La ciudad de la alegría

7860

La entrega más detallada y espectacular del conocido simulador está a la vuelta de la esquina. ¿Quieres entrar con nosotros en la ciudad definitiva de Maxis?

Volver a jugar a SimCity es como regresar a casa. Llevamos conociendo y disfrutando este juego desde que el original viera la luz en 1989, y desde entonces muchas cosas continúan sin cambiar. Pero esto no es algo negativo. SimCity sigue su propia evolución coherente, apostando entrega tras entrega por su singular mecánica.

Lo primero en el título será, cómo no, empezar por construir los pilares de nuestra nueva urbe. Para ello hemos de encontrar un terreno apropiado, con un ojo y medio puesto en los recursos necesarios: extracciones petrolíferas, ríos, etc. Y a partir de ahí construir los elementos claves de cualquier metrópolis: centrales de energía, fábricas, ayuntamiento, alcantarillado, etc.

Nuestra labor como “alcaldes” resultará tan compleja como de costumbre. No sabemos si es por el tiempo transcurrido desde Sim City 4, pero los habitantes nos han parecido más protestones que nunca. Protestan por el tráfico, la contaminación, los impuestos… Vamos, lo mismo que en cualquier ciudad de verdad. Y suponemos que sus razones tendrán para hacerlo.

Pero eso no impide que jugar a este simulador de Maxis sea fluido y tan adictivo como todos sus trabajos. Una vez superado el tutorial de pocos minutos con el que recordamos cómo se jugaba, es fácil ponerse a construir y construir levantando barrios enteros a golpes de ratón.

Una vez más, el talento de este estudio para minimizar tareas faraónicas sigue vigente. Maxis no solo consigue que algo tan laborioso como atender a todas las necesidades de una ciudad sea sencillo, sino además divertido. Claro que al fin y al cabo hablamos del mismo equipo que logra que un simulador de vida con todas las letras, Los Sims, nos enganche igualmente juego tras juego.

A medida que nuestra ciudad crece, lo hacen también los problemas. En ese sentido, da la impresión de que SimCity es la entrega más coherente de toda la saga. Empezar de cero y contentar a los vecinos cuando nuestra ciudad no es gran cosa no es un reto, pero una vez que la población y los edificios se disparan, el desafío cambia. Es entonces cuando el juego se vuelve realmente más duro.

Pero quizás la mayor novedad del título la encontramos en su acabado audiovisual. Gráficamente se nota que estamos ante un programa de 2013, gracias al alto grado de detalle que lucen todos los edificios o el propio terreno.

 

 

Puede que en este tipo de juegos los gráficos no sean lo más importante (a mi memoria vuelven las horas y horas que nos mantuvimos pegados al original), pero se agradece el esfuerzo visual realizado por Maxis. De alguna forma, cuanto más creíble es nuestra ciudad, más nos parece formar parte de ella.

Algo parecido sucede con el sonido. La banda sonora y los efectos se han cuidado sobremanera. Por  contradictorio que suene, da gusto escuchar las protestas de los habitantes cada vez que algo de nuestra gestión no les cuadra.

Las opciones del juego, que nos permite además crear hasta tres ciudades al mismo tiempo, son enormes. De nosotros dependerá qué tipo de urbe queremos llevar a cabo, ya sea un paraíso natural, una abarrotada capital de estilo europeo, con locales e industrias por todas partes, o cualquier cosa que se nos pase por la cabeza.

Y no podemos terminar este último avance de SimCity sin fijarnos en su multijugador, que será uno de los pilares del lanzamiento. Gracias a él podremos comparar nuestras ciudades con las de nuestros amigos, tanto mediante rankings como directamente, pudiendo acceder a ellas en cualquier momento.

O, directamente, compitiendo. Habrá entretenidos retos como intentar hacer una ciudad más grande que la de otro jugador en un tiempo determinado. Ya sea jugando en solitario o en compañía, hay que reconocer que será un título realmente entretenido, de esos que no te deja apartarte del ratón ni en mitad de un terremoto.

Primera impresión. SimCity mantendrá la mecánica vista en las anteriores entregas de la serie, aunque con una importante mejora gráfica y apostando al máximo por su potente multijugador. Así que ya sabéis, todos aquellos que lleven dentro un pequeño alcalde frustrado, deben de permanecer muy atentos.

————————————————————————————————————————————-

Juegos relacionados

Los Sims 3

No te quedes solo en el juego

LibroUn mundo feliz de Aldous Huxley

Disco: Metropolis de FM

CanciónIn the city de White Lion

Publicaciones relacionadas

Cerrar