Refresco zombizante

10705

Aquellos que dicen que la Coca-Cola sirve para desengrasar motores y que las patatas fritas de bolsa provocan cáncer, van a disfrutar un montón con Sunset Overdrive, el nuevo título de Insomniac Games.

¿Por qué decimos tal cosa? Porque la premisa del juego es tan delirantemente divertida como la que sigue a continuación: una empresa ha hecho toda una fiesta en la ciudad de Sunset City para promocionar el lanzamiento de su nuevo refresco energético, el OverCharge Delirium XT.

Tanta energía ofrece que se ríe de tomarse un café con Redbull: quien lo bebe en la ciudad, que son casi todos, sufren de un ligero efecto secundario: se transforman en monstruos abominables que van a sembrar el Apocalipsis por la ciudad.

¿Hace falta decir el tono de juego que va a tener Sunset Overdrive, el nuevo exclusivo de Xbox One? No, ¿verdad? Pero la cosa sigue: el protagonista del juego es el último mono de la ciudad. Su trabajo es el peor que se puede tener en una ciudad tan alegre como la de Sunset y, precisamente, será él el responsable de limpiar el evento del refresco una vez este termine.

Pero claro, su trabajo cambia: él no bebe el refresco y, de repente, frente a todos esos monstruos, él es feliz porque su vida cobra sentido. Ahora sigue siendo un limpiador, sí, pero de monstruos.

Este sentido del humor es lo que va a impregnar el juego del veteranísimo estudio Insomniac Games que parece va a recuperar la gloria pasada de juegos como Spyro The Dragon o Ratchet & Clank y va a dejar de lado la extrema seriedad de sagas como Resistance o patinazos como el de Fuse.

Lo que proponen en Sunset Overdrive es un sandbox muy al estilo de la saga inFAMOUS, para entendernos rápidamente, pero infinitamente más delirante y más frenético que este.

En la campaña iremos aceptando misiones de las diferentes bandas de supervivientes que aún quedan por la ciudad. Pero nuestro objetivo real siempre va a ser el de acabar con todos los monstruos de la ciudad.

Lo fundamental a la hora de la jugabilidad, insistimos, es el frenetismo: Sunset Overdrive no nos va a bonificar por matar. Nos va a bonificar por matar de la manera más brutal, rápida y encadenada que se nos ocurra.

Para ello, vamos a contar con la habilidad del parkour de este tipo de propuestas y de todo un sistema de raíles para movernos rápido por la ciudad y ejecutar combos más bizarros.

Pero no solo nos vamos a valer de nuestra habilidad, sino que vamos a tener un arsenal de armas de lo más absurdo.
Vamos con un puñado de ejemplos de lo que ya se ha visto para que os hagáis a la idea: un osito de peluche cargado de dinamita, una herramienta que dispara hielo y convierte a los enemigos en muñecos de nieve; un lanzador de vinilos que rebotan en las paredes y cercenan a los monstruos; un disparador de arpones con latas de la bebida energética adosadas; un globo que carga una pista que dispara de manera automática… ¿que todo falla? Pues tranquilos que siempre tenemos el recurrente bate de baseball.

Como veis, la idea está clara: crear la muerte y destrucción por un ciudad divida en diferentes islas mientras nos partimos de la risa.

Por supuesto, desde el estudio se están cuidando de que la experiencia sea única y eso se puede apreciar en muchos aspectos. Aparte de lo imaginativo del diseño de las armas o de los enemigos y los final bosses, la ciudad tendrá un arquitectura particular que quiere imitar las construcciones más extrañas que ya se están haciendo en el mundo real pero que estas sean la norma en Sunset City.

También contribuye el aspecto gráfico del juego que tiene una marcadísima estética cartoon que le va que ni pintada a su sentido del humor y que emula, en palabras de Insomniac, al estilo de la banda virtual Gorillaz. 

Tan particular quiere ser la experiencia que uno de los puntos fuertes por los que apuesta Sunset Overdrive es su complejísimo editor de personajes: va a ser muy difícil que el protagonista de nuestra historia se parezca al de algún amigo pues vamos a poder personalizarle de todo: sexo, ropa, apariencia…

Además, el juego no va a ser para nada complejo: Sunset Overdrive lo que quiere es respetar esa máxima que están llevando a cabo muchos juegos últimamente: que su barrera de entrada sea nula, es decir, que se tremendamente sencillo aprender a jugar y hacer combos complejos sin necesidad de sacarse un doctorado y que, sin embargo, si queremos alcanzar las más altas cotas de éxito de brutalidad tengamos que pasar muchas horas matando en Sunset. Es decir, que sea fácil de aprender pero difícil de dominar.

Y hablamos con esperanzas del juego y aún no se ha desvelado uno de los puntos fundamentales de la propuesta: el multijugador. Nada se sabe aún y es uno de los secretos que Microsoft se está guardando como oro en paño y que será desvelado a buen seguro en el E3.

Lo que si se sabe, por ejemplo, es una de las cosas por las que estudio define su juego como de nueva generación: en las pantallas gigantes de la ciudad de Sunset se emitirá el programa Sunset TV.

Esta no solo ofrecerá detalles nuevos sobre cosas que se estén lanzando para el juego sino que abrirá votaciones para que la comunidad pueda decidir en qué novedades debe trabajar el estudio para ampliar la experiencia. Una idea muy prometedora.

Impresiones: Sunset Overdrive es uno de los exclusivos que más esperanzas está levantado en Xbox One. Su propuesta delirante nos va a sacar un montón de carcajadas y el título ya promete sin saberse aún de qué diantres va a ir su multijugador, que parece pieza fundamental en este sandbox apocalíptico loco. Hay que seguirlo de cerca.

Néstor García

———————————————————-

Si te ha gustado te gustará

No te quedes solo en el juego

  • Una película: Attack the block de Joe Cornish

Publicaciones relacionadas

Cerrar