Arrasando Hong Kong en alta definición

10995

Square Enix nos presenta de nuevo el juego Sleeping Dogs, pero con las suficientes mejoras gráficas y técnicas como para plantearse muy seriamente volver a partirse la cara con las tríadas en las calles hongkonesas.

Aunque a muchos les parezca muy pronto presentar una versión remasterizada de un juego tan reciente (2012), hay que defender a Square Enix en que la labor llevaba a cabo con el juego bien merece la pena el salto. Esto es debido a que si ya resultaba espectacular la ciudad más occidental de Asia, ahora será mucho más detallada e increíble en la nueva generación de videoconsolas y en los ordenadores más potentes. Así las cosas, volveremos a enfrentarnos a los delincuentes más despiadados mientras encarnamos a Wei Shen, un policía infiltrado que pretende hacer una limpieza en las calles de Hong Kong.


De esta forma, United Front Games y Square Enix nos presenta un título que va más allá del simple 'lavado de cara' para cumplir como un HD, sino que nos tienen una edición definitiva, que no sólo incluye enormes mejoras técnicas y gráficas, sino que añade todo el contenido descargable del que gozaron sus versiones para la anterior generación. Han realizado cambios, pero al menos no han sido tantos como cuando rebautizaron la saga True Crime de Activision.

Por ello, Sleeping Dogs sigue siendo un vibrante sandbox que rezuma adrenalina, acción y mucha violencia. Junto al protagonista, recorreremos las calles rebosantes de viandantes y puestos de comida (veremos en alta resolución al vendedor de empanadillas chinas de cerdo, Pork Bun Man), que interactuarán con nosotros y que también nos impedirán avanzar a gusto cuando tengamos que emprender alguna persecución. Evidentemente, nadie duda de que este título bebe de otros juegos, pero solamente lo mínimo como para perfeccionar su propia base. De esta forma, podemos encontrar similitudes con otras historias, ya sean los sandbox por excelencia (Grand Theft Auto) o en otros títulos de ambientación asiática, como son los Yakuza o el divertidísimo Stranglehold, de Chow Yun Fat y John Woo. Todo esto lo convierte en una aventura que nos ofrece una experiencia divertida, violenta y muy recomendable.

Sleeping dogs sigue siendo un sandbox en una ciudad envolvente, de ambientación extraordinaria y una historia interesante, aunque no muy novedosa, para qué engañarnos. Y esta edición remasterizada es una buena ocasión para jugarlo aquellos que lo tenían pendiente y también de rejugarlo aquellos que los disfrutaron en PC, Xbox 360 o PlayStation 3. Así, el 10 de octubre veremos cómo esta Definitive Edition salta de generación con unos gráficos mejorados que le permiten moverse a 1080p y 30 frames por segundo, de manera estable.

Ahora podremos disfrutar de texturas más nítidas y de mayor resolución, una excelente iluminación, rostros mejor definidos y escenarios con una recreación más detallada. Y por si os parecía que las calles de la ciudad ya estaban muy ajetreadas, ahora hay una cuarta parte más de gente, para conseguir no sólo una mayor sensación de agobio, sino también para aumentar la dificultad de muchas de las misiones. A esto hay que sumarle los 24 DLC que podían adquirirse en la anterior versión, lo que no sólo proporcionará nuevos materiales, utensilios, vehículos y ropa, sino también más misiones incluidas de serie para el modo historia. Entre la ropa a elegir, podremos convertirnos en el protagonista de la película Ong Bak, en el Agente 47 de Hitman, en Adam Jensen de Deus Ex Human Revolution, en Rico de Just Cause o incluso en Lightning de Final Fantasy XIII.

Pero más allá de las mejoras en texturas, o el realismo de elementos como la bruma y el humo, otros factores que se han mejorado son la conducción de vehículos y el combate cuerpo a cuerpo. El sistema de combate se asemeja al desarrollado por Rocksteady en la saga Batman Arkham, pero ahora hay muchos más objetos destruibles y para utilizarlos como arma, por lo que los movimientos de combate resultan más fluidos y realistas, dando más sensación de pelea callejera.

Gracias a todos los añadidos y mejoras, sus responsables consiguen que Sleeping dogs vuelva a ser ese estupendo sandbox que nos sorprendió muy gratamente hace dos años, salvo que ahora goza de un aspecto mucho más radiante y atractivo. Y aunque su precio de coste sea de 59,90 euros, sigue siendo una buena opción para PC, Xbox One y PlayStation 4. Nos dejará esa sensación como cuando te encuentras con una antigua pareja años después, que ves que está mucho mejor y te entran ganas de llamarle (si ambos estáis solteros, claro).

Para los que aún no habéis leído nuestro análisis completo de Sleeping dogs, recordad que lo tenéis en este enlace.

Impresiones: Sleeping dogs: Definitive Edition consigue proporcionar las suficientes mejoras como para resultar imprescindible para aquéllos que no pudieron jugarlo, pero también para quienes lo disfrutaron hace 2 años. Sus mejoras gráficas y de jugabilidad lo convierten en un sandbox necesario para una nueva generación aún un poco falta de catálogo.

——————————————-

Juegos relacionados:

– True Crime, la saga

– Stranglehold


Si te gusta, te gustará:

Yakuza, la saga

GTA Chinatown Wars


No te quedes en el juego:

– Una película: Hervidero (Hard Boiled)

– Un manga: Santuario, de Ryochi Ikegami y Syo Fumimura

– Un libro: El Infiltrado, de Stephen Leather


Eduardo Quintana

Publicaciones relacionadas

Cerrar