Donde nace la fantasía

The Last Guardian parece que por fin va a llegar antes de que nos tomemos las uvas. Años y años de desarrollo que en ocasiones han hecho que temiéramos por el futuro de este título. La nueva propuesta de Fumito Ueda, que no se aleja de la propuesta que tanto éxito le concedió con ICO y Shadow of The Colossus, y que los fans tanto le han solicitado. AlfaBetaJuega ha tenido la oportunidad de jugar a un nuevo capítulo de The Last Guardian que ofrece una versión más depurada que la vista en estas pruebas y nos ofrece una visión más completa de lo que será el juego.

13813

Hablar de The Last Guardian es algo habitual en nuestra revista. La nueva creación de Fumito Ueda ha sido un habitual en nuestros textos, en ocasiones para contar sus novedades y en otras, más de las que nos hubiese gustado, para hablaros de retrasos. ¿Merecerá la pena la espera? Será el jugador el último que decida, pero las primeras impresiones que nos hemos llevado con el nuevo código han sido muy buenas.

El estudio ha sabido mejorar en muchos aspectos y en esta nueva pincelada de la historia nos ha quedado una cosa clara: vamos a enamorarnos de Trico y vamos a sufrir con su historia. Además, las nuevas pistas de la sinopsis también nos han conquistado ya que, al igual que con Shadow of the Colossus, no hacen falta muchos personajes para contar la mejor de las historias.

AlfaBetaJuega ha tenido la oportunidad de profundizar un poco más en la historia y en la jugabilidad de The Last Guardian después de probar el nuevo código de este juego en la playroom de PlayStation. De esta forma hemos conocido nuevos fragmentos de la sinopsis del título, la cual es todo un misterio. Como recordaréis The Last Guardian nos pone en la piel de un niño que aparece en unas misteriosas ruinas pintado con unos extraños símbolos junto a una criatura más grande que él y que no parece conocida. Es entonces cuando surge una historia de amor que llega al alma, la de un joven inocente y un animal noble.

El vínculo que se crea entre ambos protagonistas queda patente desde el primer momento en el que el niño ayuda a Trico a escapar de sus ataduras. Un hecho que esta criatura sabe agradecer llevando consigo a este joven personaje y protegiéndole de todas las amenazas que lo rodean. Esta relación se afianza en este nuevo código que probamos, en donde pudimos ver cómo la simbiosis entre ambos va a más y cada cual ayuda a su manera en el avance de la historia. Por ejemplo, será esta criatura la encargada de superar los grandes saltos o alcanzar las zonas más altas, pero será este pequeño humano el que se ocupe de soltar algunos cristales que asustan a Trico y de este modo seguir adelante.

En cuanto a la jugabilidad, The Last Guardian va a premiar el conocimiento del juego y castigar los olvidos. Apretar un botón puede costar comenzar de nuevo, no porque haya que realizar combos imposibles, sino más bien porque en determinados momentos en donde haya que soltarse de un saliente, hacerlo antes de tiempo puede dar al traste con nuestra partida. También habrá que apuntar muy bien con la cámara antes de hacer nada, ya que dirigir al niño hacia un lado equivocado, aunque sea por escasos centímetros, se castigará con empezar de nuevo dicho nivel.

La dirección de los movimientos también se aplica a la hora de manejar a Trico. Si queremos saltar a un determinado lugar o subir en el escenario, habrá que indicarle a esta criatura el camino y dar la orden, si no podemos encontrarnos con que este compañero de aventuras decida dar media vuelta y volver por donde ha venido. Y esto es especialmente interesante, estamos acostumbrados a mover a los personajes de los videojuegos dentro de unos raíles, sin embargo, de vez en cuando se agradecen estos retos que nos pongan a prueba y que además aporten realismo. Un movimiento más cercano a lo que sucede en nuestro mundo, ya que en este nadie nos guía y saltar en la dirección incorrecta seguramente nos haga caer.

Pero no os preocupéis, los controles de The Last Guardian son sencillos y una vez aprendidos sólo requerirán nuestra atención, de modo que puedes olvidarte de combos extraños, como mucho tendrás que combinar dos acciones para proceder de un modo u otro. En cuanto a gráficos, es cierto que The Last Guardian podría haber mejorado algo más ya que en algunos puntos no da la sensación de estar en una consola de última generación. Los movimientos de los ropajes del protagonista, por ejemplo, no son todo lo realista que se podría esperar y en algunos momentos en lugar de plegarse, directamente se fusionarán con algunas partes del cuerpo del niño.

Otros elementos, como las animaciones de las manos del niño, no son del todo realistas y en algunos casos nos preguntaremos, ¿cómo es posible que se agarre con esa posición? Aunque si The Last Guardian fuera una balanza entre lo bueno y lo malo, esta seguramente se decante por lo primero. Una buena historia siempre ayuda que nos olvidemos de cómo se cuenta, más aún cuando los errores en esta narrativa son tan sencillos como estos.

Para acabar os revelamos un pequeño secreto: en The Last Guardian Trico no será el único de su especie. Al finalizar la partida pudimos ver a otro guardián con el que interactuamos brevemente. ¿Cuál es la misión de este otro animal? Eso tendrás que descubrirlo por ti mismo a partir del seis de diciembre, fecha en la que se supone llegará a las tiendas The Last Guardian. Esperemos que no haya más retrasos en este juego y que por fin nos dejemos contagiar por la fantasía y el vínculo entre Trico y el niño.

Damián Montero

The Last Guardian es un buen juego en muchos sentidos. Empezando por su historia, la cual es el pilar fundamental de este título. Este es un buen ejemplo para ilustrar que los videojuegos pueden ser productos culturales con más trasfondo que matar marcianitos. Una sinopsis misteriosa que nos hará engancharnos y querer saber más. No habrá un enigma resuelto sin que antes aparezca otro, eso por no hablar de que se antoja un final espectacular con el que se culmine esta narración.

Además, esta jugabilidad va a alegrar a los jugadores más hábiles permitiéndoles demostrar hasta qué punto son tan buenos y saben guiarse sin pequeños raíles que guíen sus pasos dentro de este universo virtual. Lo hemos dicho muchas veces y lo repetimos en esta ocasión, The Last Guardian es un juego que gustará tanto a los seguidores de Ueda como a aquellos que se encuentren por primera vez con su obra.
 

Juegos Relacionados Si te gusta juega a… Te puede interesar…
Prince of Persia: Las Arenas Olvidadas
Shadow of the Beast

Trico no será el único de su especie

Publicaciones relacionadas

Cerrar