El renacer de una leyenda

5892

Crystal Dynamics trabaja en la que será la aventura de Lara Croft más arriesgada de la actual generación. Una vuelta a los orígenes más aventureros de la heroína, que incluso rejuvenecerá para la ocasión.

Muy lejos quedan ya los tiempos en los que el primer Tomb Raider marcara un antes y un después en el mundo de los videojuegos. Aquella época de treinta y dos bits que Lara Croft hizo por derecho propio suya, gracias a un título que revolucionó el mundo de las aventuras en tercera persona. Después de una prolongada decadencia, la serie pasó a manos de Crystal Dynamics, recuperando el esplendor de antaño, pero aún sucumbiendo en la actualidad ante la sombra de títulos como Uncharted. Ahora Lara Croft pretende alcanzar su trono en el mundo de los videojuegos, con un título que volverá a cambiar los cimientos de la serie.

Regreso al pasado
En Tomb Raider -el nuevo-, no será poco más que una adolescente. Una muchacha de veinte años muy alejada aún de la segura y resolutiva heroína que con el tiempo se convertirá. Es cierto que tendrá el potencial, pero tendrá que descubrirlo poco a poco, y nosotros con ella.

La revolución que será esta nueva aventura nacerá de su propio concepto. En ella Lara Croft no intentará grandes proezas. Nada de enfrentarse a peligrosas organizaciones, descubrir mitos ancestrales o ambicionar artefactos poderosos. Todo eso parece habérselo dejado a Nathan Drake. Su propósito -y con el ello el nuestro- pasará por algo mucho más simple aunque importante: sobrevivir. Cada nivel de Tomb Raider supondrá un peligro, y salir airosos de ellos no será fácil en absoluto.

Simplemente hace falta echar un vistazo al patético aspecto que tendrá Lara durante el juego para darse cuenta, repleta de heridas, arañazos y golpes por doquier.

Pero a la hora de la verdad, ¿qué ofrecerá de nuevo en materia jugable este título? Pues bastantes cosas. El diferente enfoque que Crystal Dynamics está dándole a la saga permitirá jugar con muchos de sus aspectos. Por ejemplo, debutará un modo que nos permitirá, muy en la línea de Batman Arkham Asylum, ver a nuestro alrededor las cosas con las que interactuar. Modo Detective, se llamaba en el juego del murciélago. Este nos permitirá seguir pistas (como pisadas), igual que resaltará los objetos importantes. Sin ir más lejos, en uno de los momentos que ya hemos podido ver, Lara tendrá que conseguir una antorcha y resolver un puzle para hacer explotar un barril de combustible y poder continuar.

Porque en Tomb Raider los escenarios no serán lineales. Ni siquiera tan enrevesados aunque pasilleros como hasta ahora. En lugar de eso serán más amplios y permitirán diferentes formas de seguir adelante, por lo que hacer uso del ingenio será más importante que nunca.

Aún así, los combates también tendrán importancia durante la aventura, lo mismo que las secuencias de botones. Al parecer, estos eventos al más puro estilo Resident Evil 4 o God of War cobrarán una relevancia extraordinaria en el desarrollo. Todo con tal de conseguir un propósito: realizar una aventura realmente envolvente, que nos sintamos de verdad en la piel de Lara. De una Lara asustada e insegura con mucho que perder y poca gloria que ganar (eso llegará después).

Con respecto a los gráficos, destacarán las animaciones de la protagonista, así como la ambientación que lucirá el título. No cabe duda de que Crystal Dynamics se están esforzando mucho para que cada pieza de este puzle que será Tomb Raider encaje perfectamente en su sitio. ¿Conseguirá la serie volver a lo más alto del mundo de los videojuegos? Por el momento, nosotros apostaríamos afirmativamente, aunque solamente el tiempo lo dirá.

Publicaciones relacionadas

Cerrar