Primeras impresiones de The Evil Within 2 – Nada es lo que parece

112754

Bethesda nos invitó a un evento en Londres para probar varios de los títulos que llegarán en los próximos meses: The Evil Within 2 y Wolfenstein 2: The New Colossus. The Evil Within 2, del que hablaremos hoy, prepara su lanzamiento el 13 de octubre para PlayStation 4, Xbox One y PC y llega avalado por el éxito que obtuvo la primera entrega cogiendo el testigo de títulos de terror de la old school como Silent Hill, Alone in the Dark o Resident Evil, con el que comparte progenitor.

El padre de la criatura no es otro que Shinji Mikami (aunque no el director), que repite fórmula con esta secuela donde el terror grotesco y psicológico se estrechan la mano para transmitir los temores de Sebastian Castellanos al propio jugador. Y vaya si lo consigue. El comienzo del capítulo dos lo protagoniza una frenética persecución con el Guardián que en un juego de cámaras aparece sin previo aviso. Para evitar que destroce al detective con su oxidada radial correremos por un largo pasillo superando algún que otro obstáculo y gastando estamina al activar el sprint, un aspecto que en el primer juego era muy recomendable mejorar. Un recurso recurrente, sí, pero efectivo. En esta ocasión The Evil Within 2 quiere mejorar la experiencia pasillera con elementos sólidos de exploración.

No hay que olvidar el fuerte componente de survival en la que se asientan las bases de este videojuego que busca con la escasez de recursos inspirar angustia y deseo de proseguir a partes iguales. Castellanos llega a un pueblo llamado Union que no es más que una ilusión proyectada por Mobius, la misteriosa organización que creó el sistema STEM. Podemos apreciar a un protagonista cambiado debido a los sucesos que vivió en la primera entrega de esta saga. Como si de un pueblo fantasma se tratara el investigador avanza con un transistor en constante comunicación con Juli Kidman, personaje que consigue esta vez más protagonismo.

«Seguro que cuando lleguemos sabremos qué ha pasado». Kidman no podría tener menos razón cuando dijo esta frase en el primer videojuego de camino al hospital psiquiátrico y bien podría hacerse extensible a esta segunda parte. En esta ocasión Sebastian está muy desconcertado sobre lo que va sucediendo y las horribles pesadillas que le persiguen. Entre ellas destaca una figura masculina, un fotógrafo llamado Stefano Valentini obsesionado con la hija de Castellanos. El detective entra en una primera casa donde presencia una terrible escena familiar con el primer enemigo real que nos encontramos.

Estas pequeñas dosis de terror nos van adentrando en la atmósfera del tercer capítulo para mantener nuestros sentidos alerta. No sin antes mostrarnos el árbol de habilidades donde mejorar nuestras capacidades de atletismo, salud, regeneración, combate o sigilo y el sistema de crafteo que podemos utilizar en las zonas seguras. En este sentido la exploración toma mayor protagonismo ya que encontraremos todos los componentes necesarios en el entorno. Es importante elegir bien cómo utilizar los recursos de los que disponemos según nuestro estilo de juego. No obstante, y aunque el creador ha recomendado en varias ocasiones jugar a The Evil Within 2 en una dificultad más fácil, el combate cuerpo a cuerpo no es muy eficaz si no vas bien equipado. Como curiosidad en estas zonas seguras también encontraremos una cafetera que le permite recuperar vida a nuestro protagonista.

Superada esta fase de preparación, en un vasto escenario nos aguarda una multitud de enemigos que aparentemente pueden parecer lentos, pero no. Si tu estrategia es correr para coger distancia sobre ellos, ya te adelantamos que fue una de las cosas que intentamos y son endiabladamente rápidos. Esto unido a sus movimientos impredecibles hacen más difícil enfrentarse a ellos. En un principio también probamos el cuerpo a cuerpo, pero con un cuchillo con lo que arrancamos la aventura no es lo más recomendable. Estas situaciones nos obligan a explorar el entorno de forma más sigilosa para no alertar a estas criaturas y pillarlas de forma más aislada.

De esta forma, mientras investigamos los extraños sucesos localizamos armas más eficaces como un hacha, una escopeta recortada, una francotiradora o una ballesta. Pero hay que destacar que pese a la inmensidad del escenario, la tensión no se pierde gracias a las ilusiones que atormentan al protagonista que aparecen de forma inesperada. En cualquier lugar del mapa podemos toparnos con un acontecimiento a cual más siniestro, por lo que no hay que fiarse de la aparente tranquilidad que se respira en este pueblo. Al contrario que el segundo capítulo, esta parte no es nada lineal y da libertad al jugador de explorar este escenario rural y elegir el camino por el que quiera avanzar. 

Esto enriquece la experiencia en cada casa que visitamos. Otro punto a favor es la sensación de poder interactuar con todos sus elementos, donde poder marcar un objetivo para ir más directo, recoger componentes, archivos que nos relaten los sucesos que allí ocurren o simplemente mejoras para nuestro equipamiento. En esos momentos más pasilleros dentro de las casas es donde podemos toparnos con puzles, aunque en la hora que hemos jugado no nos encontramos muchos, algo que ya pudimos ver en el primer juego. Conseguir una tarjeta para salir de un laberinto esquivando un espectro solo es un ejemplo de las sorpresas que seguramente nos esperan en cada lugar, lleno de misiones secundarias. Así que tendremos que esperar a la versión completa para ver más de estos aspectos para saber si tendrán más presencia o estamos ante eventos esporádicos.     

Que el sonido es una pieza clave en este género de videojuegos es una obviedad, no solo por la ambientación que consigue sino porque sirve de guía al jugador. En el principio del videojuego Sebastian tiene que hacer uso de un transistor para localizar las resonancias en las que se aprecia el sufrimiento de una niña e investigar qué está sucediendo allí. Esta exploración que toma más protagonismo da la impresión de un juego menos claustrofóbico y más abierto, pero que no abandona la tensión en ningún momento. ¿Quién es el fotógrafo y qué quiere? ¿Qué ocurre con la organización Mobius?¿Quién acompaña a Sebastian? Esta hora de juego nos ha dejado muchas incógnitas sobre el desarrollo de la historia que podremos descubrir en menos de un mes.

Raquel Morales

Nada es lo que parece. Volvemos a un escenario paranormal donde todo es posible que utiliza el terror psicológico y las más terribles pesadillas sin muchos excesos. Tango Gameworks apuesta en esta ocasión por mejorar la experiencia del primer The Evil Within con una ambiciosa exploración que invita a utilizar los recursos con inteligencia según nuestro estilo de juego. Consigue mantener la tensión del jugador pese a este aspecto de amplitud y al mismo tiempo da la libertad de decidir por dónde abordar la historia.

Entusiasma la idea de descubrir archivos que componen la trama principal como si de piezas de puzle se trataran así cómo averiguar qué hay detrás del sádico villano que está obsesionado con la hija de Sebastian, su piedra angular. Un aliciente para el jugador que se adentró en TEW  es ver cómo ha evolucionado el personaje desde los acontecimientos que vivió en el hospital psiquiátrico y que le marcaron para siempre. En este sentido encontramos un protagonista mucho más desconcertado. Durante la hora de juego no pudimos ver muchos acertijos, un componente siempre atractivo en este tipo de aventuras y que ya prometían protagonismo en la primera parte.

El sonido es fundamental para adentrarse en la aventura y crear una atmósfera terrorífica pero sobre todo inquietante. Detrás de cada puerta puede acechar una nueva y grotesca criatura y esa sensación es la que un juego de esta magnitud no debería perder en ningún momento. Esta entrega tiene el complicado objetivo de mantener los componentes que llevaron al éxito la primera entrega y demostrar que puede ofrecer mucho más con la misma fórmula ganadora.

Para hacer más corta la espera os dejamos con más imágenes inéditas del videojuego que apuntan al principal villano de la trama, Stefano Valentini.

     

  

 

Juegos Relacionados Si te gusta juega a… Te puede interesar…
The Evil Within
 
 

Mikami recomendó jugar

esta aventura en la

dificultad más fácil

Raquel Morales

Periodista. Me encanta hablar de videojuegos, series y películas. Me entrené con Lara Croft en el templo de Karnak. Camino de Grand Line.
Cerrar