Poniendo orden en Londres

11457

The Order: 1886 es el videojuego que se postula para dar el pistoletazo de salida a los exclusivos de la nueva generación en el próximo año y demostrarnos de qué es capaz PlayStation 4 con la entrada del nuevo curso. Desde AlfaBetaJuega hemos tenido ocasión de probar el juego de Ready at Dawn y aquí os contamos todo lo que nos ha deparado este anticipo.

El presente año ha sido ciertamente convulso para el mundo de las consolas. Con tan solo un puñado de títulos exclusivos en la nueva generación, hemos asistido a un verdadero recital de remasterizaciones que han conseguido que las nuevas máquinas no terminen de mostrar su verdadero potencial. Esto parece estar a punto de cambiar con la entrada de 2015, y The Order: 1886 puede ser una buena prueba de ello. La ambiciosa apuesta de Ready at Dawn llegará el 20 de febrero en exclusiva a PlayStation 4 y promete ser uno de los juegos más punteros del primer trimestre del siguiente curso, y quién sabe si también lo será de todo el catálogo disponible hasta ese momento en la consola de Sony.

Para averiguar de lo que es capaz de mostrarnos este título, nada mejor que probarlo en nuestras propias consolas para saber de qué pasta está hecho. Desde AlfaBetaJuega hemos tenido acceso a una demo centrada en el quinto episodio de la aventura que se desarrolla en la Londres victoriana del siglo XIX, donde acompañaremos a la misteriosa Orden una continuación directa de la creada por el Rey Arturo, los cuales fueron nombrados como los caballeros de la mesa redonda. Aunque este anticipo nos ha resultado escaso, la gran propuesta invita a pensar que The Order: 1886 puede ser el juego que haga despegar a PlayStation 4 en el 2015, impulsando su catálogo de juegos para lo que se avecina a lo largo de todo el año. En este avance os contamos todas las impresiones que no dejó dicha demo.

The Order: 1886 nos presenta una propuesta más que consolidada en el mundo de las consolas: un shooter en tercera persona, cuyo atractivo se sustenta en un fuerte componente narrativo. Hasta este punto hemos visto decenas de títulos similares, aunque la aventura de Ready at Dawn contiene determinados elementos que consiguen alejar las comparaciones y convertirlo en un título con cierta identidad, salvando las distancias del género. En la demo que hemos podido probar nos enfrentábamos a una infiltración a bordo del dirigible Agamemnon, y ya desde el primer momento en el que tomamos control de nuestro protagonista, Grayson, alias Sir Galahad, descubrimos un gran potencial gráfico a nivel visual. El aspecto de los personajes y del entorno luce magnífico, con un cuidado en las texturas que, posiblemente, nos presente el título más espectacular de lo visto hasta el momento. Y es que no hay duda que la ambientación y la potencia en las animaciones es uno de los puntos fuertes sobre los que se sustenta esta aventura.

Sin embargo, no todo es un excelente apartado gráfico en The Order: 1886, sino que la mecánica jugable también se intuye de los más atractiva. Es cierto que no contiene elementos revolucionarios en este aspecto, ya que toma prestados muchos elementos de otros títulos de su mismo corte, aunque es un detalle que se pasa por alto una vez entramos en acción. Y es que en este aspecto existe una perfecta consonancia entre la jugabilidad y el componente cinematográfico que nos acompaña en el transcurso de este quinto capítulo, que entendemos que se extiende a lo largo de todo el desarrollo del argumento. Y no hablamos solamente de las dos bandas negras que están presentes en todo momento, sino en el devenir de la propia acción, conformando un híbrido entre una película y un videojuego. Este efecto se hace notable, más allá de la brillantez en el amplio grado de detalle del entorno, en elementos como las transiciones de las cinemáticas a los momentos jugables, las cuales son apenas imperceptibles. Algo que casa perfectamente con la ausencia de una interfaz que nos indique la munición o un mapa orientativo, a excepción de cuando entramos en conflicto. Una auténtica maravilla para el disfrute visual, gracias en gran parte a sus 1080p y los 30fps a los que corre.

Más allá de la espectacularidad a la hora de agarrar el mando y explorar el dirigible, encontramos una mecánica de los más interesante. No es algo que no hayamos visto con anterioridad, pero la mezcla de las técnicas de sigilo mientras nos adentramos en terreno enemigo con los famosos Quick Time Events para aturdirlos le sienta como anillo al dedo en este tipo de acciones, con espacios tan reducidos como los que podemos encontrar en un ambiente como este, además de contar con una estupenda interacción con el entorno en los enfrentamientos directos. Desde luego, no todo se basa en esta vertiente, sino que la profundidad del juego también nos traslada a una acción desmedida. 

A pesar de pecar de ser un juego con un desarrollo pasillero, aunque aún es pronto para juzgarlo de este modo, es imposible no cautivarse con lo que nos ofrece The Order: 1886. Las acciones de disparos a fuego cruzado están muy bien tratadas, como en cualquier juego típico de estas características que se precie. Contamos con un arsenal de armas bastante considerable, teniendo en cuenta que lo que hemos podido probar debe de tratarse de los primeros compases de lo que nos espera: escopetas, ametralladoras, pistolas, fusiles, granadas… y un largo etcétera estarán a nuestra disposición para cuando sea necesario su uso. Y una de las cosas destacables en este aspecto es que no sufriremos escasez de munición, porque la podemos encontrar en cada resquicio imaginable, lo que nos lleva a hacernos una idea de que las acciones de disparos no serán sencillas precisamente. Por todo esto es inevitable su comparación con una franquicia tan exitosa como la de Gears of War, salvando las distancias, como es evidente. Pero la mecánica jugable y su traslado en pantalla sí que resultan realmente familiares, aunque al sistema de coberturas de The Order: 1886, no le vendría mal una vuelta de hoja, ya que en algunas ocasiones se producen de un modo poco preciso.

Pero, además de todo esto, la creación de Ready at Dawn también es capaz de ofrecernos grandes variantes a través de diversos artilugios. En esta demo jugable pudimos ver como nuestro protagonista utilizaba un transformador para conseguir desactivar el suministro eléctrico, lo cual se traducía en una complicada acción de joysticks, donde debíamos parar ambos niveles en un punto distinto de manera simultánea, algo que resultaba realmente divertido. El uso de la ganzúa o la mira telescópica para identificar a los rebeldes también son elementos que cabe destacar, aunque esperamos que esta batería de artilugios se vea ampliada en el producto final, ya que la propuesta es realmente interesante en este aspecto, para no caer en la rutina de utilizar siempre las mismas técnicas.

Y, con todos estos elementos puestos en un conjunto, el resultado es de lo más enriquecedor respecto a lo que podemos disfrutar en la acción. Aunque si es cierto que en determinados puntos la profundidad y el ritmo de los sucesos se desarrolla de manera algo lenta, con lo que se provoca un clima de moderada tranquilidad, lo que produce que paseemos demasiado tranquilos a lo largo de ese efecto pasillo que se produce. En este aspecto suponemos que los licántropos tendrán gran importancia, a la hora de ofrecer el elemento sorpresa en la progresión de estos caminos para visualizar el paisaje. Dejando la mecánica aparte, la construcción de los personajes y sus objetivos parecen estar muy bien definidas, por lo que el argumento pinta de lo más misterioso, aunque eso habrá que descubrirlo más adelante.

Destacando el aspecto visual, en consonancia con el amplio grado de detalles mencionado, que se traslada al excelente uso del contraste de luces y sombras, además de múltiples efectos que propiciará la lente de la cámara, como destellos, desenfoques o motas de polvo sobre el cristal, también podemos ver la acción de las estupendas animaciones de los personajes, que ayuda a la inmersión en lo que nos están mostrando de un modo bestial, especialmente cuando estos mantienen intensos diálogos. En lo relativo al aspecto sonoro, también pintan bastos en lo referente a la banda sonora, aunque aún nos queda por ver uno de los grandes atractivos que recibiremos en nuestro país, ya que el doblaje al castellano estará realizado por un equipo de altura liderado por el mismísimo cineasta Álex de la Iglesia, por lo que no podemos esperar para conocer el resultado. 

IMPRESIONES: The Order: 1886 es uno de los juegos en los que los usuarios tienen puestas más esperanzas para instalarse en la nueva generación de un modo más estable de lo que hemos visto hasta ahora. El título exclusivo de PlayStation 4 parece tener también este objetivo, ya que ofrece una propuesta bastante entretenida basada en los grandes aspectos que destacan en el género shooter de tercera persona, en lo que no arriesga ni un ápice. Puede que este desarrollo conservador le pase factura en su desarrollo final, pero hasta el momento cabe destacar que las impresiones son de lo más agradables respecto a su mecánica y al uso de las diferentes acciones que se nos presentan. El tratamiento cinematográfico le aporta ese atractivo especial que convierte a The Order: 1886 en uno de los títulos a tener en cuenta para el próximo curso. La Orden está suelta por Londres y promete cumplir su cometido.

Juan Montes

——————————————-

Si te ha gustado te gustará:

No te quedes en el juego:

  • Un libro: La máquina del tiempo, de H.G. Wells
  • Una película: Los caballeros de la mesa redonda
     

Publicaciones relacionadas

Cerrar