En la oscuridad somos uno

11354

Después del arrasador éxito que supuso Starcraft II: Wings of Liberty allá por el año 2010 tanto en el ámbito doméstico como en el panorama del deporte electrónico, no era de extrañar que Blizzard continuase con la estela dejada por la continuación del mítico Starcraft, con dos contenidos de expansión para cerrar el arco argumental iniciado hace ya casi 17 años.

No es difícil que muchos jugadores al echar la vista atrás rememoren algunos de los títulos que hicieron de la estrategia en tiempo real un género a tener en cuenta. Son muchos los nombres que nos pueden venir a la cabeza, pero Starcraft seguramente, sea uno de ellos. Tuvieron que pasar 12 años para que Blizzard Entertainment se atreviese a terminar de dar el salto y continuasen con la historia iniciada en su día por Jim Raynor y Sarah Kerrigan con Starcraft II: Wings of Liberty, un juego que muchos años después tuvo una acogida brutal por parte de los fans de toda la vida y aquellos que se incorporaban a la franquicia de nuevas.

Lo cierto es que no tuvo que pasar mucho tiempo para que Wings of Liberty se abriese paso y asentase su firme lugar en el panorama competitivo del videojuego, y de forma lógica, su primer contenido de expansión llegó en 2013 bajo el título de Starcraft II: Heart of the Swarm. La inclusión de nuevas unidades para cada una de las tres razas, y la continuación de la campaña del título conformaban el primer reclamo, algo que ya se había realizado anteriormente tanto en la franquicia Starcraft como Warcraft.



De esta manera en la pasada Blizzcon 2014, la compañía norteamericana daba un paso prácticamente inevitable al anunciar que Starcraft II recibiría una nueva expansión, esta vez centrada en la sociedad Protoss y bautizada con el nombre de Starcraft II: Legacy of the Void.

Por el momento no se conocen demasiados detalles en cuanto a lo que nos deparará la última expansión de Starcraft II, pero hasta la fecha, se han ido desvelando algunos datos bastante interesantes. Por un lado nos encontramos ante la última entrega que tratará la historia iniciada en 1998 por el primer Starcraft, por lo que todos aquellos seguidores de la franquicia deberían estar especialmente atentos a esta resolución de los hechos. Por otra parte y de forma casi anecdótica, Legacy of the Void no requerirá que poseamos los anteriores juegos para poder ser disfrutada, por lo que aquellos que no sientan la necesidad de hacerse con Wings of Liberty o Heart of the Swarm no se verán en la obligación de hacerlo.

La beta comenzó el pasado día 31 de marzo de forma cerrada, por lo que muchos usuarios no podrán acceder a ella libremente a no ser que sean invitados. Como ya ha ocurrido anteriormente con otros títulos de la compañía como es el caso de World of Warcraft, Diablo III, Hearthstone, o incluso Heroes of the Storm, deberemos acceder a nuestra cuenta de Battle.net para solicitar un acceso, y tener la suerte de ser elegidos para nuestra participación en la misma.

Por otro lado el lanzamiento de la beta de Legacy of the Void también supone un punto de inflexión en la forma de hacer que tiene Blizzard, y es que como ya han comunicado oficialmente, se trata de una apertura al público excepcionalmente temprana y con mucho recorrido por delante. Precisamente por este motivo y por lo que hemos podido experimentar, todavía hay una gran ausencia de modos jugables en la beta, así como de unidades de las distintas facciones.



Y aunque por el momento no haya demasiado contenido que probar, eso no significa que no se hayan realizado una serie de cambios significativos en la beta que, después de probar su correcto funcionamiento, finalmente terminen en la versión definitiva del juego, y del conjunto que forman Starcraft II y sus expansiones.

Por un lado nos encontramos con el aumento de obreros realizado a principio de la partida, donde su número inicial ha aumentado a 12. Esto permite a los jugadores tener un mayor nivel de actividad en los primeros compases de las sesiones de juego e incluso se baraja la posibilidad de aumentar esta cifra. Por otra parte, los recursos también han sufrido ligeras modificaciones en las bases, y es que ahora, la mitad de los terrenos de minerales cuentan con 1500 unidades, y la otra mitad, con 750. Este cambio se ha producido para proporcionar un incentivo a los jugadores a la hora de decidir expandir sus dominios por el mapeado.

Cabe destacar que a petición de la comunidad, la velocidad de transcurso de las partidas se ha reducido significativamente en la beta de Legacy of the Void, de esta manera los jugadores podrán observar que el reloj del juego ahora ofrece unos compases mucho más cercanos a los ofrecidos por un reloj real. A su vez, determinadas unidades de cada una de las razas han sufrido algunos ajustes y la inclusión de nuevas características.



Algunos ejemplos los encontramos en el Crucero de Batalla Terran, que ahora cuenta con una habilidad que le permite teletransportarse a cualquier punto del mapa (incluso habiendo niebla de guerra) a cambio de un elevado coste de energía. En cuanto al enjambre Zerg, algunas unidades han sufrido ciertos cambios, como ha sido el caso del siempre polémico Gestador. Ahora dejará de ser una unidad de asedio y podrá generar langostas sin la necesidad de estar enterrado, pero su activación deberá ser manual y su cooldown ha aumentado significativamente. En el caso de los Protoss, por ejemplo, contamos con el caso de la Tempestad, que ahora se ha intentado enfocar como una nave de escaramuza y permitiéndola únicamente atacar a unidades terrestres además de haber obtenido la nueva habilidad activa desintegración, que le permite infligir daño en el tiempo.

Impresiones: Como ya hemos comentado antes, la fase beta de Legacy of the Void todavía se encuentra en cotas muy tempranas de su desarrollo y está abierta a muchos cambios. Buena prueba de ello lo suponen la posibilidad de jugar únicamente partidas personalizadas por el momento, y la ausencia de algunas de las nuevas unidades de cada raza. En cualquier caso, estamos deseando ver cómo evoluciona la esperada expansión, y sobre todo, ser testigos de la resolución de la trama que nos ha tenido tantos años cautivados.

Adrián López

Juegos relacionados:

Si te ha gustado te gustará:

  • Warcraft III: Reign of Chaos y The Frozen Throne

No te quedes sólo en el juego:

  • Punto de Ignifición (Libro de Christie Golden)

Publicaciones relacionadas

Cerrar