Sed de venganza

9660

Microsoft ha depositado muchas esperanzas en el próximo juego de Crytek, convirtiéndolo en uno de los buques insignia del lanzamiento de Xbox One.

Junio de 2010. Esa fue la fecha en que tuvimos noticias de Ryse: Son of Rome por primera vez. Aunque por aquella época el proyecto era conocido como Codename Kingdoms y estaba destinado a formar parte del catálogo de juegos de Xbox 360 que utilizaban Kinect.

Transcurrió un año prácticamente sin noticias hasta que fue rebautizado como Ryse y, tras una larga espera y muchas dudas sobre si acabaría viendo la luz o no, finalmente fue presentado como uno de los primeros juegos para Xbox One, ya con su nombre definitivo.

¿Qué ha pasado para que el juego haya tardado tanto en llegarnos? En Crytek lo justifican de manera sencilla: la potencia de Xbox 360 era insuficiente para mover todo lo que el estudio había diseñado, por lo que se decidió que el desarrollo pasase a la nueva consola de Microsoft.Ryse: Son of Rome nos pondrá en la piel de Marius Titus, un guerrero que asistió al asesinato de su familia por parte de los bárbaros y que busca vengarse. Para llevar a cabo su cometido decide enrolarse en el ejército romano en Britania, donde ascenderá rápidamente hasta convertirse en general.

Su camino le llevará a una ciudad de Roma que lucirá de manera espectacular gracias al motor gráfico CryEngine 3. Lo mismo sucederá con los personajes, cuyo realismo asombrará, sobre todo en lo que respecta a las expresiones faciales.

Para conseguir este resultado el equipo ha echado mano de Imaginarium, una tecnología de captura de movimientos creada por Andy Serkis (Gollum en El Señor de los Anillos) con la que buscan ofrecer “una experiencia lo más cercana al cine posible”.

Y ante una película os creeréis estar al adentraros en las multitudinarias y salvajes batallas que os esperan a lo largo de la aventura de Mario. En la antigua Roma la sangre estaba a la orden del día.

El largo y tortuoso desarrollo de Ryse: Son of Rome ha supuesto la modificación sustancial de su jugabilidad. Lo más importante es que se ha descartado el plan inicial de control exclusivo mediante Kinect. Ahora el papel del renovado sensor de movimientos de la consola será opcional y con él tendremos la ocasión de dirigir a nuestras tropas y darles órdenes en medio de la batalla gracias a nuestra voz. Además, nuestros ataques serán más completos utilizando nuestros gestos.

El papel sustancial el mando. Sobre todo a la hora de completar los múltiples Quick Time Events (QTE) que aparecerán de repente en nuestra pantalla. Si no sois muy fans de este sistema, ya hay mucha gente que lo critica, tranquilos porque no hará falta completar al 100% la secuencia de botones para que las animaciones finalicen correctamente. “No queremos frustar a nadie”, explican sus responsables.

Por el contrario, si os gusta la mecánica también tendréis motivos para estar contentos: en el modo más difícil no veremos el botón a pulsar, por lo que habrá que estar atentos a los movimientos del protagonista y memorizar la serie para ejecutarla correctamente.

En lo que respecta a su multijugador cooperativo, nos adentrará de lleno en la época de los gladiadores. Nos convertiremos en uno de ellos y viviremos cruentos combates a muerte en un imponente Coliseo romano abarrotado con diez mil enfervorecidos espectadores ávidos de violencia y capaz de hacer pasar miedo al guerrero más valiente.

Como en cualquier modo de este estilo, nos permitirá personalizar a nuestro personaje, aunque aquí se introduce otra novedad. Para cambiar su aspecto y mejorar su armadura habrá que pasar por caja para adquirir diversos packs con objetos, que serán más o menos importantes de acuerdo a la cantidad de monedas del juego y/o dinero real que nos gastemos. El sistema es similar a lo que ya hemos visto en Mass Effect 3 o en el Ultimate Team de FIFA 13.

Como viene siendo habitual últimamente, Microsoft también quiere darle un nuevo empujón a SmartGlass y por eso el juego hará uso de esta aplicación. A través de un dispositivo compatible descubriremos algunos trucos que nos ayudarán a superar algunos retos. También nos ofrecerá la posibilidad de consultar nuestras estadísticas y compararlas con las de otros usuarios, así como gestionar a nuestro personaje del modo multijugador.

Por último apuntar que Ryse: Son of Rome contará con una edición Day One. De esta forma, los que opten por reservar el juego o descargarlo a través de Xbox Live durante sus dos primeras semanas recibirán contenidos descargables exclusivos para el modo cooperativo: la espada Legionnaire’s Trust y el escenario Ruinas.

PRIMERA IMPRESIÓN: La espera ha hecho que la expectación creada en torno al juego sea grande. De su nivel gráfico hay poco que objetar, ya que los vídeos mostrados hasta el momento nos dan una idea de su gran calidad. En cuanto al apartado “jugabilidad”, hemos notado mejoras significativas con respecto a la anterior versión que se mostró en el E3. Crytek ha confirmado que es un apartado en el que siguen trabajando, con lo que estamos deseando probar alguna Beta más antes del lanzamiento. Lo que está claro es que el veredicto final lo pondremos cada uno de los que nos hagamos con él a partir del 22 de noviembre. El buen funcionamiento del juego nos aseguraría que estamos delante no de un juego más, sino de una nueva franquicia, quizá la primera de muchas del futuro catálogo de Xbox One. 

——————————————————————————————————————

Juegos relacionados:

No te quedes sólo en el juego:

Publicaciones relacionadas

Cerrar