Donde pongo el ojo, pongo la bala

Sniper Ghost Warrior 3 es un videojuego que nos hará sentir pura tensión y adrenalina. Nos metemos en la piel de un francotirador que debe ir cumpliendo los objetivos que le son encomendados, pero no será nada fácil. Necesitaremos una gran dosis de paciencia y atención si queremos salir airosos sin morir. Te contamos nuestra experiencia con su beta, disponible el pasado fin de semana.

14054

Sniper: Ghost Warrior comenzó su andadura allá por 2010, y aunque la crítica no pareció quedar convencida con su primer título, City Interactive siguió apostando por ella con una nueva entrega que llegó en 2013. Ahora, cuatro años después recibiremos un nuevo videojuego dentro de esta saga que pretende dar con la fórmula que pueda hacerla terminar de despegar. 

En Sniper Ghost Warrior 3 se nos ofrece un mundo amplio que nuestro francotirador deberá explorar de lado a lado porque quién sabe, puede que se escondan enemigos rusos… y nuestro deber es neutralizarlos. 

La República de Georgia se enfrenta a su propia guerra civil, un conflicto que podría derivar en la llegada de una nueva Guerra Fría contra Rusia. El francotirador Jonathan “Jon” North deberá evitar su inicio eliminando a los separatistas que se le indican, usando para ello su ingenio y sus mejores dotes en el camuflaje y sigilo. No obstante, su lealtad comenzará a tambalearse al verse obligado a elegir entre su patria y su propio hermano. 

 

Antes de continuar, cabe remarcar que lo que se vio durante la beta no tiene porqué representar el producto final, por lo que pequeños fallos de texturas o jugabilidad podrían estar solventados una vez que el título se lance. 

Durante este fin de semana en el que pudimos probar Sniper Ghost Warrior 3, pudimos apreciar la gran apuesta que se está haciendo con este videojuego. Es un shooter de mundo abierto donde las posibilidades son muchísimas, y pese a que nosotros jugamos en un terreno limitado podemos decir que nos espera una amplia experiencia con muchísimas distintas formas de proceder en el juego.

Precisamente, la variedad es una de las cosas que más nos impresionaron. Por un lado, tienes las misiones que se te van encomendando, pero puedes elegir dejarlas de lado por un tiempo y explorar el vasto mundo que tenemos ante nosotros. Podremos conducir nuestro Jeep o ir a pie, pero ya adelantamos que es mejor no separarse mucho del vehículo porque podrías tener que recorrer largas distancias.

En el mapa se nos señalarán todos aquellos puntos de interés, como las bases enemigas, qué terrenos ocupan, nuestros refugios, posibles lugares en los que poder escondernos, e incluso objetos que podríamos sabotear de alguna manera. También encontraremos un icono interrogante que podremos investigar y nos puede llevar a diversas situaciones, como descubrir un lugar con munición o un pequeño encuentro entre enemigos rusos.

El icono al que más recurriremos será el de viaje rápido, ya que nos permitirá movernos de un lado a otro sin necesidad de conducir o caminar durante varios minutos. Éstos se irán desbloqueando a medida que exploremos y encontremos unas señales que marcan direcciones.

Y aquí llegamos al segundo gran apartado de Sniper Ghost Warrior 3: la exploración. Nuestro principal rol es el de francotirador, lo que exige que prestemos especial atención a todos los elementos de tu entorno. Con el Modo Scout nuestra intuición se amplificará y veremos de forma iluminada cosas que deberíamos tener en cuenta, como enemigos o huellas a rastrear que nos podrán dar pistas de qué hay a nuestro alrededor (¿un anima o una persona?). Cuanto más explores, más zonas de interés encontrarás (casas con enemigos escondidos, puestos de vigilancia con munición que podrías necesitar…). Donde más haremos uso de la observación del ambiente será durante las misiones, y es que no hay un único camino para llegar a nuestro objetivo

En la primera misión a la que se podía acceder en la beta, titulada Blockout, debíamos acabar con Ivan Krustchev, un enemigo ruso que se encontraba fuertemente protegido en una ciudad. Éste se encuentra dentro de un edificio, pero no sabemos qué nos espera una vez ahí. Así pues, podremos intentar colarnos en otro edificio y llegar a lo más alto para tener una mejor perspectiva, o probar suerte desde la distancia camuflándonos entre los árboles del bosque. De hecho, si queremos ir a lo temerario podemos correr hasta la propia entrada, pero las probabilidades de llegar de una sola pieza son bajas.

Lo primero que hay que hacer es estudiar desde dónde no serás detectado, y es que los enemigos estarán ojo avizor ante cualquier cosa sospechosa. Ni siquiera el ir en nuestro Jeep impedirá que se pongan en guardia. De nuevo, lo que hay que hacer es realizar un cálculo rápido de tus posibilidades mientras estudiamos qué es aquello a lo que te enfrentas: con nuestra mira del rifle francotirador podremos ir detectando y etiquetando a los enemigos, lo que resulta verdaderamente útil para vigilar sus movimientos en todo momento. También es importante que nos quedemos con la posición de los objetos inflamables, porque… ¿a quién no le gusta entrar por todo lo alto?

Una vez que ya hemos fijado tu posición y tenemos bajo control al menos parte de los enemigos, es la hora de actuar. Aquí podemos optar por ser un fantasma o un auténtico guerrero

Si queremos ser un francotirador de los que serán recordados por ser tan silenciosos como un fantasma, tendremos que armarnos de muchísima paciencia. Sniper Ghost Warrior 3 no es nada fácil, y a la mínima que nos detecten cundirá el pánico y puede que en muy poco tiempo acabemos muertos, pues no se andarán con chiquitas y soltarán todo su arsenal. Si aún así queremos seguir por esta línea, deberemos saber que tenemos varias formas de proceder. Por ejemplo, podremos usar un dron con el que estudiar algo más de cerca la zona de ataque, pero cuidado que no nos vea nadie o saltarán las alarmas. Por otro lado, podemos intentar coger a un soldado desprevenido y hacerle un breve interrogatorio que podría revelarnos la posición exacta del objetivo, que se mostrará en pantalla. Aunque acabemos con sigilo con los soldados, si algún compañero ve un cadáver, alertará a los demás y todos se pondrán en guardia. Por eso, es recomendable que una vez hayamos saqueado el cuerpo del enemigo, lo arrastremos a una zona en la que los rusos no circulen o que tenga poca visibilidad. 

Sabremos si hemos llamado la atención de alguien de dos maneras: la primera la reconoceremos al instante, ya que una señal indicará que alguien parece habernos visto, y si ésta comienza a estirarse significa que estamos siendo detectados. La segunda es complementaria a la anterior, y nos indica la actitud del enemigo: si sobre éste hay una etiqueta blanca, significa que está relajado y no nos ha visto, si cambia a un color amarillo quiere decir que está en guardia pero que no sabe nuestra posición, y si es de color rojo significa que hemos sido detectados y va a por nosotros. Será necesario hacer muchas pruebas de ensayo y error para ir avanzando.

Durante el juego tendremos a tu disposición una serie de espacios marcados como lugares que nos pueden servir de escondite, como bien puede ser un contenedor de basura. Desde ahí podremos burlar a los enemigos e incluso intentar apuntar y disparar, pero una vez que nos vean nos veremos obligados a salir y enfrentarnos a ellos. 

Si por el contrario somos más de lanzarnos de cabeza hacia la acción, nuestro protagonista también está preparado para ello. Tendremos acceso a una gran cantidad de armas, desde granadas a cuchillos y pistolas de corto alcance. Eso sí, no hay que olvidar intentar conseguir algo de blindaje o en un segundo habrán acabado con nosotros. Se deberá usar mucho la cobertura para no besar el suelo en un santiamén, y tocará retirarse si vemos que esa es la única manera de salir vivos. En caso de ser heridos, para curarnos habrá distintas medicinas que podremos tanto comprar como craftear (siempre que tengamos los materiales necesarios).

Los movimientos de nuestro personaje son precisos cuando vamos a pie y no resultan incómodos, pero cuando cambiamos a conducir el vehículo tendremos que ir con muchísimo cuidado, ya que un movimiento mal dado podría hacer que nos estampemos contra un árbol. Cuando caminemos, podremos ir en pie, en cuclillas o arrastrándonos por el suelo, y se tendrán que ir alternando las tres formas según el tipo de situación en la que nos encontremos.

Mientras que la IA en la mayor parte del tiempo nos muestra que cada soldado sigue un patrón y actúa de una manera que se podría considerar creíble, en ocasiones ésta sufre y nos deja con situaciones insólitas como ser detectados desde la lejanía, estando nosotros totalmente a cubierto. Además, en alguna que otra ocasión algún soldado (o incluso nosotros mismos) desaparecían del plano y acababan en otra zona distinta, pero son pequeños fallos que podrían deberse a que estamos ante una beta y no el producto final. 

La segunda misión a destacar es Cut Off, que si bien no es más fácil que la anterior, nos proporciona un mayor margen de maniobra. El objetivo es hackear tres satélites sin ser detectados, por lo que habrá que usar el sigilo al máximo. Eso sí, aquí no solo habrá que vigilar a los soldados sino también a los propios civiles (científicos en este caso), ya que si nos ven, alertarán a los rusos y comenzará el enfrentamiento.

Dentro de una misión podremos recibir órdenes secundarias que podremos seguir si queremos. Por ejemplo, en la primera misión el objetivo principal es acabar con un enemigo, pero de manera adicional también se nos pide que recuperemos un dron accidentado. Esto ampliará el tiempo que pasas haciendo la misión, pero podrá facilitarte el cumplirla satisfactoriamente.

El último aspecto a destacar que hemos querido dejar para el final ha sido el de los refugios. Aquí, tendremos nuestra base de operaciones.

En la cama podremos dormir hasta la hora que queramos, y de hecho los ciclos día/noche serán fundamentales a la hora de hacer las misiones ya que en horas nocturnas podríamos tener menos probabilidades de ser detectados. Eso sí, también habrá que vigilar la meteorología porque según las condiciones (sol, lluvia…) nuestra propia visibilidad podría verse afectada.

Después, tenemos otros objetos a usar como un banco de trabajo y un ordenador que nos permite hacer varias acciones. El problema que hemos detectado es que, vayamos donde vayamos, se pueden hacer las mismas cosas. No obstante, creemos que esto quedará solucionado de cara al lanzamiento del juego, ya que cada parte del refugio parece estar hecha para cumplir con una función en concreto. Ignorando esto, en el ordenador podremos ponernos al día sobre la última información sobre nuestros objetivos, conocer a los personajes y elegir qué misión queremos hacer. En el banco de trabajo, podremos mejorar nuestras armas y fabricar munición para éstas. Por último, en un maletín podremos organizar nuestro inventario.

Uno de los apartados más interesantes del menú es el del desarrollo de habilidades. A medida que juguemos iremos acumulando puntos que podremos gastar en mejorar nuestras dotes de francotirador, sigilo (fantasma) o ataque a corta distancia  (guerrero). Podremos complementarlas sin problemas según nuestros gustos e incluso desactivar las habilidades que no nos terminen de convencer. 

A nivel visual podemos decir que Sniper Ghost Warrior 3 es un juego que retrata bastante bien la naturaleza y todos los entornos que podemos encontrar en zonas de guerra. Destaca el cuidado que se ha tenido en decorar cada una de las zonas y añadir animales o civiles circulando para que no parezca un videojuego demasiado vacío, pero como punto flaco hemos visto que no ha habido tanto trabajo en entornos acuáticos, donde no hay peces y apenas se puede ver alguna planta. La paleta de colores usada es sobre todo de tonalidades oscuras, lo que va acorde con la temática del juego. Las armas están bien diseñadas y nos ha llamado mucho la atención que cada tipo de bala tenga su aspecto distintivo, además de indicar con qué armas son compatibles.

Tras probar la beta, podemos decir que Sniper Ghost Warrior 3 nos ofrecerá una amplia experiencia al menos a nivel de misiones, pues parece que no tendremos que hacer siempre lo mismo sino que habrá variedad en cuanto a objetivos. Además, tendremos que controlar múltiples factores que podrían poner en peligro nuestra vida, como los soldados enemigos o las cámaras de vigilancia que alertarán a todo el mundo si te ven. Ahora, lo que falta por saber es si estaremos ante misiones lineales o se irán ramificando a medida que vayamos jugando. El 4 de abril lo averiguaremos, cuando llegue a PlayStation 4, Xbox One y PC.

María Rosado

Jugabilidad: Tiene momentos puntuales de inestabilidad, pero en sí los movimientos suelen ser precisos y no se sienten nada torpes. Hay que estudiar muy bien el entorno y conocer las armas que usamos, ya que requieren distintos tiempos de uso y carga.

Gráficos: La distancia de dibujado nos permite ver sin incomodidades lo que hay en la lejanía, y salvo algún entorno al que que quizá habría que añadir elementos para que no parezca vacío, las zonas están bien decoradas y trabajadas. Los ciclos día/noche y los efectos meteorológicos están muy bien conseguidos.

Sonido: La beta estaba íntegramente en inglés, pero el videojuego llegará con subtítulos en castellano. Es importante escuchar lo que sucede a tu alrededor para averiguar si tenemos soldados cerca.

Conclusión: Sniper Ghost Warrior 3 es un título interesante que nos podría traer unas horas de juego verdaderamente entretenidas, ya que han querido dar importancia no solo a los objetivos principales sino también a la exploración del mundo en el que nos encontramos. Parece que estamos ante un mapa amplio y tememos que algunos cuadrantes acaben faltos de puntos de interés, pero por lo que hemos podido ver siempre encontraremos algún refugio propio o enemigo que visitar, entre otras cosas. 

Juegos Relacionados Si te gusta juega a… Una canción…
Toda la saga Sniper: Ghost Warrior

Sniper Ghost Warrior 3 OST – Georgian song

Juan Montes

Comunicador y apasionado de los videojuegos de aventuras, rol y plataformas. Crecí junto a un marsupial y blandiendo la llave espada; ahora acompaño a cazarrecompensas, asaltatumbas y luciérnagas con la misma pasión.

Publicaciones relacionadas

Cerrar