calles de NeoParís, a falta de poco más de dos meses para el lanzamiento del que tiene pinta de ser uno de los títulos del año. Y nuestro primer contacto con Remember Me ha sido  digno de recordar.

Pronto hará dos años de que fuera presentado un título cuyo acento francés nos llamó la atención desde el primer momento. Y no era para menos, ya que el estudio que le daba vida, Dondnot Enterteinment,  era el resultado de unir a veteranos miembros de dos de los grandes nombres de Europa en lo que a videojuegos se refiere, Ubisoft y Criterion. Posteriormente fue la mismísima Capcom la que se interesó en tomar las riendas de la distribución del título, dejando claro que no se trataba de un lanzamiento cualquiera.

Y así es como Remember  Me se convirtió  en uno de los juegos más esperados de 2013, un año que se caracteriza por ser el final de esta generación de consolas, lo que se traduce en que el mercado abunda de secuelas de grandes sagas, pero son pocas las nuevas IP que podemos ver en el horizonte.

Y tras muchos meses de espera, ya hemos podido por primera vez manejar a Nilin por las calles de una NeoParís, de la que ya os habíamos hablado en anteriores avances, pero de la cual no podíamos ni hacernos una ligera idea de la belleza que desprendía hasta haberla conocido con el mando en la mano. Y es que la ciudad es lo primero que nos dejó boquiabiertos nada más empezar la beta a la que hemos tenido acceso.

Una ficticia capital francesa, que nos lleva al año 2084, y donde todos los elementos que pueden esperarse de la ciencia ficción se mezclan con una de las más bellas ciudades de Europa, dando como resultado unos escenarios donde las luces de neón, la Torre Eiffel, los robots y las catedrales góticas se entremezclan con un resultado tan espectacular que es complicado hacerse una idea sin haberlo visto. Una mezcla de belleza, decadencia, progreso y deshumanización que marca toda la aventura que tenemos por delante.

Pero lo primero en lo que pensaremos al empezar el juego no será en hacer turismo por el Louvre, sino en quién demonios somos y dónde estamos. Y es que nuestro primer contacto con Nilin, la bella protagonista, es todo lo confuso que se puede esperar tras despertar en una especie de ataúd futurista tras haber sido borrada tu memoria.

Y en esa circunstancia tan poco agradable nos encontramos cuando nos vemos rodeados de unos hombres-mutantes de los que pronto descubrimos que son los desterrados de la ciudad, y condenados a vagar por las afueras de la capital. Y su reacción al ver a una humana en su territorio no es precisamente la que cabe esperar de un buen anfitrión, así que nos tocará pegarles una pequeña paliza, que nos servirá para empezar a familiarizarnos con los controles del juego, otro de los puntos que más llama la atención de Remember Me. Y es que encontraremos batallas en las que tendremos que acabar con decenas de enemigos utilizando sencillos combos, pero que atención, crearemos nosotros mismos. La forma de hacerlo es muy sencilla, y es que según la protagonista vaya acumulando experiencia, desbloquearemos nuevos movimientos que añadir a nuestros combos, cada uno con características propias, como hacernos golpear causando más daños, o hacernos recuperar algo de vida si completamos el combo correctamente.

 

Una vez despachados nuestros simpáticos colegas mutantes, nos toca huir de los bajos fondos y volver a NeoParís, a ver si alguien se digna a contarnos qué ha pasado con nuestros recuerdos. Y no tardaremos en descubrir que trabajábamos modificando recuerdos, algo que se ha convertido en la última moda francesa, parece ser. Y es que en esta ciudad futurista y al más puro estilo ciberpunk las drogas ya no se llevan, y lo que se inyecta la gente son recuerdos. Como lo oís. Si queréis vivir la experiencia que es dar el primer beso, o hacer surf en el Caribe, basta con pagar su precio, y en nuestro cerebro será inmediatamente inyectada la sensación de ese recuerdo.

Y resulta que nuestra heroína es toda una experta en el noble arte de entrar en la mente humana y cambiar los recuerdos, algo de lo que pronto somos testigos. Y es que en diferentes momentos del juego, tendremos que adentrarnos en la mente de otros personajes, para así hacer que olviden algún hecho, o hacerles creer que cosas que nunca han sucedido fueron realidad, para así poder aprovecharnos de ellos o adquirir información que nos ayude a continuar la aventura.

Pero modificar recuerdos no es tarea fácil, y para hacerlo tendremos que ser testigos de la escena real, y con ayuda de los sticks analógicos del mando, “rebobinar” el recuerdo, hasta encontrar momentos que podamos cambiar, resolviendo una especie de puzle que al ser completado, consigan a la persona con cuya mente estamos jugando olvidar lo que sucedió realmente, y creer otra cosa. Estas secuencias supondrán un respiro de la aventura, que resulta de lo más interesante del juego, y que si se explota con acierto supondrá una gran novedad en la experiencia que supone el título.

Pero además de pelear y cambiar recuerdos, tendremos que recorrer las calles de una NeoParís digna de haber salido de la imaginación de Ridley Scott, el director de Blade Runner. Y para recorrer la enorme polis no necesitaremos un metrobús futurista, sino que nos tocará correr, saltar y trepar por los tejados y paredes al más puro estilo Mirror´s Edge o Assassin´s Creed. Y la verdad es que el estado físico de Nilin no tiene nada que envidiar al de Altair y compañía, y su repertorio de saltos, escaladas y movimientos imposibles serán tan espectaculares como sencillos de usar.

Lo único que nos sorprende negativamente de esto es que avanzar por la ciudad resulta, por lo menos en los primeros niveles, bastante lineal. No sabemos todavía si al avanzar la aventura, podremos recorrer con más libertad una NeoParís que está realmente llena de vida, y en la que en cada callejón encontramos detalles que nos han dejado realmente enamorados de su ambiente, por lo que sería una lástima no poder recorrerla a fondo y aprovechar todas las posibilidades que ofrece.

Primera impresión: Esperábamos mucho de Remember Me, y no sólo no nos ha decepcionado, sino que tiene una pinta espectacular. No es fácil apostar por un trabajo completamente nuevo e innovador en el ocaso de una generación de consolas, y con nuevas plataformas en el horizonte ya anunciadas, lo que hace que tengamos que valorar aún más el atrevimiento que tanto Dondnot como Capcom muestran con Remember Me. Una historia llena de misterio y recuerdos borrosos, una ciudad espectacular y llena de vida, un sistema de combate innovador y un desarrollo digno de las mejores películas de ciencia ficción son algunos de los elementos que caracterizan un juego cuyo primer contacto no podía habernos sorprendido más.

————————————————————————————————————————————-

Juegos relacionados:

Assassin´s Creed

Mirror´s Edge

No te quedes sólo con el juego:

Película: Aeon Flux, de Karyn Kasuma

Canción: Remember the Name de Fort Minor

Manga: Akira, de Katsuhiro Otomo

Publicaciones relacionadas

Cerrar