Impresiones de la beta cerrada de Sea of Thieves – Nos hacemos grumetes

A falta de la llegada del E3 2018, o algún anuncio previo de Microsoft, los títulos más esperados para Xbox One y Windows 10 para este año son tres: Sea of Thieves, Crackdown 3 y State of Decay 2. En esta ocasión toca hablar del primero de ellos, ya que el juego creado por Rare ha ofrecido un periodo de beta cerrada para dar a conocer la experiencia a los jugadores.

En un principio este periodo de prueba, destinado principalmente a todos aquellos que han reservado el juego, tenía previsto durar hasta el 29 de enero, pero finalmente se ha ampliado hasta el 31 del mismo mes por algunos problemas de acceso. En nuestro caso hemos podido jugar en todo momento sin problemas.

La propuesta de Rare es bastante peculiar y centra toda su atención en un entorno online. En un principio puede que esta promesa no sea interesante para los que disfrutaron con los grandes juegos de la compañía, pero se trata de un juego muy divertido y que seguro sorprenderá a más de uno cuando llegue en marzo a las tiendas.

Antes de comenzar a jugar a la beta hemos tenido la opción de seleccionar diferentes tipos de barco, lo que se traduce en grupos de diferentes números de jugadores. Tal y como el propio juego avisa, y nosotros corroboramos, jugar en solitario es una labor bastante complicada y solo apta para los jugadores más experimentados, ya que surcar los mares sin compañía de otras personas es todo un reto. De igual forma, te avanzamos que la experiencia es muchísimo más divertida cuanto mayor sea la tripulación de nuestro grupo, siendo el tope cuatro jugadores.

Los barcos suponen uno de los elementos más importantes del juego, ya que surcar los mares en busca de aventuras es nuestra misión principal. Para poder ponerlo en marcha debemos recoger el ancla, elevar las velas, así como ponernos al timón. Cabe destacar que no hay ningún tutorial en la beta, por lo que los primeros pasos son un poco tediosos, pero una vez aprendidas las mecánicas todo es coser y cantar. Saber seguir las indicaciones de la brújula también es importante, ya que no hay indicadores visuales que muestren nuestro punto de destino.

Las labores en el barco no acaban con las tareas necesarias para navegar, también hay otros factores muy a tener en cuenta dependiendo de los acontecimientos que podemos presenciar. A la hora de surcar los mares podemos encontrarnos con otros jugadores, por lo que los enfrentamientos contra otros barcos están a la orden del día. Para poder detectar a los barcos enemigos, u otros elementos interesantes durante los viajes, tenemos un catalejo, por lo que es recomendable que un jugador de la tripulación se encargue de vigilar.

Cuando esto sucede tenemos que armar de balas los cañones de nuestro barco para poder disparar a los piratas enemigos, o podemos optar por la opción de acercarnos a ellos y abordarlos para poder atacarlos con espadas o pistolas. En cualquiera de los dos casos es muy importante tener un jugador que se quede al mando del timón. Como ya hemos dicho antes, el trabajo en equipo es primordial.

Nuestras embarcaciones pueden sufrir daños, ya sea por los ataques enemigos o bien por sufrir accidentes y chocar contra cualquier elemento. Cuando esto sucede empiezan a originarse roturas en nuestro barco, por lo que debemos ponernos manos a la obra para tapar dichos agujeros. Para ello debemos emplear tablones con los que tapar las fisuras, pero al mismo tiempo otros jugadores deben coger sus cubos y empezar a achicar agua, ya que de nada sirve arreglar los roturas y no sacar el agua que ha entrado al barco. Si el trabajo en equipo no es todo lo efectivo que debería podemos ver cómo nuestra embarcación se hunde con nosotros dentro.

El trabajo principal que nos ha presentado la beta ha consistido en ir en búsqueda de tesoros. Para ello debemos tomar diferentes contratos en los Outpost, de forma que si damos con el tesoro y somos capaces de volver con él al punto de partida se nos ofrecen recompensas. Como ya hemos avanzado antes, en Sea of Thieves no podemos marcar objetivos ni tampoco se nos muestran indicaciones visuales para saber por dónde ir.

En el caso de las misiones de tesoros se nos ofrece un pequeño mapa de la isla que debemos buscar y a continuación tenemos que investigar nuestro gran mapa en el barco para descubrir dónde se encuentra el destino. Una vez encontrado el lugar debemos comprobar cuál es la dirección a tomar, por lo que una vez más hace acto de presencia el trabajo en equipo, en este caso para indicar el rumbo.

Cuando vamos navegando en nuestro barco también nos podemos topar con otros objetivos, tales como barcos hundidos que pueden esconder tesoros. Para descubrir en qué lugar han ocurrido estos naufragios tenemos que estar atentos al cielo, ya que es fácil ver grupos de gaviotas merodeando la zona. También es bastante posible que al llegar al lugar y ponernos a bucear descubramos que no hay tesoros, pero siempre podemos arramplar con municiones, tablones, comida u otros materiales que haya. Y sí, tenemos que comer en nuestra aventura, ya que nos sirve para recuperar salud. Y hablando de elementos que nos podemos encontrar cuando vamos en el barco, también hemos tenido la oportunidad de vernos las caras con más de un tiburón.

En caso de formar grupo con jugadores que no conocemos la comunicación se hace algo más difícil, pero para ello el título ofrece un catálogo de mensajes para poder darse pequeñas indicaciones. De igual forma, llaman la atención ciertas habilidades como poder bailar, lo que se hace mucho más divertido cuando alguno de nuestros compañeros ha comprado algún instrumento musical. Realmente esto no aporta nada al juego, al menos en la beta, pero supone una situación realmente divertida de llevar a cabo cuando estamos surcando los mares con nuestros amigos.

El contenido de la beta ha sido algo escaso y las horas de diversión que nos ha deparado han sido llevando una y otra vez las mismas actividades. De igual forma, se echan de menos más objetos o elementos con los que interactuar, aunque parece que estos problemas se solventarán en la versión final del juego. Tras algunas filtraciones se ha descubierto que el título contará con más tipos de misiones y actividades, así como más tipo de animales y seres mitológicos y también más variedad de objetos y armamento.

Las impresiones tras haber disfrutado de esta beta cerrada de Sea of Thieves ofrecen una de cal y otra de arena. El videojuego que está siendo desarrollado por Rare deja claro que ofrece una experiencia realmente divertida y entretenida cuando jugamos en compañía de nuestros amigos. De igual forma, al menos el contenido de la beta nos ha dejado también con ganas de mucho más y nos ha sabido a poco lo ofrecido en esta demo. En cualquier caso, Rare ha confirmado que la versión final del juego incluirá muchos más tipos de eventos y misiones, así como contenido que no hemos podido ver en la beta.

Hemos tenido la oportunidad de jugar a la beta tanto en Xbox One como en PC gracias al sistema Play Anywhere en Windows 10 y en ambos casos las sensaciones han sido igual de buenas. Esperamos que una vez esté el juego a la venta se vayan incorporando nuevas actividades de forma que la comunidad pueda ir descubriendo nuevas características en sus aventuras. El 20 de marzo zarpa el barco.

Cabe recordar, además, que si eres usuario de Xbox Game Pass podrás disfrutar del juego desde el día de su lanzamiento, ya que Microsoft incluirá todos sus juegos en el programa desde el día uno. Todo un gran acierto y una forma de hacer que los jugadores puedan disfrutar de esta aventura desde el primer momento.

 

Publicaciones relacionadas

Cerrar