Ángeles y Demonios

Que el tamaño no te engañe, las consolas portátiles tienen mucho que ofrecer y cuentan con títulos más serios de lo que podrías pensar a priori. Uno de estos juegos es Shing Megami Tensei IV: Apocalypse, cuarto título de una saga que poco tiene de infantil y que nos traslada a un mundo en donde Dioses y Demonios se enfrentan en un mundo donde los humanos han quedado en medio de este conflicto. Una lucha por devolver a la Tierra su esplendor y por acabar con esta batalla que tanto daño ha hecho a la humanidad. AlfaBetaJuega ha tenido la oportunidad de probar Shing Megami Tensei IV: Apocalypse en la Showroom de Nintendo y estas son nuestras impresiones.

13923

No somos nada comparado con lo divino, esa es la premisa de la que parte Shing Megami Tensei IV: Apocalypse, un título de rol que aprovecha al máximo las capacidades de Nintendo 3DS. Una historia bastante bien diseñada, una aventura con tintes adultos en donde no hay censura siquiera para mostrar como un aliado se consume en mitad del fuego. Una interesante propuesta para los amantes de este género que se posiciona como una gran opción dentro de las consolas portátiles.

En este cuarto título de la saga viviremos el papel de un caza demonios más que se ve atrapado en mitad de una absurda guerra entre Dioses y Demonios que parece no tener fin y en la que el trofeo es hacerse con el control de la poca población humana que queda en la Tierra. Sin embargo, ahí estaremos nosotros para pelear por cambiar el sino de los mortales frente a estos poderes. Aunque claro, también estará la posibilidad de optar por traicionar a nuestra especie para ganar el favor de uno de los bandos.

El futuro siempre se ha visto como algo grandioso. Adelantos tecnológicos, avances en medicina, coches voladores, etc. Pero, ¿y si en este futuro estallase una guerra que acabase con la humanidad? Un conflicto que enfrente nada más y nada menos que a Dioses y Demonios, dos bandos que desatarán todo su poder sobre la Tierra haciendo que la humanidad quede reducida a una pequeña población que convive con esta batalla viendo cómo esta no parece tener fin.

Este el contexto en el que arranca Shing Megami Tensei IV: Apocalypse, un interesante juego de rol que nos pone en la piel de un joven que a duras penas consigue salir adelante en este futuro apocalíptico. La única salida es enrolarse en el cuerpo de caza demonios para tratar de llevarse por delante al mayor número posible de estos seres. Sin embargo la mala suerte se ceba con el protagonista en su primer día en este puesto ya que tras verse atrapado por un grupo de demonios él y el resto de sus compañeros mueren.

Sin embargo estos demonios no previeron que en el Más Allá este joven se encontrase con un dios menor que le propone un trato: volver a la vida a cambio de servirlo en esta guerra combatiendo con unos poderes sobrehumanos para inclinar la balanza a favor de estas deidades. Este es el punto de partida de Shing Megami Tensei IV: Apocalypse. Un juego de rol que de primeras nos deja con esta historia tan bien pensada y que parece sacada directamente de un anime.

Sin embargo no es oro todo lo que reluce, y esta historia tiene algunos fallos. El primero de ellos es el tutorial que se antoja demasiado largo y cargado de actividades innecesarias como buscar reliquias en mitad de una ciudad en ruinas o atender a diálogos innecesarios que se esfuerzan en reforzar la historia. Palabras y palabras que pretenden asegurarse de que entendamos el contexto donde nos hayamos. Todo esto provoca que tardemos al menos una hora en entrar en materia, es decir, en conseguir nuestra oportunidad de convertirnos en caza demonios y empezar la verdadera historia.

Eso sí, el hilo narrativo de Shing Megami Tensei IV: Apocalypse se sabe mantener bien y no hay pérdida, quizás demasiadas reiteraciones, pero en ningún momento hay lugar para el lío argumental. Incluso este juego se permite el lujo de mezclar el presente con el pasado a través de flashbacks del protagonista. Una conjugación entre dos tiempos que no confunde al jugador y que incluso ayuda a entender mejor el transcurso de los acontecimientos. Se nota que este título se ha preocupado bastante por la sinopsis y pese a los excesivos textos la historia atrapa.

Estos flashbacks actúan a modo de fragmentos que se nos van dando para entender que no todo es como se nos contó en su momento y que puede que detrás de esa batalla haya más. A nosotros nos tocará ir aprendiendo más sobre ella y juntar todos los pedazos para conseguir la verdad sobre lo que ocurrió al comienzo de esta guerra. Entrando en el terreno de la jugabilidad Shing Megami Tensei IV: Apocalypse se posiciona como un juego de rol por turnos de los de toda la vida.

Tendremos que formar nuestro equipo con los distintos personajes que nos encontraremos a lo largo de la historia y saber combinar sus habilidades para llevarnos lo combates de calle. Por supuesto también habrá que ganar experiencia y mejorar a los protagonistas con los puntos adquiridos al subir de nivel. También habrá que estar atentos al equipo que portan y velar porque cuenten con una buena armadura, unas buenas armas y otros extras que potencien nuestros ataques o defensas.

Para formar nuestro equipo tendremos que ir encontrando a los distintos demonios que se ocultan en el juego. Durante la partida a Shing Megami Tensei IV: Apocalypse sólo pudimos conseguir dos de ellos. Sin embargo los desarrolladores aseguran que esperan casi 450 de estas criaturas esperando a ser reclutadas para nuestro equipo. Demonios que proceden de las distintas religiones del mundo. Habrá que saber combinar a estos integrantes, fusionarlos en función de estas capacidades y crear uno más poderoso. Se antojan varias posibilidades en este punto que hacen de este juego un título al que habrá que echar horas para conocer todos estos puntos al dedillo.

El crafteo también tendrá un papel importante en Shing Megami Tensei IV: Apocalypse, no sólo a nivel de búsqueda de pociones y equipo, sino que también podremos encontrar reliquias que actuarán como coleccionables y que por supuesto darán testimonio de lo que un día fue la Tierra. Desde un Smartphone roto, con el cual podremos contactar con el más allá y convocar demonios, hasta una antigua camiseta. Una prueba de lo que en su día fue nuestra civilización.

En cuanto a gráficos, el juego sabe perfectamente la plataforma en la que se juegoa. El juego recurre a modelos en 2D de sus personajes a la hora de los diálogos en lugar de emplear animaciones que no puede reproducir de avatares moviendo la boca. En cuanto al juego los escenarios aprovechan al máximo las capacidades de esta consola y ofrecen mapas bastante bien creados, con bastantes detalles que impresionan para ser una consola portátil.

Por último hay que destacar que otro de los problemas que posiblemente lastren las ventas de este título es que no llegará a España traducido ni siquiera en sus diálogos. Un hecho que hace que muchas personas se lo piensen dos veces antes de llevárselo a casa. Esperemos que se recapacite en este punto y finalmente al menos los diálogos y menús aparezcan en castellano, aunque se en una futura actualización.

Si tienes una 3DS y crees que únicamente existen videojuegos infantiles en esta plataforma, va siendo hora de que conciertes una cita con Shing Megami Tensei IV: Apocalypse. Un título con una buena historia que te hará cambiar esta idea con casi total seguridad. Eso sí, paciencia para terminar el aparentemente interminable tutorial. Pero créenos, una vez terminado comienza lo bueno, y te será difícil abstraerte de esta sinópsis.

Esto se une a un estilo de juego que como jugador de rol te será familiar y que te enganchará. El resultado es posiblemente uno de los mejores juegos que podrás encontrarte dentro de este género en consolas portátiles. Si buscas un título adulto, no lo pienses, hazte con Shing Megami Tensei IV: Apocalypse a partir del próximo dos de diciembre.

Juegos Relacionados Si te gusta juega a… Te puede interesar…
Bravely Default
Tales of Xillia

 


El tutorial y la introducción son demasiado largos

Juan Montes

Comunicador y apasionado de los videojuegos de aventuras, rol y plataformas. Crecí junto a un marsupial y blandiendo la llave espada; ahora acompaño a cazarrecompensas, asaltatumbas y luciérnagas con la misma pasión.
Cerrar