Naves de combate

Hace unos días tuvimos la oportunidad de probar StarBlood Arena, un título multijugador de PlayStation VR que llega al mercado dentro de muy poco, concretamente el próximo 12 de abril. Se trata de un shooter de naves que pretende sacar todo el partido de la realidad virtual, y sus partidas son realmente frenéticas. Te contamos nuestras impresiones tras haber podido disfrutar con él.

La realidad virtual de PlayStation 4 está a punto de recibir un nuevo juego que pretende exprimir las posibilidades que nos presenta PlayStation VR. StarBlood Arena es básicamente un juego de naves en el que tenemos que luchar contra otros jugadores, ya sea en solitario o por equipos. Hemos tenido la oportunidad de probarlo antes de su lanzamiento y por ello te presentamos nuestras primeras impresiones.

El catálogo de juegos de PlayStation VR está algo parado desde hace semanas, por eso es de agradecer que crezca la cantidad de propuestas para que el jugador pueda seguir disfrutando de la realidad virtual en PlayStation 4. Además, se trata de una experiencia muy inmersiva, ya que el control de las naves en 360 grados permite hacer peripecias que otros títulos no han ofrecido hasta ahora.

Las primeras sensaciones que transmite el juego son similares a las que vivimos al jugar por primera vez a RIGS: Mechanized Combat League, pero en esta ocasión los enfrentamientos no son a ras de suelo y podemos utilizar las naves-mechas para volar por el escenario. Esa es una de las principales características del título, es posible moverse 360 grados por todos los mapas que habrá presentes. A la hora de jugar utilizamos el Dualshock 4 y con él nos desplazamos, así como utilizamos el diferente armamento; mientras que para apuntar tenemos que mover la cabeza y mirar hacia los rivales.

El sistema de armas parece algo complejo al comienzo, pero tras pocos minutos todo es coser y cantar. Las partidas que pudimos disputar tuvieron una duración de 5 minutos y, aunque en un principio puedes sentirte extraño al poder desplazarte con tanta libertad, enseguida te adaptas tanto a la sensación como al sistema de control.

La personalización de las naves permite equipar diferentes tipos de armas para así crear partidas dinámicas en las que cada jugador pueda defenderse utilizando diferentes habilidades, entre las que hay variedad de tipos de disparos o explosivos, entre otros. La versión final del juego incluirá 9 naves, así como diversidad de personajes que seleccionar. Además de personalizar el equipo, StarBlood Arena permite que el jugador edite su apariencia y la de la propia nave, para que cada uno pueda tener todo totalmente a su gusto. Eso sí, para desbloquear nuevos elementos y objetos habrá que subir de nivel a medida que jugamos partidas.

Aunque durante la prueba solo hemos podido jugar al modo "Carnage", que básicamente es un todos contra todos, el juego incluirá un total de cinco modalidades diferentes. Solo habrá un modo para disfrutar del juego en solitario, mientras que el resto estará centrado en el multijugador, que es donde reside gran parte de la razón de ser de StarBlood Arena. Mientras que "Team Carnage" hará las funciones de un duelo por equipos, "Gridiron" presentará una propuesta similar al fútbol, en la que hay que conducir un esférico hacia la meta del equipo rival. La vertiente cooperativa también estará presente gracias a las hordas de enemigos que tendremos que derribar en "Invaders".

La apuesta de StarBlood Arena por el online y el multijugador es tan arriesgada como prometedora, ya que las sensaciones que el juego transmite son bastante buenas. Las partidas que hemos podido disputar han sido bastante divertidas, pero si la comunidad de jugadores que tiene PlayStation VR no muestra su apoyo al juego, sus modos estarán vacíos, y por lo tanto la experiencia de quien adquiera el juego se puede ver frustrada. En términos generales parece una propuesta bastante bien formada, pero al igual que ocurre con diferentes juegos de VR, la definición de los elementos no están todo lo depurados que nos gustaría, pero a pesar de ello es un título bastante atractivo a nivel visual.

Sin lugar a dudas hubiese sido interesante ver un tipo de control que utilizase los PlayStation Move, pero la temática del juego y la cantidad de movimientos que hay que utilizar hace casi imposible adaptar el juego a los mismos. Como ya hemos adelantado, las experiencias tras jugar son realmente buenas y lo único que quizás se echa de menos es que se hubiese incluido algún pequeño modo historia, o algo similar, para poder disfrutar de StarBlood Arena en solitario de una manera más profunda.

PlayStation VR necesitaba un juego como StarBlood Arena. En términos generales no es una propuesta que sorprenda por ser algo que no habíamos visto antes, pero es capaz de introducirte en la experiencia de una forma sensacional gracias al control de 360 grados que ofrece. Su enfoque multijugador lo hace bastante interesante, por lo que recibir el apoyo de la comunidad de jugadores es algo muy importante para cara cuando esté a la venta. Su lanzamiento está fijado a la vuelta de la esquina, el 12 de abril.

Juegos Relacionados Si te gusta juega a… Te puede interesar…
Farpoint
 

Su enfoque multijugador y el movimiento en 360 grados son sus dos principales atractivos

Publicaciones relacionadas

Cerrar