De Santos solo tienen el nombre…

5885

A medida que Volition ha ido viendo que en el mismo campo que GTA Saints Row no puede jugar, los creadores de este sandbox han ido virando su propuesta hasta convertirla en algo diferente. Sí, es un sanbox. Sí, es un juego de acción. Pero la gran diferencia con la obra en la que se inspira es ese punto de locura, de irrealidad, de humor visceral, violento y descarnado. En definitiva un “no nos tomamos en serio ni a nosotros mismos” que le viene muy bien a la saga y que lo coloca en oposición frontal a la sobriedad de GTA IV.

Vuelven a ser protagonistas la banda de los 3rd Street Saints. Aquellos gamberros con cuatro bates de béisbol ahora se han convertido en una de las organizaciones más influyentes de Stilwater, la ciudad donde se desarrolla el juego. Aparecen en anuncios de bebidas energéticas, controlan parte de la economía de la urbe…Pero que nadie dude de que siguen siendo criminales.

Todo va bien hasta que entra en escena una nueva organización, “El Sindicato”, que ha comprado a la policía por más dinero del que los Santos la tenían sobornada, y han sido detenidos. El Sindicato, ahora con las de ganar, permitirá coexistir a los Santos siempre que les den el 66 % de sus ingresos, pero nuestra banda, con Johnny Gat a la cabeza, no está dispuesta a aceptar y la reunión acaba a tiros.

El objetivo, por tanto, es acabar con el Sindicato y recuperar el poder a lo largo de las aproximadamente 30 o 40 horas de juego que alberga. Como los anteriores, The Third es un sandbox en tercera persona, donde nuestros mayores objetivos son ganar Dinero y conseguir Respeto. Estos dos elementos son la base de la evolución jugable del título. El primero sirve, obviamente, para conseguir todo tipo de equipamiento mejor para nosotros y nuestra banda. El Respeto, por su parte, funciona más como los puntos de experiencia de otros juegos. Nos proporciona habilidades, como mejorar nuestra precisión, correr más rápido o hacer más daño con nuestras armas.

Según los desarrolladores, el mapa de la ciudad es más pequeño que el de Saints Row 2, pero mucho más rico en detalles y en misiones. El objetivo es que tengamos cosas que hacer en todo momento y no haya que recorrer demasiados tramos del escenario para eso. Sorprende gratamente el profundo horizonte de la urbe, donde siempre veremos el Skyline, la zona central de rascacielos, que sirve de referencia para saber donde estamos.

La interacción es otro de los elementos que más ha querido cuidar Volition. ¿En qué se traduce? En que a medida que se desarrolla la historia principal podremos tomar decisiones que afecten a su transcurso y a elementos como el aspecto de la ciudad. ¿Quieres volar un edificio? El Skyline se verá modificado…¿Quieres comprar otro? Nuestra influencia sobre la ciudad aumentará, obtendremos más respeto y tendremos más lugares seguros…

Hazlo a tu manera

Siguiendo la idea que comenzó Rockstar con San Andreas y que después no continuó, el objetivo de Volition es permitir al jugador hacer prácticamente lo que quiera. Desde modificar su aspecto totalmente en los locales de cirugía estética (cambiar de sexo, de raza, de color de pelo…) hasta pilotar todo tipo de vehículos (¡hasta ovnis!) pasando por un arsenal de armas demencial. Entre nuestros utensilios de matar hay cositas como un láser que fulmina a los enemigos desde el espacio o una porra con una muy  evidente forma fálica.

Las misiones no se quedan atrás. Desde destrozar un coche a base de accidente forzados para cobrar el seguro hasta conducir un vehículo con un tigre de copiloto, evitando, por supuesto, que nos coma, mientras los vehículos del zoo nos persiguen. Porque, además de la acción pura, la conducción también es muy importante en The Third.

Por último, hay que destacar el apartado gráfico y tecnológico. El motor de Saints Row The Third, desarrollado por la propia Volition, comparte elementos con Red Faction: Armageddon, como la posibilidad de destruir escenarios, aunque no a un nivel tan brutal. Gráficamente, el juego no es rompedor, y es posible que, precisamente por eso, Volition haya apostado aún más por un diseño artístico desenfadado y muy colorido.

El juego estará en las tiendas el 18 de noviembre. No sabemos si se colocará entre lo más pulido a nivel jugable de entre los lanzamientos de este último cuarto de año, aún es pronto para saberlo. Pero lo que sí está claro es que será uno de los juegos más demenciales y con más sentido del humor de 2011. Eso sí, para mayores de 18 años.

Publicaciones relacionadas

Cerrar