Guardián de la fantasía

13221

Tras su anuncio oficial en el año 2009 por fin The Last Guardian llegará a las tiendas en este 2016. Un videojuego donde reina la magia y la fantasía. Y en donde por supuesto la firma de Fumito Ueda queda impregnada en cada pixel. Un título que consigue evocar ICO y Shadow of The Colossus, pero que al mismo tiempo es original.

Hay quien puede pensar que Fumito Ueda siempre ofrece lo mismo. Y puede ser verdad, ¿pero a quién le importa siempre y cuando todo lo que firme Ueda sea de calidad? The Last Guardian vuelve a situarnos en un mundo de fantasía donde las leyes de lo normal se rompen en cada instante. Un universo en donde las luces y las sombras combaten en una pugna, en donde entra una persona inesperada: un niño.

Sin embargo, en esta ocasión Ueda introduce una novedad en The Last Guardian: la empatía con los animales. AlfaBetaJuega ha tenido la oportunidad de jugar el primer capítulo de The Last Guardian y lo cierto es que este juego nos ha dejado muy buen sabor de boca. Así hemos vivido la primera toma de contacto con este videojuego que tanto se ha hecho esperar.

Sin duda, lo que más llama la atención de The Last Guardian al principio es la sensación de que vamos a vivir un cuento de esos que nos dejaban con los ojos abiertos cuando éramos niños. Durante los primeros minutos el jugador asiste a un repaso de un curioso bestiario formado por varias criaturas mitológicas en donde, por supuesto, no falta Trico, el grifo protagonista de esta historia.

Precisamente tras la finalización de esta intro nos metemos en la piel de un niño que está tan perdido en esta historia como nosotros. De fondo podemos escuchar la voz de un narrador, que es este niño de mayor, que nos pone en contexto. Aunque sin arrojar mucha luz sobre este asunto, únicamente nos cuenta cómo se sintió en aquel momento y lo mucho que le extrañó verse frente a aquella criatura.

Este narrador nos guiará en los primeros pasos del juego indicándonos cuáles deben ser nuestras acciones, como por ejemplo entender que para acercarnos a Trico primero deberemos calmarlo y entablar amistad con él. Del mismo modo, The Last Guardian plantea unos controles básicos: saltar, correr, escalar y coger objetos. Este título se aleja de los difíciles combos necesarios para poder realizar determinadas acciones y avanzar en el juego.

Sin embargo, sí que es cierto que habrá que estar atento y manejar bien la cámara antes de dar el siguiente paso ya que si no nos aseguramos de estar frente a un saliente antes de dar un salto, tendremos que recorrer de nuevo todo el camino andado. En este sentido también habrá que prestar toda nuestra atención a todo el escenario, ya que The Last Guardian es de todo menos intuitivo.

Aquí no encontraremos objetos que brillen, ni flechas, ni siquiera un escenario que sea recto. Ya en el inicio del juego es fácil perderse y si uno no se fija en detalles como una pequeña grieta o una apertura detrás de un barril, se puede ver dando vueltas por todo el escenario sin saber muy bien cómo seguir. The Last Guardian exigirá la habilidad de un juego de plataformas y la atención de un título de puzles.

En cuanto a la historia, como hemos dicho no se dan muchas pistas sobre la sinopsis. No se conocen las motivaciones de los personajes, ni siquiera quién es Trico o a qué se debe nuestra presencia en este escenario. Si por ejemplo en Shadow of The Colossus sabíamos que en última instancia nuestra meta era resucitar a Momo, en The Last Guardian no se nos da ni una pequeña pista sobre el motivo que ha llevado a este niño a estar frente a esta criatura.

Si bien la historia de The Last Guardian es un misterio a día de hoy, su ambientación será familiar para todos aquellos que jugaran a Shadow of The Colossus. Escenarios demasiado grandes para alguien tan pequeño, un entorno que llama a relajarse y a maravillarse con cada esquina.

En este sentido, la jugabilidad también es parecida a la de Shadow of The Colossus. Si bien de momento no se ha comprobado si habrá que usar armas como espadas, sí que la interacción con el escenario para seguir adelante será necesaria. Trepar por salientes, cadenas, nadar hasta la otra orilla y buscar la clave para seguir adelante; todo estará presente. Y en especial, al igual que en Shadow of The Colossus, en The Last Guardian también tendremos que trepar sobre una criatura enorme.

Aunque en esta ocasión montarnos sobre Trico no será para asestarle un golpe mortal y acabar con su vida, sino para interactuar con él y alcanzar zonas del escenario que estén demasiado altas o directamente para galopar a su grupa a lo largo de un pasadizo. La interacción con Trico en The Last Guardian también estará relacionada con un espejo mágico que nos permitirá indicar a esta criatura el lugar en donde tiene que dar rienda suelta a sus poderes.

De esta forma, si una puerta está llena de escombros que impidan nuestro paso, podremos indicarle a Trico que es allí donde tiene que disparar sus poderes para abrir paso a golpe de rayos. A medida que se avance, la relación con este personaje se incrementará y hará que las posibles interacciones con él aumenten, e incluso nos advierta de peligros. Conforme avance la trama en The Last Guardian el cariño entre Trico y el niño aumentará, lo cual hará que operen prácticamente como un mismo ser conectado.

Y es que precisamente la relación con Trico es una de las cosas que más atraen de The Last Guardian. Al jugador se le hará difícil no enamorarse de esta criatura, quien pese a ser tan enorme y poder mostrarse un poco agresiva al comienzo del juego, a media que pasen los minutos su ternura terminará por conquistarnos y la única pregunta posible será: ¿Dónde puedo adoptar uno de estos seres?

Si hay que buscarle un punto débil a The Last Guardian, son sus gráficos. Da la sensación que este título no ha aprovechado todo su potencial de cara a la nueva generación de consolas. Su nivel nos recuerda más bien a PlayStation 3. Aunque dicho sea de paso, ¿qué importa una textura imperfecta mientras se tiene por delante una historia tan grande como esta?

Por desgracia, la partida a la que hemos asistido nos ha dejado muchas incógnitas por responder, como por ejemplo el aspecto de los enemigos que encontraremos a lo largo del camino. ¿Cómo serán? ¿Cómo reaccionará Trico cuando a este niño le hagan daño? ¿Podremos ordenar a la criatura atacar? Estas preguntas son las que habrá que responder jugando al completo a The Last Guardian, algo que por fin podremos hacer después de tanto tiempo de espera.

 

The Last Guardian es uno de estos títulos que marcarán una época. Toda la expectación que lo ha rodeado se verá recompensada con un videojuego que ofrece fantasía y al que será difícil no engancharse. El personaje de Trico es directamente ese perrito al que todos queremos cuidar, pese a que este perrito es un grifo tres veces más grande que nosotros y pueda arrancarnos la cabeza.

Pese a que podría tener mejores gráficos, The Last Guardian es un título perfecto para aquellos que no sólo quieran jugar una historia, sino que se quieran ver sumergidos en ella y formar parte de la misma. Algo que consigue este título con personajes bien definidos y apuntando directamente al corazón.

 

Juegos Relacionados

Si te gusta juega a… Te puede interesar…
Prince of Persia: Las Arenas Olvidadas
Shadow of The Colossus

Será difícil no sentir la conexión con Trico en persona

Nacho Castañón

Editor y PR en Andro4all. Licenciado en Periodismo y Comunicación Integral. Formado en El Referente, Agencia Colpisa y AlfaBetaJuega, y escribiendo sobre el mundo de la tecnología, videojuegos y deporte desde 2013. Mi perfil en LinkedIn.
Cerrar